La pelea ideológica, en medio de los juicios

José Valerio, juez de la Segunda Cámara del Crimen de Mendoza, respondió sobre el rol del Poder Judicial, la sensación de impunidad que hay en la provincia y en torno a cómo se maneja la justicia. "Me dan vergüenza algunos magistrados que se manejan como en el siglo XIX", dijo en diálogo con MDZ uno de los jueces del caso Soledad Olivera.

El camarista José Valerio denunció que un grupo de jueces y abogados vinculados a Justicia Legítima y que tienen el apoyo del gobernador Francisco Pérez "busca exacerbar el derecho" cambiándolo en la práctica y no en el fondo. 

El juez de la Segunda Cámara del Crimen de Mendoza disparó con munición verbal contra el avance de sectores que vinculó a Raúl Eugenio Zaffaroni, en la Justicia mendocina. Dijo que "oponerse a ello no es ser de derecha, porque ellos tampoco representan al pensamiento de la izquierda. El verdadero pensamiento de la izquierda -definió- respeta la Constitución y las leyes".

Jose Valerio 01

Para Valerio (foto), hay una tendencia a "bajar el estándar de la prueba", cuando le interesa a "un sector del derecho", que identificó como el que representan jueces y abogados ligados a la agrupación kirchnerista Justicia Legítima, condenar o absolver a una persona que defiende, por afinidad o militancia. "Hay grupos -denunció el magistrado- con una concepción que más que ideológica es jurídica. Están tratando por todos los medios cambiar el derecho, y al tratar de hacerlo, modifican reglas, las exacerban".

En una entrevista realizada en el estudio de MDZ Radio, el camarista abundó al respecto. "Podemos estar de acuerdo o no, pero hasta ahora ha habido una regla y ha sido que nadie puede ser condenado si ya ha sido juzgado en un juicio válido. Se ha tomado siempre a un juicio válido a aquel que haya tenido una sentencia válida. Si la sentencia no lo ha sido, el juicio tampoco. Ahora, la tendencia es juzgarlo una sola vez y el único que tiene un recurso es el imputado si es condenado, nunca la querella. Esa es la opinión del grupo que está mas cerca del gobernador, no es el nuestro", dijo Valerio.

Desde su punto de vista, "esto es violar la Constitución y la ley. El Código de Procedimientos dice que en caso de duda, hay que absolver y lo que nos está diciendo esta gente es diferente: 'En caso de duda, hay que condenar'", dijo Valerio en alusión al caso de la joven Soledad Olivera, desaparecida en Lavalle y que el tribunal que integra, con un fallo redactado por el juez Mateo Bermejo al que adhirieron él y Roberto Uliarte, el único imputado fue absuelto por el beneficio de la duda. Los denunciantes estaban acompañados jurídicamente por la Secretaría de DDHH de la Nación, a quien se dirigieron parte de sus dardos.

"Si en caso de duda se condena a alguien, viola todo, inclusive la Convención sobre los Derechos Humanos", subrayó. "Lo curioso de esto -agregó luego- es que lo curioso de esto, para quienes están exacerbando este planteo de que hay que bajar el estándar de la prueba, para otros delitos cada vez exigen más estándares de pruebas. Por ejemplo, a todo lo que se refiere a robo con armas o en los casos de narcotráfico. Para determinada categoría de delitos cada vez exigimos mal, pero si el policía nos mira mal, se cae todo el proceso, aunque el proceso haya estado bien. Resumiendo: cada vez el estándar de pruebas para algunos es más exigente y para otros no. Se pretende bajarlo del nivel en una categoría 'amigo - enemigo'".

"Está pasando"

Poder Judicial frente e interiores 9


Valerio dijo que esto que analiza en torno al funcionamiento intestino en los tribunales de Mendoza "no es una tendencia: está pasando". "Vayan a ver la jurisprudencia de los últimos cinco años y se van a dar cuenta", dijo, contundente.

"Hay una ideología que está tratando de imponer un sistema distinto al vigente", indicó.

Valerio confesó que en la vida interna del Poder Judicial hay un debate "en torno a si vamos a seguir en el estado de derecho o vamos a permitir que arrasen con la Constitución y el estado de derecho".

Sobre el avance de las teorías de Raúl Eugenio Zaffaroni, Valerio evaluó que "su libro base, el 'ABC ideológico', es En busca de las penas perdidas del año 1989, en donde tiene algunas expresiones que son muy interesantes. Hay uno que dice, por ejemplo, que 'el principio de legalidad está establecido para ser violado'. En ese mismo acápite termina diciendo que 'existe un principio de legalidad abstracto, pero en realidad lo que existe es un estándar de legalidad'. Eso es lo que quieren imponer. Lo que ocurre es que en Mendoza todavía no pueden hacerlo. Ese es el tema", definió el camarista.

Criticó que "quiere judicializar y juecizar todo. Es decir: que todo se judicialice y que sea un juez el que defina todo. Absorber decisiones que corresponden al Poder Ejecutivo y que decida el juez si la pena es mala, justa o qué, en lugar de que se declare inconstitucional a la ley. Está en la Constitución de 1853. El poder político no puede tener la atribución de cambiar la pena", expresó.

- Si Zaffaroni representa un pensamiento alternativo, digamos, 'de izquierda', ¿usted y los otros jueces que resisten son de 'la derecha'?

- De ninguna manera. Zaffaroni no representa a la izquierda. La izquierda seria y responsable no es esa. La izquierda seria y responsable es por ejemplo Ferrajoli, que representa al garantismo penal y que no tiene nada que ver con lo que plantea Zaffaroni. Tanto es así, que en el libro En busca de las penas perdidas, Zaffaroni lo critica a Ferrajoli. Porque Ferrajoli habla del 'derecho penal mínimo', dice que no se puede eliminar el derecho penal porque si eso ocurre, va a empezar la violencia entre las personas. Entonces, él viene de la época de la concepción marxista del uso alternativo del derecho. Hay una diferencia entre uno y otro. Ferrajoli plantea el garantismo desde el cumplimiento de la Constitución y de la ley. Zaffaroni dice 'no, todo el que plantea concepciones dogmáticas en el derecho, es tecnocolonialista'. Entonces, cualquier construcción dogmática que hagamos en la justicia es 'capitalista'. Esto es un verdadero disparate. Nos hemos olvidado que el Muro de Berlín cayó en el año 1989.

La impunidad en Mendoza

Poder Judicial frente e interiores 11


Para el camarista José Valerio, dijo sobre la sensación de que demasiadas causas quedan impunes en nuestra provincia, que "está exagerada pero no equivocada".

"Todos advertimos -dijo- que el sistema no funciona. Hemos trabajado durante varios años elaborando proyectos de reformas al sistema judicial, pero estructuralmente el sistema de justicia requiere modificaciones. El Código Procesal que se reformó en el año 89 es bueno, pero se quedó a mitad de camino. Estamos a mitad de la nada. Falta cambiar cuestiones desde las más elementales, como que trasladar el expediente desde la Cámara hasta el Fiscal, que están a diez metros uno del otro, tres días. O cuestiones más complejas: las Cámaras del Crimen están estructuradas en base a tres jueces, como era en el siglo XIX y en el siglo XX en donde todos los casos, todas las causas se resolvían por los tres jueces. Hoy el 97% de las causas se resuelven en sala unipersonal. Esto significa que la estructura que está armada para resolver administrativa y judicialmente las causas, no tiene sentido. Hay un dispendio de recursos. Hay que cambiar. Hay que dar vuelta la estructura".

"Hay que pensar en el futuro"

Jose Valerio 02


Valerio cuestionó cómo se dilapidan recursos en estructuras antiguas del Poder Judicial. Como ejemplo de lo que critica señaló que "en el caso de la flagrancia, el delito que es cometido en el momento de su comisión. Creamos -relató- el fuero de flagrancia para delitos de mediana gravedad, de tres a quince años de prisión. Resulta que tenemos jueces correccionales, fiscales correccionales que no saben qué hacer, pero no tenemos flagrancia correccional, que es por donde todos empezaron a trabajar en los casos de flagrancia: por los delitos menores, no por los medianos".

El camarista reclamó de las estructuras judiciales "ser más eficientes". "Hay que cambiar el concepto de que hay que resolver solo las penas graves, sino de resolver la mayor cantidad de causas que se pueda", indicó como camino. Al hacer una referencia histórica, Valerio habló de lo que escribió Juan Bautista Alberdi en su primer libro, apenas se recibió de abogado, que fue su tesis. "Decía con toda claridad: lo importante de la pena no es la gravedad, sino la pronta imposición de la pena". "Nosotros -dijo- tenemos suspensión del delito a prueba en caso de menores y a veces se tarda dos años en resolverlo. En Chile, si está detenido se resuelve en 24 horas, en el mismo control de detención. Y si está en libertad, demora una semana o diez días. Pero aquí no se trata solo de una demora, sino que la causa por el fiscal que instruyó, el secretario, empleados, ordenanzas, prosecretarios, después al juzgado, el fiscal para que ofrezca pruebas...".

"Separar lo administrativo de lo judicial"

Poder Judicial frente e interiores 3


Valerio dijo ser partidario de que Alfredo Cornejo, el nuevo gobernador, avance con su propuesta de mirar con interés lo que hace la justicia en Chile a fin de agilizar el sistema. "Yo soy un convencido de que hay que oralizar los juicios y que hay que cambiar la gestión. Eso no es andar haciendo parches con alguna experiencia. No sirve. hay que separar lo administrativo de lo judicial. A los jueces se les paga sueldos altos y están para tomar decisiones judiciales, no administrativas. El juez no puede estar preocupado por el si el testigo vino o no vino, si al imputado lo demoraron tres horas. Para eso hay funcionarios. No pueden seguir planteándose cuestiones del siglo XIX. Por ahí me dan vergüenza los magistrados que siguen aplicando soluciones de hace dos siglos".

