Investigan un posible ajuste de cuentas y un misterioso maletín

Esa es la línea de investigación que se está siguiendo luego del comerciante que ayer fue acribillado en Palermo. La primera persona en auxiliar a la víctima fue una empleada de la empresa de juegos electrónicos propiedad del fallecido, quien sufrió una crisis de nervios por lo sucedido.

Un ajuste de cuentas relacionado con su actividad comercial es la principal hipótesis de la investigación del asesinato de un comerciante que anoche fue acribillado de ocho balazos en el barrio porteño de Palermo y junto a quien se halló un misterioso maletín.

Fuentes policiales identificaron hoy a la víctima como Gustavo Bufa, de 50 años y nacionalidad argentino, quien junto a su concubina de origen oriental regenteaba un local de productos y juegos electrónicos en la calle Pringles, entre Cabrera y la avenida Córdoba.

Un investigador dijo a Télam que en la brigada de investigaciones de la comisaría 25 que trabaja en el caso junto a la División Homicidios de Policía Federal "descartaron que el móvil (del crimen) haya sido el del robo", ya que a Bufa no le faltaba nada.

"No fue una tentativa de robo, fueron a matarlo directamente", afirmó la fuente consultada, quien explicó que ahora la pesquisa se orienta hacia las actividades del comerciante y de su esposa.

Al respecto, señaló que anoche, tras el homicidio, llamó la atención de los policías que la mujer de la víctima intentó apoderarse de un maletín que se encontraba dentro del auto en el que mataron a su marido, pero se lo impidieron y lo secuestraron.

Ahora, se investigará el contenido del mismo para tratar de hallar alguna pista de los asesinos.

Mientras tanto, la mujer aún no declaró ante la fiscal de la causa, Betina Vota, ya que quedó shockeada por el asesinato de su esposo, y por lo tanto no pudo aportar ningún dato relevante para el expediente.

El crimen ocurrió ayer a las 19.15, cuando Bufa esperaba a su mujer a bordo de su automóvil Volkswagen Bora estacionado en doble fila frente al comercio de ambos.

De repente, aparecieron dos hombres a bordo de una moto que circulaba a toda velocidad por la vereda y uno de ellos se bajó y le efectuó al comerciante ocho disparos en distintas partes del cuerpo que le provocaron la muerte en el acto.

Luego, los "killers" escaparon sin robar ninguna de las pertenencias de la víctima.

El hombre asesinado vivía junto a su familia en la calle Gaspar Campos al 1400 de Vicente López, al norte del conurbano bonaerense.

La primera persona en auxiliar a la víctima fue una empleada de la empresa de juegos electrónicos, quien sufrió una crisis de nervios por lo sucedido.
Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 04:03
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 04:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'