El PJ aprieta a Cornejo, ¿lo ahorcará?

Tras el acuerdo con Francisco Pérez, los intendentes presionan por sacar una tajada de $200 millones y los legisladores peronistas no quieren vía libre para futuros endeudamientos por $8.000 millones. Detalles de acuerdo al que el gobernador le quiso dar una sentido épico, pero donde todo se asemeja más a una tragedia.

-Mirá, Alfredo, la verdad es que parte de nuestro malestar tiene que ver con que el Paco nos engañó. Vivió diciéndonos que no había problemas, que con $700 palos él arreglaba todo y ahora nos venimos a enterar de que el quilombo es de $6.000 millones.

Cornejo escuchó pacientemente el reclamo de ese puñado de intendentes justicialistas, entre los que estaban Alejandro Bermejo y Emir Félix, y se comprometió a encontrar una salida al pataleo que, en definitiva, era por plata.

Los jefes comunales justicialistas hicieron a un lado los retrasos en el envío de la coparticipación y de los fondos de la soja (que el Poder Ejecutivo debe distribuir en los municipios obligatoriamente) para pasar a conseguir su porción en la ley de endeudamiento anunciada por Francisco Pérez y por el propio Cornejo el viernes.

Lo que reclaman es el retraso en el pago de la parte que les correspondió de un viejo acuerdo que el gobierno de Celso Jaque firmó con YPF en 2011, a través del cual la empresa (en aquel momento comandada por la familia Esquenazi) logró extender por diez años sus concesiones en Mendoza a cambio de un compromiso de inversión de más de $4.000 millones y el pago de un canon extraordinario de U$S 151 millones.

Un porcentaje de este último ítem, que se terminó de pagar en 2013, les correspondía a los municipios. Y el gobierno de Pérez casi nunca lo distribuyó como debía.

También hubo un reclamo por fondos prometidos por el gobernador de manera discrecional y política, que tampoco nunca se hicieron efectivos. Son promesas de recursos para obras públicas que asumidos con distintos intendentes (la mayoría son del PJ) que fueron ratificados a través de distintos convenios y que, en buena medida, los caciques ya han imputado sin el respaldo de las partidas.

El paquete, según Bermejo, Félix y otros, trepa a los $200 millones. Aunque para el ministerio de Hacienda la deuda es sensiblemente inferior y la fija en $118 millones.

Más allá de la discusión por el monto, lo que los intendentes peronistas buscaban era incorporar, en el proyecto definitivo de ley de endeudamiento, algún tipo de prioridades en los créditos a tomar para que ellos también pudieran sacar su tajada del arreglo.

El gobernador electo creyó leer, desde lo político, lo que estaba pasando: sintió que detrás del pataleo por la plata existía también una intención de por lo menos una parte del PJ de despegarse de Paco.

Nadie puede pecar de ingenuo, mucho menos Bermejo o Félix, como para decir que el gobernador los engañó y que desconocían, como dijeron, el real estado de quiebre de la provincia.

Más allá de todo esto, habrá que esperar al miércoles para saber si los intendentes lograrán que se los incluya o no en la repartija de los $5.800 millones. El acuerdo político logrado entre el que se va y el que viene, los ignoró por el momento.

Una luz amarilla se prendió el viernes entre los legisladores del peronismo. Fue cuando leyeron el artículo 2 de la ley de Financiamiento, que establece una facultad especial para Cornejo a futuro para el pago de la amortización de la deuda histórica. ¿Esto qué significa?: se plantea una modificación de un artículo de la ley 8706 (de Administración Financiera) para que el próximo gobierno pueda endeudarse para pagar amortización de deuda sin tener que pasar año a año por la Legislatura para conseguir la autorización correspondiente. Esto implica un paquete de deuda, en trazos gruesos, de alrededor de $8.800 millones en cuatro años.

El tema no es el monto, el asunto es que el peronismo se quedará por un largo período de tiempo sin su principal herramienta de negociación en la Legislatura. Con mayoría propia, el radicalismo sólo se verá obligado a acudir al PJ en las votaciones en las que precise de los dos tercios. Y los pedidos de endeudamiento son algunas de esas votaciones.

El malestar con este punto tiene mucho de revancha también: el Gobierno, los intendentes y los legisladores del oficialismo le echan la culpa de todos sus males actuales a las negativas de Cornejo durante 2014 y 2015 de autorizar nuevo endeudamiento.

