¿Por qué siempre se termina borracho en las fiestas del trabajo?

De acuerdo con un estudio, este podría ser un efecto netamente psicológico, relacionado con la familiaridad que percibimos del lugar en donde bebemos.

 Por distintas razones, el alcohol ejerce siempre distintos efectos sobre nuestro cuerpo o, dicho de otra manera, una borrachera no es siempre la misma. En términos generales y por experiencia, sabemos que en casi todas las ocasiones se trata de una suma de factores que vuelven distinta cada una de nuestras experiencias con el alcohol. A veces es el estado de ánimo con que comenzamos a beber, otras las personas que nos acompañan, también la bebida elegida o el momento de nuestra vida en que nos encontramos.

Hay, sin embargo, una situación que más o menos invariablemente hace que todos los involucrados se embriaguen pronto y de manera casi inesperada: las fiestas de la oficina. Al parecer existe un extraño imán en estas reuniones por el cual uno puede beber apenas un par de cervezas y sin embargo sentir el efecto del doble o el triple de esa dosis. ¿Por qué sucede esto?

De acuerdo con un estudio realizado por científicos de la Universidad de Birmingham, en Inglaterra, este podría ser un efecto netamente psicológico, relacionado con la familiaridad que percibimos del lugar en donde bebemos.

El estudio consistió en hacer que 24 voluntarios consumieran alcohol en el mismo sitio con el objetivo de crear una “tolerancia al ambiente” respecto a dicho punto. Después, en una segunda fase de la prueba, esas mismas personas fueron llevadas a beber a otro sitio. En ambos casos los científicos midieron la tolerancia al alcohol experimentada por los voluntarios.

Entre los resultados observados, los investigadores notaron que la tolerancia al alcohol era al menos dos veces mayor en un entorno conocido en comparación con uno desconocido, lo cual se traduce en un efecto más fuerte de las bebidas embriagantes cuando nos encontramos en lugares o situaciones que nos son poco familiares. En el caso de las fiestas de la oficina, por ejemplo, se trata de personas que si bien conocemos y tratamos cotidianamente, no por ello las percibimos como cercanas, lo mismo que el propio lugar de trabajo.

Así que ahora ya lo sabes. Aunque te parezca extraño, quizá baste con que bebas una o dos cervezas cuando de una reunión de trabajo se trate, al menos si no quieres terminar gritoneando que mereces el puesto de tu jefe.

Fuente: http://pijamasurf.com/

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|23:29
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|23:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic