Deportes

Chacón: "La medalla me abrió puertas"

Manos picantes, con pimienta. Mente fría y mirada fija para perforar la humanidad del rival. Talento innato e inteligencia para saber qué hacer en una secuencia de segundos desgastantes para una persona normal.

Factores necesarios para sobresalir en un deporte tan frívolo y duro como el boxeo. Factores infaltables a la hora de forjar el destino de un verdadero campeón. Un mendocino, hace más de una década, descubrió que tenía parte de estos "requisitos".

De las Heras para el Mundo. De nombre Pablo. De apellido Chacón. De apodo Rifle, Relámpago o Boom Boom. Lo mismo da. Nada altera la huella que este diminuto boxeador forjó para el deporte mendocino y nacional, que años más tarde lo verían como Campeón Mundial de la AMB.

Pero ese  es otro capítulo. El de hoy cuenta sus hazañas en los Juegos Olímpicos de Estados Unidos, de Atlanta, en 1996.

Julio Pablo Chacón, luego de varios años de remarla, de diagramar un horizonte, se encontró con la posibilidad de defender los colores de Argentina en los Juegos Olímpicos y de abrazar la gloria.

Emocionado, orgulloso, doce años después, Pablo sigue ostentando el honor de ser el último boxeador argentino en conseguir ese objetivo que lo enorgullece, pero a la vez le preocupa, ya que a su entender, el boxeo en la Argentina no ha crecido en los últimos años.

A horas de iniciarse una nueva edición de los Juegos Olímpicos, MDZ quiso contactar al boxeador lasherino para saber sus sensaciones luego de más de una década en la que ninguno ha podido emular su gesta y éste se desprende de una extensa conversación.

- ¿Qué recuerdos te quedaron de aquellos Juegos Olímpicos donde alcanzaste la medalla de bronce?

- Ha pasado el tiempo y me sigue trayendo gratos recuerdos, nostalgias, mucha alegría. Esa medalla ha dejado su marca importante e imborrable en mi vida.

- ¿Cómo fueron los momentos previos, la concentración y la vida en la Villa Olímpica?

- En realidad, todo esto para llegar  a los Juegos Olímpicos significó un proceso de 4 años. Con 17 años, en 1993, fui a dos Campeonatos Argentinos disputados en Buenos Aires. Tuve una muy buena actuación.

En el primero, en marzo de ese año, perdí en la semifinal con Remigio Molina que ya había estado en los Juegos anteriores. A los dos meses voy a otro Argentino y llego a la final, otra vez con el mismo boxeador. Él decide dejar el amateurismo, se hace profesional, queda la plaza vacante y me convocan a la selección. 

A partir de esa fecha hasta 1996 estuve defendiendo los colores de mi país, viajando permanentemente a torneos internacionales y ganando experiencia con el objetivo de llegar al preolímpico en Buenos Aires. En Marzo de 1996 llego a ese objetivo, luego de prepararme dos meses en Cuba y consigo el campeonato.

- ¿Y llegaron los Juegos luego de tanto sacrificio?

- Exacto. Aunque previamente y luego de lograr la clasificación voy a Brasil, a dos torneos en Cuba y un par de certámenes más antes de llegar a los Juegos Olímpicos. En el balance del amateurismo y en ese interín, recuerdo que hice 63 peleas y perdí 9, dos con Molina y las otras siete internacionalmente. 

Desde el momento que clasifiqué ya me sentía en los Juegos. Fueron meses previos extraordinarios, con mucha esperanza de por medio, con ilusiones por representar muy bien a mi país y llegó el momento de competir donde sabemos finalmente que terminó sucediendo, haciendo historia en el boxeo. Gracias a Dios salió todo perfecto.

- ¿Y la convivencia en la Villa, como se terminó dando?

- Muy lindo, aunque recuerdo también que hubo un atentado terrorisita en un shopping cerca del lugar donde estábamos. Todos tuvimos miedo y era obvio, pero no ocurrió nada y seguimos el curso normal de la competencia. La experiencia es hermosa y para describirlo fehacientemente hay que vivirlo. 

Las palabras no alcanzan, es algo irrepetible, estás con los mejores del mundo en sus especialidades. Yo tuve la suerte de haber conocido a Mike Tyson, a Oscar de La Hoya, que visitaban la Villa, otro gigante como Leonard.  O por ejemplo como era en Estados Unidos, en Atlanta, conocer estrellas de cine como Stallone o grandes músicos como Madonna, grandes personalidades de todos los tiempos.  Ah, y me olvidaba de los genios de la NBA, que estaban todos. Lo único que lamento es no haber tenido una cámara par sacarme fotos con todos. En esa época no tenía ni para comprarme un chicle (risas), pero el recuerdo lo tengo por siempre.

- ¿Hiciste amistades en esos juegos, con deportistas argentinos por ejemplo?

- No, conocí a todos, los veía diariamente. Los únicos que no estaban en la Villa eran los jugadores de fútbol, pero en algún momento pasaron por ahí. Fueron Crespo, Ortega, Gallardo, Ayala, todos ya consagrados.

- ¿Cómo fue el primer combate, el inicio de la competencia?

- El primer combate fue con un boxeador de las Islas Mauritanias, el otro creo que era de Europa, y después viene el húngaro Nhagy. Con esa pelea me gano el pase a la semifinal y me aseguro la medalla de bronce. Luego llega esa instancia con el tailandés, donde pierdo, y después él sale campeón.  La otra semifinal la hacen, un búlgaro que era el campeón olímpico en Barcelona y un estadounidense.



- ¿Cómo te afectó no haber llegado a la final?

