Descartan homicidio en el caso del joven que murió quemado en Neuquén

El cadáver del joven que murió por las quemaduras sufridas sobre una parrilla en el festejo de su cumpleaños en esa ciudad patagónica, no presentaba signos de violencia, por lo que los investigadores se inclinan por un
accidente como causa de muerte y descartan un homicidio.

Según los datos arrojados por las pericipas forenses, el cuerpo del joven que murió a causa de las quemaduras que recibió al caerse sobre una parrilla en la ciudad de Neuquén no presentaba signos de violencia. Debido a esto se desestimó que se tratara de un homicidio.

El dato surgió luego de que este mediodía culminó en la morgue de Neuquén la autopsia ordenada por la justicia al cuerpo de Santiago Benítez, de 20 años, quien el martes murió en el Instituto del Quemado de Buenos Aires.

La oficina de prensa del Tribunal Superior de Justicia provincial informó que la autopsia de Benítez "estableció que la causa de muerte fue sepsis generalizada por quemaduras" y que "no presentaba signos de violencia internos ni externos".

A pesar de llegar a esta conclusión, los médicos forenses tomaron del cuerpo muestras de órganos y tejidos para la realización de nuevos peritajes histopatológicos.

Una de las hipótesis es que el joven, oriundo de la ciudad chubutense de Esquel, sufrió un accidente, mientras que sus padres solicitaron a la Justicia una profunda investigación porque dudan de esa posibilidad.

Benítez, cerrajero como su padre e instructor de esquí en el cerro la Hoya de Esquel, viajó a Neuquén el 25 de julio para reunirse con amigos, ya que al día siguiente iba a festejar su cumpleaños.

Por ese motivo, en la casa de su amigo Andrés Jaque, ubicada en un popular barrio del oeste de la capital neuquina, se preparó todo para compartir un asado.

En un episodio que aún es confuso, Benítez sufrió quemaduras gravísimas en su cuerpo al quedar expuesto al fuego sobre la parrilla que estaba dispuesta para el festejo.

Sufrió desfiguración del rostro, quemaduras en los pulmones, en un brazo, riñones y perdió un ojo.

Debido a su estado crítico, fue trasladado rápidamente al Hospital Provincial Castro Rendón, de alta complejidad, pero luego se dispuso un vuelo sanitario para atenderlo en el Instituto del Quemado porteño.

Benítez falleció el martes, por lo que el cuerpo fue trasladado vía terrestre ayer desde la Capital Federal a Neuquén para que se realizara la autopsia, solicitada por la fiscal de Graves Atentados contra las Personas, Sandra González Taboada.

En el marco de la causa, la fiscal le tomó declaración a los integrantes de la familia donde se alojó el joven visitante durante su estadía en Neuquén, quienes manifestaron que se trató de un "accidente doméstico" y que en el momento de ocurrir el episodio, el joven estaba solo en el patio de la casa.

También declararon médicos que lo atendieron en Neuquén y se secuestró documentación del Hospital Provincial "Castro Rendón", de la capital provincial, donde se le practicaron una serie de análisis.

Por otra parte, González Taboada allanó ese centro de salud y secuestró documentación referida al diagnóstico y los estudios y análisis efectuados al paciente.

Los investigadores quieren determinar cuál era el estado de salud del joven previo a quedar expuesto al fuego sobre la parrilla y si por alguna razón pudo haber caído en ésta sin la participación de otras personas.

Mientras tanto, los padres de la víctima solicitaron que se investigue a fondo lo sucedido en este caso, el cual interesó a los gobernadores de Chubut, Mario Das Neves, y de Neuquén, Jorge Sapag, quienes manifestaron su solidaridad con los familiares del joven.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 09:19
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 09:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial