¿Qué es el Couchsurfing?

Las posibilidades de gastar lo mínimo en alojamiento son cada vez más numerosas gracias a Internet y las redes sociales. Una de las opciones más populares es el CouchSurfing. Hace clik y entérate que es!

¡Recibí nuestro Newsletter!
Enterate de promociones, sorteos y los mejores consejos para hacer tus viajes mucho más placenteros y económicos.

El concepto del CouchSurfing es simple: el viajero se une a la página, busca a miembros que vivan en su lugar de destino y les pregunta si se puede alojar con ellos por unos días. Si la respuesta es sí, ya tiene alojamiento gratuito.

En la red de CouchSurfing (literalmente ‘surfeo de sofá’) los amigos no son virtuales, sino de carne y hueso. No es un sitio de citas, sino una plataforma para que los viajeros tengan hospedaje gratuito al tiempo que conocen una cultura desde dentro, alojándose con un lugareño.

Se trata, por tanto, de una organización sin ánimo de lucro -que acepta donaciones-, cuya filosofía es crear “experiencias inspiradoras, divertidas, emocionantes y accesibles que estimulan a la gente a aprender y crecer”. Según explican, “experiencias de este tipo estimulan a la gente a explorar y conectarse con personas y lugares que son diferentes a los que estamos acostumbrados”.

Cómo usar CouchSurfing

Se pueden encontrar couchsurfers (así se llaman sus usuarios) prácticamente en cualquier lugar. La red tiene más de dos millones de miembros, y hay tantos couchsurfers como tipos de personas. Algunos esperan que su invitado les cuente historias sobre su vida y sus viajes, salga con ellos a ver la ciudad y en definitiva pase tiempo con ellos; otros simplemente ofrecen su sofá de manera solidaria y advierten que están ocupados y no pueden ocuparse de nadie. Ninguno espera que los otros usuarios le paguen, aunque siempre agradecen una botella de vino, un souvenir o una receta autóctona del país del invitado.

Cada uno de los miembros tiene una página de perfil en la que habla de sus intereses, dónde están y de lo que tiene que ofrecer a los viajeros y, lo que es más importante, las referencias que les dejan quienes los han conocido a través de este sistema. Eso es lo que hace a CouchSurfing una red muy segura: nadie se une por dinero y, además, todos están sometidos a una continua evaluación.

Para unirse a CouchSurfing sólo hace falta rellenar la solicitud y el perfil en la página. Una ventaja es que ni siquiera se exige que quien busca alojamiento luego tenga que alojar a otros, ni un número mínimo o máximo de usos. Cada cual lo usa según su voluntad.

A la hora de contactar con alguno de los miembros, no sirve de nada hacerlo con dos meses de antelación (poca gente sabe qué estará haciendo en ocho semanas), pero tampoco conviene esperar al último momento. Dependiendo del couchsurfer, entre siete y veinte días es adecuado, aunque también hay usuarios que ofrecen su sofá para emergencias de última hora.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|11:07
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|11:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"