- No, nada de tristeza. Sólo cuando perdí la semifinal por un ratito. Pero cuando me entregaron la medalla se acabó todo, era el tipo más feliz del mundo por todo lo que significaba. Es más, dos días antes, cuando sabía que ya era mía, estaba loco de contento, un festejo desenfrenado.

- ¿Eras conciente de lo que generabas en Mendoza con ese logro?

- No, no para nada. Siempre digo que yo nunca fui conciente de lo que generaba. Fue algo parecido a lo que significó mis comienzos. Con 13 años empecé porque mi papá había sido boxeador, él era mi espejo, pero no sabía nada de nada de lo que era pelear. Luego con el paso del tiempo y los entrenamientos entendí muchas cosas.  Mi ídolo era mi viejo y nadie más, yo veía las fotos y me emocionaba, sólo por él fui boxeador.

- El paso del tiempo te tiene como el último boxeador ganador de una medalla. ¿Que opinión te merece eso?

- No estoy orgulloso de ser el último, esa es la realidad. Me gustaría que en todos los Juegos obtuviéramos medallas, porque eso le hace falta al boxeo, tener talentos y lamentablemente no es así. Hace un par de días hablé con Maderna, que es el único que nos representará en este deporte, para desearle mucha suerte y decirle que estoy orgulloso de haber logrado una medalla, pero quisiera que él fuera el último.

- ¿Te piden consejos los boxeadores que afrontan este tipo de desafíos?

- No, yo siempre digo lo que siento, sólo los visito y cuento mis experiencias, nada más. No soy quien para dar consejos.

- ¿Una anécdota, una imagen de aquellos Juegos Olímpicos?

- No se si es una anécdota, pero fue algo que me causó mucha alegría. Es que salgo un día de la Villa Olímpica, había estado Arnold Schwarzenegger en el comedor donde almorzábamos. Yo a la hora salgo solo a caminar  y veo que él pasa en una camioneta toda negra. Para mí era “Terminador”, eso pensé cuando se paró en los semáforos, ahí a dos metros mío. Me quedé petrificado. Entonces le grito: “Arnold, Arnold, Argentina, Maradona”. Me dijo ven, me acerqué y le dí la mano. Eso para mí fue lo máximo, él siempre fue un tipo que veía por televisión y me sorprendía lo que hacía.

- ¿Una sensación final de aquella obtención?

- La medalla olímpica me abrió las puertas al mundo para que me conociera la gente, para llenar estadios, para tener oportunidades de progresar. Me dio todo. Si no hubiese sido por eso, quizás nunca habría alcanzado a ser campeón mundial, porque son otros los intereses, porque es más lenta la carrera, no se abren fácilmente las puertas. Uno va a un Juego Olímpico a representar a tu país, vas sólo por eso, por el amor a la camiseta. Vas sin plata de por medio, no hay dinero en juego.

¿Qué sentís?
1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%Satisfacción1%Esperanza1%Bronca1%Tristeza1%Incertidumbre1%Indiferencia
Opiniones (8)
5 de Diciembre de 2016|17:38
9
ERROR
5 de Diciembre de 2016|17:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que linda historia de vida. Da gusto ver a una persona triunfar en la vida y da gusto ver que también nunca olvida sus orígenes. Felicito al periodista ya que supo sacar de Pablo algo que muy pocos logran , pero por sobre todas las cosas felicito a Pablo por todo lo que le brindó a Mendoza. Me siento orgulloso y la verdad que el hecho de poder verlo y escucharlo en un lugar tan lejano conmo Ciudad de México es algo que me pone muy contento. Vamos Las Heras, Vamos Mendoza, Vamos Argentina. Gracias MDZ por mantenerme informado. Saludos a la familia Gonález de calle Olascoaga.
    8
  2. Grosso, sos un verdader0 ídolo. Esta muy bueno lo que dice y ojalá muchos tomaran en cuenta sus palabras para levantar un deporte tan lindo y noble como lo es el boxeo. Los feleicito por la escelente noya y por la brillante cobertura de los juegos olímpicos.
    7
  3. La nota ha pablito me parece excelentelo que dice en el video y lo que comprendo al leer es una persona de gran humildad...Ojala hubieran juegos mas segidos para que se reconozca lo que estos deportista hicieron por elpaís..Lo felicito por la gran nota..
    6
  4. Chacón es un verdadero campeón de raza. hay que apoyarlo. Lo que dice en el video tiene razon. hay que tener planificación para mejorar. Ojalá alguien lo escuche. Muy buen acobcertura de los Juegos. Los felicito. Sigan así. Les escribo desde Punta Arenas, Chile y los leo todos los días.
    5
  5. Pablito es un verdadero ídolo e ícono del deporte mendocino. Lo que dice en el video es genial. Más allá que el periodista dice que fue el último mendoino en ganar una medala (fue Digiacomo) es excelente la nota. La verdad que leerlo a miles de kilómetros de distancia es algo que me omociona y mucho. Es para coleccionarla.
    4
  6. Buena nota. Esto no se lo dijo a nadie. Creo que Pablo es un verdadero referente del Boxeo mendocino y nacional. Muy buena idea de recordar a un verdadero grande.Los felicito por la iniciativba.
    3
  7. Pablo Chacón sos todo un ídolo porque desde abajo llegaste a lo alto.....gran campeón mendocino...gracias a ustedes por no olvidarse de los grandes chiquitos...bien márquez...
    2
  8. Que buena iniciativa que se acuerden de personas que hicieron grande al deporte mendocino....Felicitaciones por la nota....
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016