El argumento es válido, aunque no explica toda la crisis. La toma de deuda rechazada sumó alrededor de $2500 millones y el rojo supera ampliamente los $7.000. Los acuerdos paritarios, la mala administración y el despilfarro de la actual gestión cierran el círculo.

El PJ despotrica porque Cornejo los ahogó y ahora quieren jugar el mismo juego. Aunque todo indica que, más allá de que apretarán hasta último momento, no terminarán ahorcando a su evidente enemigo político.

Uno de las razones hay que encontrarlas en el propio texto de la ley. El acuerdo funcionará también como mecanismo para que la actual administración pueda transcurrir los últimos meses que le quedan, dándole una señal de previsibilidad a sus acreedores y además ordenando y consolidando la deuda monumental que se deja.

Por otro lado deja a salvo a un par de funcionarios, entre otros al propio Pérez y a los ministros de Hacienda y de Producción, Juan Gantus y Marcelo Costa, de posibles procesos penales por haber echado mano a los préstamos de Aysam para cubrir gastos corrientes.

Hay un motivo netamente político, además. Un gobierno que se está viniendo abajo mes a mes perjudica la campaña y Daniel Scioli ya envió el mensaje de que lo mejor era acordar.

“A nadie le sirve un Paco loco y deprimido detrás de un escritorio. Y menos en este contexto a un mes de las elecciones”, fue la gráfica sentencia de un legislador peronista.

Esto no es épico, es una tragedia

Francisco Pérez buscó darle a su arreglo con Cornejo una trascendencia casi igual al Pacto de la Moncloa, aquel mojón que permitió en 1977 la restitución del Estado de Derecho en España tras un acuerdo de todos los partidos políticos.

De lo que se trata todo esto, en realidad, es de una ley que permitirá salir a buscar endeudamiento para poder cubrir la cuenta de la fiesta de los últimos años. El contendio es más trágico que épico.

Cornejo buscó acotar  hacia adentro y hacia afuera el impacto negativo que podría tener haber acordado con Pérez.

A los proveedores les avisó que, si bien la ley lo autoriza a pagarles con bonos hasta $1.000 millones de la deuda, estos serán de aceptación voluntaria y no se ofrecerán en todos los casos. También que se utilizarán, en caso de emitirse, para cancelar solo el 50% de la deuda como máximo y que el resto se negociará en efectivo.

Según el proyecto, quedará establecido que el 40% del financiamiento que se consiga será para Pérez y que el resto lo manejará él. Esto, como forma de evitar que el gobernador haga lo que viene haciendo hasta acá, que es pagarle a quién él quiere.

Puertas adentro del partido garantizó que no hubo acuerdo para blanquear a partir del año que viene los escandalosos pases a planta permanente que la actual gestión repite día a día en el Boletín Oficial, sin parar y desde hace semanas.

Ya definió hacerle caso al ala dura de sus colaboradores, que planteaban directamente despedir en enero a los amigos y funcionarios políticos a los que el Paco les garantizó trabajo y de manera irregular.

Sin ley, como se dijo, será imposible que de acá a diciembre Mendoza pueda salir a buscar alguien que le preste los recursos que necesita.

Ahora bien: por más que los legisladores apoyen, eso no significará que el problema quedará solucionado.

El único plan que hay es que el Banco Nación ponga la plata y, hasta aquí, nada indica que lo terminará haciendo.

Luego de la reunión poco satisfactoria para los mendocinos del lunes con Juan Ignacio Forlón, el presidente del directorio del banco, nada se avanzó esta semana.

Solo un llamado de Anabel Fernández a Pérez luego de ese encuentro, tranquilizándolo al gobernador de que “todo va a ir bien”. Sagasti comparte con Forlón su pertenencia a La Cámpora y es la viabilizadora de los encuentros y contactos. Pero tanto la joven y actual candidata a senadora kirchnerista, como Forlón, no deciden nada.

Tampoco Scioli. Pérez presume todo el tiempo de que es único en Mendoza que tiene el celular del candidato presidencial del Frente para la Victoria. Pero si lo llamó por este tema, el bonaerense tampoco tendría mucho para hacer. No controla al directorio del Nación y mucho menos al ministro de Economía, Axel Kicillof, quien es en definitiva el que tiene que dar el sí.

Sería la línea gerencial del banco, más de carrera y alejada un tanto de los vaivenes políticos, la reticente a darle un préstamo multimillonario a una provincia que, hoy por hoy, puede ser considerada como insolvente.

