Qué es un hotel boutique y cómo reconocerlo

¿Cuál es la diferencia y cuáles los servicios que distinguen a este tipo de establecimientos? En la nota, enterate cómo reconocerlos y por qué en Mendoza esta es la tendencia que crece en hotelería.

¡Recibí nuestro Newsletter!
Enterate de promociones, sorteos y los mejores consejos para hacer tus viajes mucho más placenteros y económicos.

En la actualidad las personas conocen perfectamente lo que quieren recibir y son consumidores mucho más cultos que exigen calidad en la atención en los lugares que visitan y buscan, por sobre todas las cosas, que sus experiencias les revele una emoción: esto es exactamente lo que otorga y significa una experiencia “Boutique”. Se trata de la tendencia que han elegido la mayoría de las bodegas mendocinas para ofrecer alojamiento y días colmados de sensaciones maravillosas.

 El hotel boutique es un concepto de hotel que se creó en los años 1980 y que está caracterizado por una particular ubicación, servicio y diseño. 

 Emergieron en los años 1980 en Nueva York, pero su expansión definitiva se produjo a finales de los años 1990. Este tipo de hotel ocupó el hueco dejado por las grandes cadenas de hoteles cuyos establecimientos seguían un determinado estándar. El hotel boutique, en contraposición, busca un estilo y carácter propio. 

Características que definen un hotel boutique:

  • La localización urbana: suelen estar situados en las grandes urbes y principalmente en sus barrios más dinámicos y de compras... aunque en el caso de Mendoza, la particularidad es que se ubican en lugares cercanos o insertos en la ruta del vino.
  • La arquitectura y el diseño: tienen una arquitectura propia, un diseño elegante y cuidado y, a menudo, temático. El ambiente y la decoración buscan proporcionar un ambiente íntimo.
  • El servicio personalizado: buscan adelantarse al deseo del cliente, a quien se considera un invitado.

La revista enRoute los describe así: «Todo aquel establecimiento con un ambiente moderno, un servicio personalizado y un diseño sofisticado para los viajeros más exigentes. Son generalmente independiente de las grandes cadenas de hoteles y suelen tener menos de 120 habitaciones, ofrecen la experiencia de una estancia relajante en un ambiente íntimo (incluso para los viajes de negocios).

"Lo que se presta no solo es un servicio sino una emoción que lleva todo un esfuerzo y un backstage por detrás. Hay que tener en cuenta la historia de la construcción en la que se encuentra ubicado, el barrio, el entorno y por sobre todas las cosas un respeto único por el trato absolutamente personalizado. Las personas no quieren sentirse un número de habitación o un cliente más, quieren sentirse que el lugar las reconoce, que quienes trabajan ahí son sus amigos y sentirse parte de la casa. Esta es sin lugar a dudas la gran diferencia entre un hotel boutique y las grandes cadenas hoteleras", explican desde la web hotelboutiquenews.com.

 

¿Qué sentís?
50%Satisfacción10%Esperanza10%Bronca10%Tristeza10%Incertidumbre10%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|09:18
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|09:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"