Celulares e Internet, las nuevas modalidades de violencia estudiantil

El maltrato y formas de violencia indirecta mediante mensajes de texto, correos electrónicos anónimos y páginas web difamatorias o que alojan videos (YouTube), son cada vez más recurrentes y se han convertido en una de las armas preferidas por los estudiantes a la hora de burlarse, atemorizar o, en definitiva, buscar la forma de dañar a sus compañeros.

Las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son hoy el as de espadas con que cuentan todas las generaciones para agilizar y facilitar sus tareas diarias, pero también sirven como herramientas para consumar nuevas modalidades de agresión entre estudiantes.

Por tal motivo, en el caso de los niños y adolescentes su uso está siendo letal, dado que las víctimas de la violencia escolar son en los últimos tiempos atacadas a espaldas de los adultos, dentro y fuera de la escuela, a través de celulares y por medio de Internet.

Los adolescentes no sólo se sienten tremendamente atraídos por todo lo relacionado con las nuevas tecnologías, sino que además las manejan muy bien.

Así es que los jóvenes con una personalidad agresora también se valen de esos medios -además de los "tradicionales"- para abusar de sus compañeros y de sus docentes.

A esta conclusión arribó un estudio del Observatorio de la Convivencia Escolar de la Universidad Católica Argentina (UCA), efectuado entre el período 2006/2007 a más de seis mil alumnos de entre 10 y 18 años de todo el país.

El maltrato y formas de violencia indirecta mediante mensajes de texto, correos electrónicos anónimos y páginas web difamatorias o que alojan videos (YouTube), son cada vez más recurrentes y se han convertido en una de las armas preferidas por los estudiantes a la hora de burlarse, atemorizar o, en definitiva, buscar la forma de dañar a sus compañeros.

Según revela el informe, este último tipo de agresión -llamada "happy slapping" (cachetada feliz)- consiste en generar situaciones dentro del ámbito escolar, para registrarlas mediante fotos con la cámara del celular o en video y luego poder exhibirlas en la Red como trofeo.

Distintos estudios recientes señalaron que casi el 30 por ciento de los chicos ha sido hostigado con correos electrónicos o a través del chat o sitios en Internet donde se escribían burlas, calumnias, insultos o amenazas que podían ser leídas por muchas personas.

A su vez, persisten las formas tradicinales de agresión como las de romper, esconder o robar útiles, y la más perversa para los adolescentes- según los expertos- que es la violencia social, es decir, el ser excluido o ignorado por el grupo de compañeros.

La investigación de la UCA observó, además, que estas formas de violencia indirecta pasaban desapercibidas a los docentes pero que hacían tanto o más daño que las directas (arma o golpe o insulto).

Ocurre que la mayoría de los chicos calla, lo cual deviene en consecuencias drásticas para el desarrollo de su personalidad, según el relevamiento.

"Los niños, sobre todo los adolescentes, tratan al principio de resolver lo que les está pasando. Ven que empieza como un juego pero luego se dan cuenta que los únicos que no se divierten son ellos. Van convenciéndose de que por algo deben ser que son acosados y que la causa está en sus personalidades", explicó Alejandro Castro Santander, coordinador del Observatorio de la Convivencia Escolar.

En diálogo con Noticias Argentinas, el investigador manifestó que los efectos en las víctimas varía, ya que en algunas es mínimo, el ataque les resulta indiferente.

Sin embargo, en otras, "terminan convencidos de que, tal vez, el rol que le toca en los grupos es ése, ser objeto de burlas, y esta indefensión aprendida luego la podemos encontrar en su vida de relación como adulto".

Otros chicos -aclaró- bajan su rendimiento escolar, se ausentan de la escuela, se deprimen y enferman.

Los peores casos son aquellos que toman decisiones imprevisibles: violencia autoinfligida, agresión con armas a sus hostigadores o suicidio.

Al indagar sobre la incidencia de estas situaciones en los distintos grupos sociales, Santander afirmó que ocurre en todos los grupos sociales, aunque "es evidente que aquellos niños que han crecido con una excesiva protección de los padres se encuentran en desventaja como víctimas, ante aquellos que han crecido viendo o padeciendo el maltrato".

"Lo cierto es que generalmente tanto victima como victimario tienen un déficit en sus habilidades sociales y necesitan ser alfabetizados emocionalmente", subrayó.

En ese sentido, planteó como puntal para revertir estos episodios no prohibir el uso de la sneuvas tecnología sino formar "usuarios responsables", haciéndoles ver el daño que producen. 

Para ello, es necesario "alfabetizar emocionalmente" de manera temprana, "y no pensar que porque colocamos alguna materia relacionada con la educación de la ciudadanía en el secundario, vamos a transformar la cabeza y el corazón de los chicos", opinó tajante.

Y advirtió que un nuevo ciudadano, "se trabaja desde la cuna" o, como decía Napoleón, "20 años antes de que nazca".
 
"Los adultos no somos modelos creíbles. La única respuesta es educativa, por esto si dejamos de ser hipócritas y apostamos a la educación, padres, escuela, medios de comunicación y políticas públicas, podemos transformar el mundo a través de los chicos", confió el académico.

El estudio tuvo como origen evaluar qué ocurría en las aulas argentinas en relación a lo que sucedía en las de Europa y otras regiones.

Pero, fundamentalmente, la investigación se planteó darle "magnitud" a cada uno de los indicadores de violencia que percibían los docentes aunque sin tener bien en claro que sucedía para poder "prevenir tempranamente, enfrentarlo correctamente y capacitar y orientar a docentes y padres".
Opiniones (1)
22 de octubre de 2017 | 08:01
2
ERROR
22 de octubre de 2017 | 08:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Completísima investigación. Da miedo. Y ahora?...
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México