Test para saber si Mendoza es (o no) una provincia feudal

Te invitamos a jugar pensando sobre la realidad de la provincia en la que vivís, estudiás y trabajás. ¿Somos "distintos" o parte del país feudal?

Mucho se habla de las "provincias feudales" y poco se explica al respecto, pero se intuye. Muchos de los estados provinciales argentinos se basan en mecanismos medievales, modernizados y teñidos con un barniz de actualidad. Mendoza siempre se sintió "distinta" y los miró de reojo, por encima del hombro. 

Sin embargo, muchos dicen que con el paso del tiempo pudieron suceder tres cosas:

1- Efectivamente Mendoza representa una "isla" institucional en el país;

2- Nos dimos cuenta de que aquello era una mentira, una ilusión; o

3- Fuimos distintos y hemos caído en lo mismo que el resto.

Por ello, te invitamos a repasar un cuestionario. Se trata de siete puntos (a los que se le pueden sumar los que quieras en los comentarios de esta nota) para evaluar si Mendoza es o no una provincia feudal.

Si pensás que los 7 puntos merecen un "si", bueno, Mendoza es feudal.

Si acertás a cuatro, se enciende una señal de alarma: estamos camino a serlo.

Pero si pensás que los cinco puntos no se adaptan a la realidad mendocina, estás viviendo en otro planeta.

 1) Poseen un líder autoritario cuasi eterno y preferiblemente, familias completas enraizadas en el poder. Como ejemplos se pueden citar en el pasado los casos de los Juárez de Santiago del Estero, los Saadi de Catamarca, los Menem de La Rioja, entre otros. Actualmente ocupan ese espacio con solidez, Gildo Insfrán de Formosa, Capitanich en Chaco, sigue un Sapag en Neuquén, Gioja en San Juan, Zamora y esposa en Santiago del Estero, los Kirchner en Santa Cruz.

2) Intendentes y/o legisladores con características especiales. También se incluyen aquellos que se perpetúan en sus ciudades y las convierten en feudos más pequeños: los "barones" del conurbano son el testimonio más emblemático. Se pone a consideración en Mendoza a los siguientes intendentes o personas que dirigen desde las sombras en sus respectivas ciudades como podrían ser, los Bermejo en Maipú, los Miranda en Las Heras, los Félix en San Rafael, los Pinto en La Paz, la "cooperativa" radical en la Ciudad, Gimenez en San Martín, Fadel en Tunuyán. Están los legisladores eternos que se van y vuelven a la banca sin dejarla que se enfríe, como Bianchinelli, Amstutz, Camerucci, Biffi.

2) Se gobierna con criterio populista, clientelar e incorporando a miles de empleados al Estado. Está latente que en la Argentina se suman más de 100 empleados por día al Estado nacional. A ello debe sumarse lo que aportan los órganos nacionales autónomos, las provincias y sus respectivas instituciones autónomas. ¿Mendoza lo hace? ¿Entra en esa categoría?

3) Tienen o buscan tener una Suprema Corte afín y confiable, y una justicia previsible, lenta y conservadora. Actualmente se ha planteado una dicotomía entre "progresistas y conservadores" con una pelea que a nivel nacional enfrenta a Zaffaroni vs Fayt y aquí a Omar Palermo vs Rodolfo González, el Procurador . También se profundiza en este punto intentando cubrir las vacantes de la Suprema Corte con "militantes confiables" independientemente de sus calidades profesionales. Recordemos que Mendoza vivió un capítulo digno de ser analizado para esta opción del test, con la nominación fallida de Miriam Gallardo y la designación de Julio Gómez. Además, en de un solo tirón, se colocó un nuevo miembro en el Tribunal de Cuentas, Ricardo Pettignano.

3) Cubren los puestos más importantes del gobierno con amigos o personas de confiabilidad personal del que gobierna, y no con los más capacitados. En los estados feudales los preferidos son los cercanos, aparentemente leales y confiables, por encima de los equipos técnico políticos más preparados.

4) Sus policías provinciales y/o preventores con escasa capacidad preventiva y de investigación. En este tipo de estados se aumentan -a pesar de la creación de estas fuerzas "placebo", los índices de delitos y brilla la inexistencia de encuestas anuales de victimización, instrumento mínimo para conocer la ruta del delito.

5) Otra característica de los estados feudales: allí, se deja siempre al menos una o dos obras faraónicas, como recuerdo de su paso por el gobierno.

6) Las gestiones del "feudalismo popular", oscilan entre medidas demagógicas, decisiones autoritarias e ineficacia mayoritaria.

7) Crean medios de comunicación estatales, dominados al 100 por ciento por los leales, o bien cierran negocios con grupos de medios privados, a cambio de ceder favores publicitarios o negocios importantes de obra pública o de servicios generales. Sobran ejemplo en el país para poder identificar correcta y cabalmente esta opción.


Opiniones (6)
24 de septiembre de 2017 | 06:41
7
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 06:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Me gustaría aportar que la mayoría de los ladrones que nos gobiernan solo buscan incrementar su patrimonio y el de sus "jefes escondidos" (como dice Otelo). Y definitivamente es feudal ya que al pueblo lo saquean con impuestos y en definitiva los que manejan los hilos son siempre los mismos. Argentina se va a la mier...............................!
    6
  2. Es feudal porque gobiernan algunos pocos empresarios (version moderna de señores feudales) que tiene medios mediante los cuales influyen bastante. No es como en el noroeste pero anda cerca. Digamos que son más prolijos. Me parece que lo que señala fuerabicho es verdad pero se queda corto. Otelo también le pega bastante. Endefinitiva Mendoza es feudal.
    5
  3. El menduco caretea (pretendidamente) a su manera, pero es lo mismo en esencia que los del resto de las provincias cordillera arriba. Con los años o las décadas, esta provincia se parece social, economica y políticamente cada vez más a las del noroeste y menos al resto.
    4
  4. Es un pueblito de medio pelo donde gobierna el partido político de turno, más la iglesia católica. Simple y medieval, como toda provincia argentina.
    3
  5. Mendoza no es feudal. Con los dos últimos gobiernos pretendió serlo pero no pudo, ni aún con la creciente influencia de Vila - Manzano o la obra pública regalada a Porreta, vía De Vido. Los únicos rasgos de feudalismo se dan en Maipú, Las Heras y San Rafael, con la novedad de que Las Heras puede cambiar desde ahora. Falta la patada en el culo a Palermo y su doctrina Zafaroniana y prostibularia.
    2
  6. En las provincias del norte los señores feudales tienen nombre y apellido y están mostrandose siempre porque dichos pueblos no tienen reacción. Están acostumbrados a ser colonizados y no saben salir de la pobreza en los que los mantienen. En Mendoza, los señores feudales se esconden tras "politicos" puestos por ellos mismos a cambio de participación en sus negocios o cargos en ellos. Basta nombrar al grupo Vila cuyos negocios con el estado provincial es evidente y a pesar de los diferentes gobernadores siguen manteniendose y manteniendo millonarias deudas que nadie toca. El establishment de Mendoza no se muestra, pero pone y saca candidatos de los 2 grandes partidos. Mendoza así definada no tendría un feudalismo real pero sí ciertamente formal: mandan los grupos de negocios. Nosotros legitimamos a sus candidatos con el voto (democracia formal)
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'