El Nación viene pagando los sueldos de los estatales mendocinos otorgando anticipos financiero desde hace meses, este mes le pediremos como mínimo $550 millones más y a fin de año le estaremos debiendo no menos de $ 3.500 millones que deberán cancelarse antes del 30 de diciembre.

Uno de los argumentos de presión de Pérez y de Cornejo fue decirle a Forlón, palabras más palabras menos, que si no prestaban la plata tampoco iban a poder cobrarse esa deuda.

Esto es cierto, aunque con matices. El Nación tiene mecanismos autorizados para ejecutar esa deuda y puedo acudir a los ingresos de libre disponibilidad de la provincia, exceptuando, entre otros, los fondos de la soja.

Si decidiera comenzar a cobrarse ahora mismo, podría hacerlo ya que eso implicarían unos $2.100 millones mensuales, aproximadamente. Si toma esa decisión en diciembre, la recaudación de la provincia no cubriría la deuda que pasaría, en parte, para enero.

Si esto llegase a pasar, Forlón y el directorio del Nación estarían incumpliendo normas del Banco Central con lo cual ya enfrentarían problemas personales por no haber tenido cancelada la deuda antes del último día de este año.

Pero eso, sin embargo, no nos hace más fuertes en la negociación. Todo lo contrario, seguimos estando en absoluta desventaja.

Opiniones (8)
24 de septiembre de 2017 | 03:41
9
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 03:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Alfredito que se siente cuando te pagan con la misma moneda.
    8
  2. CORNEJO: DESPEGARSE DE MACRI LE SERÁ MUY DIFICIAL. PONGANSE ALGO DE LA DENUNCIA DE C5N DE ANOCHE
    7
  3. Que verguenza. son incorreglibles. Espero que la gente sepa votar y no sigamos viviendo en la misma corrupcion. Y lo que le sobra a cornejo son huevos. Tiene una exelente administracion. Va a costar sacar la provincia adelante despues de todo lo que han robado. Pero vamos a salir.
    6
  4. Peronchos hdp, fundieron y dejaron fundir la provincia y ahora quieren negociar, deberían tener honor por Uds. mismos y todos sus familiares, esposas, hijos, nietos, con que cara los miran y después de manotear a todo o nada en forma personal y dejar la provincia en la quiebra, como carajo les dicen que ahora negocian. Son una plaga que azota el país desde que eran partido blanco y después de mil nombres partidarios no dejan de ser meros saqueadores inescrupulosos, solo les importa su enriquecimiento personal y siempre han entregados los gobiernos en desequilibrios insólitos, con el único fin de volver otra vez como los grandes salvadores y lo hacen para continuar robándonos. Cuando aprenderemos a tener memora y a votar en base a ello. PERON-JUST-KAM-KK NEGOCIADORES JAJAJAJA CORRUPTOS DESAPREZCAN Y DENLE OTRA OPORTUNIDAD A LOS MENDOCINOS. SON GRANDISIMOS HDP.
    5
  5. TREMENDO: La primer Victoria de Ciurca como opositor, meter en forma conjunta con Cornejo al Juez Alejandro Gulle como re-emplazante del denunciado procurador y jefe de los fiscales Rodolfo Gonzalez.
    4
  6. Padilla, y todos los que negaron que fuera más de $700 millones, incluído el propio ADOLFO BERMEMEJO, deberían como caballeros honestos, salir hoy a rectificarse. Si no quedarán como cobardes frente al pueblo mendocino. No digo Carmona, Fernandez Sagasti, o alguno de la Cámpora, porque uno espera lo que cada cual puede dar.
    3
  7. Todo es una transa. Arreglaron tirar abajo el juicio politico al Procurador Gonzalez, siempre y cuando luego Cornejo colocara en ese lugar al Juez Alejandro Gulle, un muy buen amigo del PJ local.
    2
  8. OJO soy peronista siempre lo digo,pero que se cuide cornejo porque no lo van a dejar gobernar,es verdad que los peronistas son incorregibles no somos manso pero no me gusta que se metan con gobernadores que son elegidos por el pueblo y tratara de arreglar la cagada que están dejando los kk, estos son usurpadores del partido peronista valla a saber de que lacra vienen estos corruptos.,los radicales le van a tener que pone mucho huevo caso contrario lo van a voltear como hicieron con de la rua..con esas reuniones que hacían los sindicalista.que ahí estaba metido el matón barato de kunkel..OJO CON EL REJUNTE DE LOS KK.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'