Camas entre viñas: una provocativa experiencia artística en bodega Monteviejo

Se trató de una jornada de elevadísimo nivel artístico, en la que los presentes vivieron una experiencia pocas veces vista -y sentida- en Mendoza. En la nota, la galería de fotos de los que dijeron presente, el video imperdible, y los detalles de una jornada diferente.

Una jornada plena de sol y arte se vivió en el corazón del Valle de Uco, más precisamente en bodega Monteviejo, en donde además de los deliciosos varietales que elabora Marcelo Pelleriti, los presentes disfrutaron de una performance increíble siendo parte activa de la representación dirigida por Fernando Rubio, denominada "Todo lo que está a mi lado".

"Hoy puedo decir que probé y brindé con los vinos de Marcelo Pelleriti, pero me voy embriagada de color, sentimientos y sensaciones a flor de piel gracias a su esposa Gabriela Nafissi y está increíble muestra de arte que organizó y generó", resume una de las invitadas.

Fernando Rubio, quen además de ser el creador y director de la puesta que fue "la vedette del día", es dramaturgo, actor y artista visual; y llegó a nuestra provincia de la mano de Gabriela Nafissi, quien es responsable del espacio de arte de bodega Monteviejo y forma parte del proyecto de experimentación artística “Reencarnaciones”.

Además de esta performance teatral, en Monteviejo se abrieron las puertas de la muestra de arte “Extimidades de la vida cotidiana”: Leira Abot, Cecilia Carreras, Juan Castillo, Bruno Cazzola, Franco Cazzola, Paula Dreidemei, Alejandro Iglesias, Marcelo Marchese, Joana Celeste Ortega, Marcela Pascual, Silvana Puccio, Anabel Simionato e Ignacio Vicente son los artistas convocados que presentaron sus obras.

Pero... ¿Qué eran esas camas entre las viñas?

"Todo lo que está a mi lado es una obra móvil alrededor del mundo, en donde se intervienen diversos espacios de las ciudades con una serie de camas. En cada una de ellas se encuentran una actriz y un espectador. Y en esa intimidad extrema sucederá la obra durante diez minutos. 

La intervención se realiza con actrices del lugar. La cantidad de repeticiones dependerá de las condiciones ambientales y las posibilidades estudiadas previamente para el mejor desarrollo de la acción. En el silencio de un bosque, en una playa o en el centro de una ciudad, en un espacio cerrado o en el medio de los transeúntes, en espacios neutros o condicionados por su historicidad, la obra buscará estos límites para su potencial reflexión sobre la experiencia en todas sus posibilidades: estéticas, conceptuales, urbanas y vinculares. 

La obra es un acontecimiento, es la posibilidad de irradiar un instante imborrable hacia alguien desconocido. Una cama. Una actriz. Un espectador. Todo lo que está a mi lado. 

 La experiencia de "Todo lo que está a mi lado" en primera persona

"Fue una obra de teatro súper inusual. Te diría que fue un estilo 'happening', porque lo que pretende el director no es presentar una representación convencional, sino que el espectador se involucre y participe en ella. Quienes estábamos allí no fuimos meros observadores", explica Jimena Fernández Arroyo, periodista que estuvo en el evento, al ser consultada por MDZ.

"Habían siete camas con siete actrices entre los viñedos. Como espectador, si querías participar, te anotabas en una lista -yo me anoté y quedé en el grupo 3-. Estos grupos eran de siete personas, porque eran siete camas, y duraba unos 15 minutos la experiencia. Los espectadores que no se anotaban estaban lejos, y no sabían que estaba pasando en las camas. Veían, pero no sabían si las actrices hablaban o no con los participantes", sigue Jimena.

"Cuando me tocó a mí, tenía que acercarme a la cama, sacarte los zapatos y meterte en ella -es decir, taparte con una sábana- al rayo del sol. Entre cama y cama había bastante separación, y no sabías lo que pasaba en las camas de al lado, y tampoco en la cama en donde te estabas acostando: te acostabas frente a frente con una mujer", explicó Fernández Arroyo.

"La actriz intenta sacarte del contexto en el que estás, de esa realidad, haciéndote recordar tu infancia. Durante la experiencia la actriz me acarició, me puso el pelo detrás de la oreja, me tocó la mano, me miró... estoy segura que para algunas personas fue incómodo, para otras fue mágico, para otras enternecedor... pero para todas, diferente".

"Transcurridos unos diez minutos, y todo al mismo tiempo, la actriz te dice 'hasta pronto', y luego de este saludo, te levantabas, te ponías tus zapatos, y te ibas".

"Fernando Rubio ha presentado 'Todo lo que está a mi lado' en diferentes lugares: un lago -donde las camas han estado en balsas, flotando-, en una plaza, en el medio de una ciudad, etc. Ha girado por el mundo llevando la obra y ha recibido excelentes críticas. Fundamentalmente lo primero que hace, es descolocarte: hay siete camas en donde no deberían estar", concluye Jime.

En este video podés ver la intervención "Todo lo que está a mi lado" que se realizó en Noorderzon, Holanda, en 2013. En Mendoza fue entre viñas. En Holanda, en un lago, sobre balsas. 

En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'