El camarista habló también sobre el caso Soledad Olivera y una acusación que hubo en su contra sobre el caso Hunau. Escuchá la entrevista completa:

Opiniones (9)
21 de agosto de 2017 | 06:42
10
ERROR
21 de agosto de 2017 | 06:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. lavispita.Pedile a tu jefa espiritual,la abogada exitosa,sobre todo abogada,te explique lo que el Dr.Valerio manifiesta.
    9
  2. Hay varios errores en lo que manifiesta el Dr. Valerio. Para imputar no hace falta "sospecha" sino "motivo bastante" (art. 271 CPP), lo que es bastante distinto y denota porqué las imputaciones se realizan (y hasta se elevan a juicio) con la mera denuncia sin otra prueba, avalado por los jueces de garantías y la Camara de Apelaciones. Los grados de conocimiento son la ignorancia, duda, probabilidad y certeza. Las pruebas directas e indirectas tampoco son como expresa el camarista. La directa es la que el juez percibe por sí sin un elemento intermedio (caso de la inspección ocular); la indirecta es cuando entre el hecho a probar y el juez existe un objeto (documento, secuestro, etc.) o sujeto (testigo, etc.). Nada tiene que ver lo que dijo de que era indirecto que "dijo que iba a la finca", que, a lo sumo, sera un "indicio" en cuanto a su naturaleza jurídica. El fallo está bien, sin pruebas no se puede condenar, y las pruebas las tiene que recolectar el Fiscal (art. 366 CPP). El juez, como dice bien el Dr. Valerio, no puede (ni debe) introducir pruebas, eso le compete sólo al Fiscal.
    8
  3. El "Zafaronismo" para que lo entienda el ciudadano común, es solo una masturbación pseudoacadémica, una utopia extremista, una idea, solo eso, de un personaje que escondido detrás de un montón de títulos de Universidades de medio pelo (investiguenlo), logro coptar a varios seguidores, uqe vieron en su teoría los fundamentos opoerativos de un majestuoso negocio en el derecho penal.- Con sus delirios, un delincuente pasaria por las manos de abogados (caránchos sacapresos, cobradores de honorarios manchados de sangre) muchas mas veces mas, en el mismo periodo de tiempo, que con un derecho punitivo, que lo enviara a la cárcel por la totalidad de la pena impuesta y que estas penas fueran de mas duración.- Se trata de un negocio, nada mas que eso, no hay DDHH, no hay humanidad, no hay resocialización, "todo es mentira, nada es verdad", es solo un negocio, "es simple, es claro".-
    7
  4. Dr. Valerio. Lo suyo es coherencia de vida. Buen estudiante, excelente amigo, jurista comprometido, docente de alma. No pierda mucho tiempo en detractores mediocres, ignorantes y mal intencionados, que han hecho con sus pédicas pseudoprogresistas un verdadero latrocinio institucional. La República, el adecuado ejercicio de la Función Jurisdiccional y el andamiaje constitucional encuentran en usted a un verdadero arquitecto. La justicia mendocina, tan depreciada en los último 15 años necesita de jueces probos y estudiosos como usted.
    6
  5. Uy vino con hinchada el Dr. pero eso no cambia el hecho de que está tergiversando a Zaffaroni, o tal vez porque no entiende absolutamente nada de finalismo. Es curioso que no revele su pertenencia partidaria que en todos los casos es la que ha pretendido judicilizar erróneamente las decisiones políticas, hasta llegar al extremo del ridículo al anular una votación democrática con una Cámara Contencioso Administrativa.
    5
  6. Muy buena la entrevista a este magistrado. Da vergüenza como desde la política tratan de cooptar a la justicia. Felicito al Dr Valerio.
    4
  7. El Dr Valerio es un eximio magistrado. Muy respetuoso de las garantías constitucionales y excelente persona. Muy bueno como profesor. Nada que reprocharle. A los grupos que piden lo que piden, les agradeceré planteen las cosas judicialmente. Por otro lado, habría que imputarlos por injurias o tal vez calumnias a los que putean a los jueces y que se defiendan ante un tribunal con las pruebas pertinentes. Sino es muy fácil andar put...por la vida sin pruebas.
    3
  8. Estoy de acuerdo con Jose Valerio. y es excelente camarista y toma muy en serio su profesion, aparte de conocer al pie de la letra y en todo el espiritu que conlleva, las leyes.-
    2
  9. Toda la razon para este camarista A los de justicia ilegitima habria que echarlos Y los que le pusieron bolilla blanca a Palermo y Adaro que se hagan cargo
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial