Deportes

Paula Pareto: "Jamás pensé que me podía pasar esto"

La judoca argentina que con su bronce consiguió la primera medalla argentina en los Juegos Olímpicos expresó toda su felicidad por el logro obtenido.

Las lágrimas de la joven Paula Pareto fueron la mejor demostración de que lo que acababa de ocurrir era una hazaña. “No lo puedo creer, siento una alegría inmensa”, exclamó Pareto a Télam, ni bien concluyó su pelea por el tercer puesto ante la coreana Song Pak Ok, en la categoría de menos de 48 kilogramos.

Con su agónico triunfo, la joven porteña le dio la primera medalla a la delegación argentina en estos Juegos Olímpicos de Beijing, algo impensado hasta para ella misma.

“La medalla era un sueño muy difícil. Vine aspirando a un séptimo o un quinto lugar”, reconoció luego la judoka porteña, que vive en San Fernando, estudia medicina en la UBA y se entrena en el club Estudiantes de La Plata.

En su camino hacia la medalla de bronce, la joven de 22 años, que consiguió el bronce en su primera incursión olímpica, venció a la australiana Tiffany Day, perdido ajustadamente con la japonesa Ryoko Tani -bicampeona olímpica y siete veces campeona mundial- y luego derrotó a la china Shuwen Wu y la húngara Eva Csernoviczki, hasta arribar a la final del repechaje.

La pelea decisiva ante la coreana se definió sobre el final y con suspenso. Es que la asiática intentó realizar una toma, Pareto la contragolpeó y arrojó sobre el ‘tatami’ y el juez marcó una puntuación, que en el tablero apareció a favor de su rival.

“Empecé a festejar, porque estaba segura de que el tanto era mío. Pero la gente comenzó a abuchear y vi que los árbitros se paraban. Me puse muy nerviosa, porque en el marcador se lo habían dado a ella. Hubiese sido muy triste que me sacaran la lucha de esa manera”, le explicó a Télam la primera medallista de la delegación.

Finalmente, le dedicó el triunfo a sus seres queridos y “a todos los que estuvieron detrás” suyo en este tiempo. “Esta victoria también es de mi entrenador, Fernando Yuma, y de todos los chicos que entrenan conmigo en Estudiantes de La Plata. Porque el judo no se puede hacer, sin otro que ponga el cuerpo y se preste”, concluyó.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|18:53
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|18:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes