Un año de nuevo periodismo en Mendoza

Hace un año, nadie en Mendoza estaba preparado para hacer un diario como MDZ y pocos lo estaban para leerlo. Un año después seguimos alimentando la misma aspiración: poner al servicio de los mendocinos una herramienta tecnológica extraordinaria al servicio de una mejor calidad de vida para todos los habitantes de esta tierra.

Aquellos que ejercemos esta nueva forma de comunicar en Mendoza estamos cambiando nuestra mirada sobre esta maravillosa profesión y sobre nuestras habituales metodologías de tratar la información, no sin esfuerzo.

A priori, los “paradigmas digitales” nos dictaban algunos preconceptos que aceptamos de buen modo y otros que debimos obviar con la elegancia del caso, porque queríamos hacer algo distinto. La “historia” pedía una redacción acotada, periodistas con experiencia probada en vericuetos virtuales, notas cortas, obviar el periodismo de investigación y el reflexivo, escasa actualización de contenidos y, especialmente, generación de un producto que fuera soporte digital de un medio impreso, para el que se guardaban las noticias más “pesadas” periodísticamente.

Hacer periodismo digital en Argentina, hasta hace poco, era armar la web de un diario de papel, con las mismas “viejas notas” del día anterior que ofrecen los diarios de papel y contratando un par de periodistas para que subieran a lo largo del día algunas pocas notas livianas o urgentes para no “quemar” o “dejar pagando” al diario de papel del día siguiente y para que la versión digital del soporte papel no luciese como “muerta”. Este debate, que actualmente ocupa a los diarios más importantes del mundo, toma postura clara con nuestro proyecto: nosotros llegamos para hacer periodismo aquí y ahora. 

Dice uno de nuestros editores, Walter Gazzo: “La decisión de pasar del papel al digital no fue fácil, pero una vez tomada sentí que me insertaba en el mundo de manera más directa y concreta. El periodismo digital es lo que viene y MDZ me abrió las puertas para empezar a saborear el cotidiano feedback con el lector, a manejar otros tiempos, manteniendo la objetividad periodística necesaria para seguir siendo creíble y confiable. Pasaron muchas cosas durante este primer año ‘digital’ y creo que la conclusión es que no me equivoqué a la hora del cambio. ‘El futuro ya llegó’, dice Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y siento que soy parte de él. ¿Para qué esperar a leer mañana las noticias si podés hacerlo ya? Hoy disfruto de una libertad periodística ideal. Estoy haciendo el diario que quería hacer y eso me pone feliz”.

Esto es lo que MDZ vino a instalar y no sólo por la generación de un producto de comunicación  con cincuenta periodistas en su plantel, sino porque los contenidos ganaron con un aporte fundamental de nuestro diario: la participación de los lectores. Ahora, en Internet, ustedes, los lectores, también son sujetos generadores de contenidos y así la construcción conceptual de la realidad se ha visto enriquecida. 

Nosotros y ustedes, hacemos periodismo “on line”, “en red”, por lo cual ya no se trata de un emisor que le dice algo a un receptor. La unidireccionalidad clásica de los mensajes es impensada para un medio como MDZ, en el que la información y los protagonistas de ella (incluyendo a los periodistas) han dejado de ser “intocables”. Ahora, una noticia no está completa sin el aporte fundamental, responsable, lícito y crítico de los lectores. 

Al mismo tiempo, cambió también el menú expresivo con que contaban los periodistas a la hora de ofrecer información. Dice uno de nuestros fotógrafos, Nacho Gaffuri: “Al desafío, la responsabilidad y el aprendizaje constante, le sumo el impresionante ritmo, la rapidez con que manejamos la información. Ahora, a diferencia de los diarios de papel, si se nos ocurre publicar treinta fotos en una nota, podemos hacerlo hacer lucir una galería de imágenes como la que hizo mi colega Ivana González y, encima agregar videos”.  

En estos primeros meses de vida, fuimos subiendo la apuesta periodística. El diario de los primeros días se fue viendo incesantemente enriquecido hasta lograr la actual oferta que, esperamos, sea un eslabón más hacia el diario que pretendemos para cuando otro año haya pasado y volvamos a hacer balances. 

