Deportes

Con una fiesta de goles ante Vélez, River recuperó el idilio con su gente

El volante convirtió tres de los cinco goles del equipo de Passarella. El equipo de La Volpe no pudo desplegar su juego y fue superado en todo el campo por el local. El encuentro se jugó en el estadio Monumental. El Millo se fue ovacionado.

River fue una máquina de hacer goles y superó por 5 a 0 a Vélez, que no supo cómo contrarrestar a su rival. Belluschi hizo tres goles y fue la gran figura del partido.

River y Vélez de antemano prometían un partido de ida y vuelta, porque el equipo de Daniel Passarella estaba obligado a atacar y debido a que los dirigidos por Ricardo La Volpe en cualquier cancha demuestran vocación ofensiva.

Y así salieron a jugar los dos, pero fue la visita quien tuvo más claridad y cuando no se habían cumplido dos minutos, Leonel Ríos tuvo el primer gol del partido, con un cabezazo alto y cruzado, dentro del área e ingresando por la derecha del ataque, pero el arquero Juan Ojeda con un manotazo salvador ahogó el grito de gol de los de Liniers.

El partido, jugado el primer cuarto de hora, encontró a un Vélez más profundo y más claro, y a un River sin poder encontrar la pelota y sin lastimar al rival.

Pero cómo esto es fútbol y no una cuestión matemática, cuando los de Liniers mejor jugaban llegó el tanto de River, marcado por Andrés Ríos, quien en una jugada preparada recibió un habilitación de precisa de Fernando Belluschi.

Con la ventaja River se sintió más tranquilo, comenzó a pelearle la pelota a Vélez en el medio campo y todo pasó a ser mucho más parejo, pese a las intenciones de atacar del visitante.

River ganó, goleó y gustó. En una actuación que pocos podrán olvidar venció 5 a 0 Vélez. Fernando Belluschi fue la gran figura de la cancha, marcando tres golazos. Andrés Ríos y Augusto Fernández señalaron los tantos restantes.

Los simpatizantes de River, después de mucho tiempo, ovacionaron a sus jugadores, mientras que en la tribuna de Vélez hicieron cola para insultar a Ricardo La Volpe.

River y Vélez de antemano prometían un partido de ida y vuelta, porque el equipo de Daniel Passarella estaba obligado a atacar y debido a que los dirigidos por Ricardo La Volpe en cualquier cancha demuestran vocación ofensiva.

Y así salieron a jugar los dos, pero fue la visita quien tuvo más claridad y cuando no se habían cumplido dos minutos, Leonel Ríos tuvo el primer gol del partido, con un cabezazo alto y cruzado, dentro del área e ingresando por la derecha del ataque, pero el arquero Juan Ojeda con un manotazo salvador ahogó el grito de gol de los de Liniers.

El partido, jugado el primer cuarto de hora, encontró a un Vélez más profundo y más claro, y a un River sin poder encontrar la pelota y sin lastimar al rival.

Pero cómo esto es fútbol y no una cuestión matemática, cuando los de Liniers mejor jugaban llegó el tanto de River, marcado por Andrés Ríos, quien en una jugada preparada recibió un habilitación de precisa de Fernando Belluschi.

Con la ventaja River se sintió más tranquilo, comenzó a pelearle la pelota a Vélez en el medio campo y todo pasó a ser mucho más parejo, pese a las intenciones de atacar del visitante.

Vélez con el correr de los minutos perdió precisión, no tuvo tanta claridad en ataque porque Leonel Ríos y Alejandro Cabral no tuvieron regularidad en el juego y ya no generó peligro como en los minutos previos al gol de River.

El local comenzó a cambiar su juego, presionó más, Sixto Peralta, cuyas apariciones habían sido todas malas pasó a mostrar algunas cosas de su talento, Augusto Fernández creció en el medio y Bellsuchi acompañó, por eso River pudo cambiar su cara.

De esa manera comenzó a cambiar ataque por ataque, con sus dos laterales (Ferrari y Villagra) avanzando siempre y sus puntas inquietando a la defensa rival.

Por eso a nadie sorprendió que el conjunto de Núñez ampliara el marcador, aunque sí en la forma en que lo hizo, porque Belluschi tomó la pelota en el borde del área y sombrero mediante a jugador de Vélez, sacó un tremendo remate que se metió por el ángulo derecho de Sebastián Peratta, pegando la pelota en la parte interna del travesaño y después de picar la pelota en la línea fue al fondo de la red.

De esa manera finalizaron los primeros 45 minutos, de un partido que tuvo primero a los de Liniers como dominadores pero que terminó encontrando a un River ganador, justificando su victoria cuando nadie lo imaginaba.

Para el segundo tiempo La Volpe hizo dos cambios, que no cambiaron nada, y a los 9 minutos mandó a Gustavo Balvorín, porque el uruguayo Silva siempre quedaba muy solo y era hora, si se pretendía empatar, que alguien lo acompañara.

Entonces, con los jugadores de Vélez tratando de entender a su técnico, fue nuevamente River quien apareció en escena, con Sixto Peralta dominando la pelota dentro del área por derecha y habilitando en forma precisa a Belluschi, quien de tijera marcó el tercero, otro golazo, para hacer delirar a todo el estadio Monumental.

El 3-0 fue el golpe final para Vélez, quien pasó a preocuparse por cuánto le quedaba al partido porque River iba por más y lo iba a conseguir, debido a que el cuarto llegó con un tremendo remate de Augusto Fernández, que se metió por el ángulo derecho defendido por Peratta.

Los “oles” bajaron de la tribuna, después del cuarto gol y la fiesta en el estadio Monumental fue completa, porque no hubo barras, con los violentos entre rejas la noticia en Núñez pasó a ser el gran fútbol desplegado por el equipo de Passarella.

La frutilla del postre fue el quinto gol de River, el tercero de Bellsuchi, quien desde una posición incómoda, por el sector izquierda, picó la pelota por sobre el cuerpo de Peratta, para desatar la locura y para que la gente aplaudiera como nunca al ex jugador de Newell’s.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:32
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes