Deportes

Con fallo en contra, Messi, Diego y Rafinha serán olímpicos

Aunque el fallo de la Corte Arbitral del Deporte fue a favor de los clubes que no querían ceder a los futbolistas para los JJOO, los jugadores en conflicto estarán en Beijing.

Lionel Messi, Diego y Rafinha vivirán mañana su debut olímpico tras un día de tensiones, marchas y contramarchas que nunca olvidarán.

La Corte Arbitral del Deporte (CAS) falló a favor de los clubes europeos en la disputa con Brasil y Argentina, pero con el torneo comenzando mañana, la resolución tuvo relativos efectos prácticos. Tan pocos, que Messi decidió quedarse, el Werder Bremen le dio la autorización a Diego para jugar en China y Rafinha también permanecerá en los Juegos.

"Los clubes tienen el derecho a recuperar a los jugadores, pero, a su vez, los comités olímpicos nacionales tienen el derecho de convocarlos. No hay prohibición de que los convoquen. Si los jugadores quieren quedarse aunque los clubes los reclamen, los partidos de los Juegos Olímpicos seguirán siendo válidos", explicó a la agencia dpa Matthieu Reeb, secretario general de la CAS.

La reacción argentina fue casi inmediata. "Messi va a jugar todos los Juegos Olímpicos para Argentina. Se va quedar todo el torneo. Yo hablé con él y él me dijo eso", aseguró el entrenador de la selección argentina de fútbol, Sergio Batista, que busca defender el oro conquistado en Atenas 2004.

Poco después habló el Werder Bremen. "El fallo confirma que tenemos razón", dijo el director deportivo, Klaus Allofs.

Pero Diego seguirá en China. "Por el tiempo transcurrido, en este caso ya no habrá ninguna parte que salga contenta, ya que estamos ante una situación insólita, en la que debemos decidir si hacemos regresar a Diego de China, cuando falta apenas un día para que empiece el torneo olímpico y tres para el inicio de la temporada oficial en Alemania", dijo el subcampeón alemán en un comunicado.

Tanto el Bremen como el Schalke condicionaron la permanencia de los jugadores a que se los asegure ante eventuales lesiones en el torneo olímpico.

Por su parte, el Barcelona esperará a una conversación entre Messi y Josep Guardiola, técnico del equipo, para decidir si finalmente ordena al argentino abandonar los Juegos Olímpicos o si concede el permiso para que el punta permanezca con su selección.

El Barcelona está en Nueva York, donde hoy disputará un partido amistoso con el New York Red Bulls como parte final de una gira por Estados Unidos. Al término del encuentro, regresa a España.

La FIFA había determinado la semana pasada la obligatoriedad del Barcelona, Werder Bremen y Schalke 04 de ceder a Messi, Diego y Rafinha, todos jugadores sub 23, a las federaciones argentina y brasileña.

La CAS, que determinó que no hay "base legal" para que se exija a los clubes la liberación de los jugadores Sub 23, apeló a "la buena voluntad y el sentido común de la FIFA y los clubes para encontrar una solución razonable".

La última instancia de arbitraje deportivo incluyó además en su fallo una constatación demoledora para la FIFA: "No existe decisión específica alguna del comité ejecutivo de la FIFA estableciendo la obligatoriedad de los clubes de liberar a los jugadores Sub 23 para este torneo".

La FIFA reaccionó de inmediato mediante un comunicado en el que se cita a su presidente, Joseph Blatter.

"La FIFA está sorprendida y desilusionada por la decisión, pero la respeta. De todos modos apelo a los clubes: ¡Permitan a sus jugadores participar en los Juegos Olímpicos! Sería un acto de solidaridad en perfecta armonía con el espíritu olímpico".

El COI, impotente, sólo acertó a expresar su lamento por boca del Gilbert Felli, director de los Juegos Olímpicos.

"Estoy triste por los deportistas, están aquí soñando con los Juegos".

Argentina y Brasil debutan mañana en el torneo olímpico. Los albicelestes enfrentarán a Costa de Marfil en Shanghai, en tanto que los verdeamarillos se medirán a Bélgica en Shenyang.

Reeb pronosticó apenas se conoció el fallo que los jugadores se quedarían en China y disputarán el torneo olímpico con sus países.

"Esta es la típica situación de replanteo contractual entre clubes y jugadores. Ahora habrá seguramente una discusión entre los clubes y los jugadores para plantear nuevas condiciones de contrato, quizás que no se les pague durante su presencia en los Juegos".

El secretario general de la CAS admitió a dpa que los clubes estarían habilitados para iniciar un nuevo proceso ante la FIFA en caso de que los jugadores decidiesen quedarse en China.

"Pueden hacerlo, claro, porque los jugadores estarían incumpliendo sus contratos".

Pero Reeb no lo ve probable. "No hay tiempo ahora para iniciar algo así". Y así fue. Las consecuencias del caso quedarán para más adelante, porque lo importante ahora para los jugadores es el torneo olímpico.

La resolución de la CAS, emitida tras una audiencia celebrada el miércoles en Zúrich, es un triunfo importante para los clubes, que a partir de ahora podrán exhibir un respaldo legal en un asunto desde siempre ambiguo. Blatter ya anunció el lunes que la FIFA rediscutirá el tema tras los Juegos.
En Imágenes