“Creo que sacudimos periodísticamente a los mendocinos. Hemos ayudado para que la información permanente y certera sea importante más allá del horario de los noticieros. Ahora, en cualquier momento del día se puede conocer el desarrollo de lo que está pasando en Mendoza, el país y el mundo, al instante. Para que esto sea así, trabajamos en nuestro diario”, agrega la editora Viviana García Sotelo.  

Desde MDZ, creemos que las determinaciones editoriales que hemos asumido han sido retribuidas por ustedes con el mayor tesoro que un medio de comunicación puede exhibir: la credibilidad de sus lectores. Hora a hora, hacemos este diario con el afán sin mella de que ustedes confíen en que, en nuestro diario, se dice la verdad a cualquier precio y se la seguirá diciendo.  

Un año después de habernos presentado ante ustedes, podemos decir que nuestro diario ha cumplido con creces con los objetivos que nos planteamos y que nuevos y ambiciosos objetivos nos aguardan. Nosotros, los que trabajamos en este diario, estamos orgullosos de nuestro proyecto profesional y pretendemos que ese orgullo se vea reflejado, hora a hora, en la valoración de ustedes, nuestros lectores. 

Este cumpleaños, entonces, es de ustedes y es nuestro. Felicidades y gracias eternas por confiar y por hacer un periodismo plural y sin condicionamientos de ningún tipo junto a nosotros.

 

Opiniones (7)
19 de septiembre de 2017 | 18:44
8
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 18:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Respecto del pacto Social del que hoy habla nuestro Gobernador para poder dar solución al gran problema que nos aqueja %u201CLA INSEGURIDAD%u201D No me queda claro si todos los habitantes de Mendoza entiendan lo que significa e implica un PACTO SOCIAL, es más, no se si entendemos lo que es una sociedad. Y por qué digo esto, porque observando el comportamiento de muchos, me doy cuenta que la mayoría de nosotros hablamos de la sociedad como si fuera algo que está lejos nuestro. No escucho a nadie hablar de MI SOCIEDAD, como si no perteneciéramos a ella. Cada individuo ve a la sociedad como algo ajeno y que no lo roza, ni su enfermedad lo contagia, es tan así que confundimos sociedad con asociación y pretendemos beneficiarnos con servicios por el sólo hecho del pago de una cuota (llámese impuesto) que inclusive no todos pagamos, reclamando a nuestro administrador (gobierno) que nos de salud, educación, seguridad, etc., etc., etc., como si nos lo hubieran ofrecido en un catálogo de servicios para el consumidor. Mirándolo desde ese punto de vista, o sea como asociación, mi obligación es pagar para que me den lo contratado, si así no lo hiciera el prestador, genera en mí el derecho de peticionar de cualquier manera, inclusive piquetes, cortes de ruta o quemando lo que encuentro para que restablezcan lo prometido. Ahora bien, no vivimos en una ASOCIACIÓN, vivimos en una SOCIEDAD, en donde todos y cada uno somos SOCIOS, que tenemos derechos sí, pero también muchas obligaciones de cumplir, responsablemente el rol que nos toca vivir dentro de ella. Una sociedad se construye con normas que le permiten ordenar sus actuaciones y que el mismo grupo social ha establecido. Está llena de actos voluntarios que cada hombre controla consciente y deliberadamente y de los que es fundamentalmente responsable. El hacer cotidiano de cada individuo tiene consecuencias para el otro, más no nos estamos haciendo cargo de esa consecuencia, la hemos perdido de vista. El %u201Cno me importa%u201D cada vez es más fuerte, de donde deriva el tan mentado %u201Dno te metás%u201D Entonces enrejamos nuestra casa y desde allí encerrados, proferimos toda clase de improperio contra los que están afuera, o sea la sociedad, sin tener en cuenta que nuestra inacción se transforma en una acción inútil, que no contribuye a fortalecer el vínculo con el otro. Amparados en el anonimato cometemos las más variadas faltas, desde la más pequeña hasta las más graves. o Aceptamos que nos vendan cosas robadas con la simple excusa de no perder la oportunidad o porque es más barato y no nos hacemos cargo que nos estamos convirtiendo, con ese acto, en cómplices de los ladrones. o Festejamos alegremente entre amigos o en la oficina, chistes, comentarios y programas de una televisión basura, sin percatarnos que se transforma en malos ejemplos a seguir por todos, incluso los niños. o Limpiamos nuestra casa o la remodelamos y tiramos los residuos donde mejor y más cómodo nos venga, hasta en las acequias, sin ver que contaminamos hasta nuestro propio ambiente. o El comerciante de la esquina vende a escondidas o envuelto en papel de diario alcohol a los menores, total nadie lo ve, pero quizás, otro comerciante igual que él, le esté vendiendo alcohol a su propio hijo sin que él lo sepa. o %u201CAlgunas madres%u201D peleamos con la maestra de nuestro hijo y la gritamos y/o empujamos en público, la ponemos en su lugar, %u201Cporque mi hijo es un santo%u201D, pero dejamos al hijo suelto en la calle, sin tener certeza de lo que hace, para ver la novela o que no nos ensucie la casa. También están aquellas mamás que por tener que trabajar muchas más horas lo dejan al cuidado de otra persona y creen que comprándole todo lo que pida su hijo ya cumplió. Alguien nos dijo que %u201Cvale más calidad que cantidad%u201D, lo que no entendimos es que se trataba de la calidad de las horas que le debíamos dedicar. Y la lista es larga, es más podría escribir un libro con todas ellas; lamentablemente así estamos logrando que éste, nuestro sistema social no esté funcionando. Lentamente vamos perdiendo la ética, esa manera de actuar, coherente, constante y permanente del hombre para llevar a cabo lo bueno. Un código ético, no es algo para imponer. Una persona se conduce de acuerdo a un código de ética porque así lo desea o porque se siente lo bastante civilizada para conducirse de esa forma. Se refiere a una decisión interna y libre y se enorgullece de pensar y actuar así. Entonces cobran sentido la honestidad, el compromiso, la solidaridad, el respeto por el otro y por uno mismo, todos los hermosos valores que alguna vez tuvimos. Hoy en día son tantos los valores materiales que deseamos mantener que dejamos escapar los valores humanos, sin fijarnos que así, en poco tiempo, otro hombre, también sin moral, nos quitará lo material y hasta quizás la vida propia o la de un ser querido. Hablar de valores humanos significa aceptar al hombre como el supremo valor entre todas las realidades humanas, y que no debe supeditarse a ningún otro valor terreno. El clima de incertidumbres, miedo, bronca que hemos creado y hoy nos rodea, no se le escapa a los que manejan la información, porque así venden. Escucho a diario a muchos periodistas y locutores transformarse en opinólogos o pseudo especialistas de todos los temas y más de una vez ni siquiera se toman el trabajo de investigar de lo que hablan, pero su palabra es la entendida aunque sea irresponsable y siempre tienen razón, porque son los que tienen la última palabra, el último análisis y no se puede discutir con ellos. Que fácil que es ser periodista hoy, la tecnología les facilitó todo, cortar y pegar desde internet o hacer programas basados en las líneas públicas o los mensajes de texto, que no representan a toda la sociedad, sino a aquellos fanáticos que ven al periodista como el único que se la juega, aunque para otros miembros de la sociedad no son creibles porque se quieren instalar como políticos sin serlo, sin ninguna experiencia en el hacer y hablan desde su sentido común, muy precario por cierto. No quiero generalizar, pero me cuesta encontrar a los que verdaderamente son profesionales en su ambiente, tampoco los he escuchado hacer una mirada retrospectiva y analizar cual es la responsabilidad que les toca en este pacto social del que se han cansado de hablar y mofarse. La sociedad exige un comportamiento digno de todos los que participan de ella, cada persona se convierte en un promotor de valores, por la manera en que vive y se conduce y más aún, los que nos conducen, que en más de una oportunidad los mueve solamente lo mezquino de su propio yo o el de su partido político y no comprendió que ésta es una tarea conjunta, en donde deben poner al servicio de la comunidad lo mejor de sus ideas, fomentando la mutua cooperación con aquel que circunstancialmente hoy está a la cabeza. El monstruo que hemos creado hoy nos asusta, no sabemos como pararlo, pero con nuestra actitud de no compromiso lo seguimos alimentando, y nos organizamos desorganizadamente para pedir que el gobierno nos ayude y cuando no puede poner un policía en cada casa, los insultamos, les decimos vagos, corruptos y todo lo que la memoria y las palabras pueden significar en ese sentido, y es cierto habrá muchos que lo son, pero también los hay honestos y responsables como en todos los sectores de mi comunidad. Yo me pregunto: ¿Sólo ellos son responsables de lo que nos pasa? ¿Qué piensan las familias de aquellos delincuentes que viven fuera de las normas de convivencia, de las leyes que nos ordenan? ¿Nunca se dieron cuenta que en su seno familiar había uno o más integrantes que obraban de mala manera? ¿Dónde estaba ese papá o mamá o familiar que debía velar por su %u201Cpequeña comunidad familiar%u201D, estando atento a horarios, amistades y comportamientos? Reclamamos conciencia de todos, pero ¿tenemos conciencia de lo que nosotros generamos? No podemos seguir cargando de culpas a todos en general, incluido el gobierno, sin ver que cada uno de los actores (socios) debe construirla día a día con su propio comportamiento. Comencemos a hablar de %u201Cnuestra comunidad%u201D o de %u201Cmi sociedad%u201D , quizás de esta manera, respetemos al otro como persona y encontremos juntos el camino que nos lleve a reconstruir la Mendoza sin violencia que alguna vez vivimos y nos merecemos. MARIA ANGÉLICA BARRERA D.N.I. Nº 11.264.661
    7
  2. Les mando mis Felicitaciones, realmente son un espacio en donde uno se puede expresar libremente. Son los receptores de la gente que se quiere expresar. Su caracteristica más importante para mi ha sido la "libre expresión" tanto desde el medio como de todos los que escribimos y opinamos. Les mando un saludo enorme.
    6
  3. ....a Marcelo Padilla en la foto, qué pasó???
    5
  4. En realidad, amigos de MDZ, el diario decepciona. Ulises, cada vez más comprometido con sus patrones. Menos independiente como se quieren mostrar. Es una pena. Tirar tantos años de compromiso con los más débiles para terminar haciendo el trabajo sucio para "los de siempre". Hay cosas y columnistas que valen la pena, pero como sucede con el resto de los diarios, a todo hay que tomarlo con pinzas. Una posibilidad más que se nos va. Pero estamos acostumbrados!.
    4
  5. Comparto la opinión de UN MENDOCINO. Efectivamente, por momentos parece que las únicas notas que publican son las notas ANTIJAQUE, ANTICRISTINA, ANTIKIRCHNER,ETC. Daría la impresión, pues rebasa lo evidente, que algunos de los integrantes del equipo muestran un diario tendencioso perjudicándolo en definitiva. Me he dado cuenta de ello, puesto que mi opinión ha sido siempre muy objetiva, imparcial y fuera de toda pasión política, sin embargo, aún utilizando términos respetuosos, en algunas ocasiones (no siempre) NO HAN SIDO PUBLICADAS MIS NOTAS. De terminar de confirmar dicho proceder en futuros artículos, lamentablemente se perjudicará MDZ, pués no contarán con mi colaboración gratuita. Por ahora sólo deseo felicitarlos y decirles que continúen con este mecanismo que llevado a cabo con imparcialidad y en un marco de respeto PUEDE CONTRIBUIR A MEJORAR LA CALIDAD DE NUESTROS POLÍTICOS Y GOBERNANTES, REFORZANDO POR ENDE LA DEMOCRACIA.
    3
  6. Felicito al personal de Mdzol.com por este año de labor y a la vez pedirles que antes de colgar una noticia chequeén su fuente como así cuelguen las opiniones de los lectores, ya que en varios oportunidades no fueron publicadas. Recuerden que el hecho de pensar diferente a ustedes tambien ayuda a informar con responsabilidad. Felicitaciones..!!! P.d: Saludos a L. Otamendi..
    2
  7. DESDE MI HUMILDE Y LUGAR. EN REALIDAD NO SE CUÁL ES MI LUGAR ,POR ENDE NO SE PORQUE LO DEFINO COMO HUMILDE. BRINDO POR ESTE AÑO QUE CUMPLEN Y POR EL APOYO CONSTANTE E INCONDICIONAL A LOS ARTISTAS MENDOCINOS. UN BESO ENORME!!! LA TANA
    1
En Imágenes