Deportes

Río 2016: preocupación por enfermedad equina

Este año detectaron una grave enfermedad cerca de las instalaciones olímpicas y las autoridades aseguran que está controlada.

Una serie de eventos de prueba para las competencias ecuestres de los Juegos Olímpicos de 2016 inició en Río de Janeiro el jueves, luego de un brote de muermo, enfermedad altamente contagiosa y mortal.

Las autoridades insisten en que la enfermedad, que fue detectada este año entre los caballos en un establo cerca del Centro Ecuestre Olímpico de Río y que también puede ser transmitida al hombre, no representa una amenaza a los caballos o los jinetes.

Los detalles sobre el brote en el complejo militar Deodoro, una región en crecimiento en el norte de Río que también cuenta con instalaciones para otras disciplinas olímpicas, permanecen turbios.

En abril, una caballo en el establo de Deodoro dio positivo por la enfermedad, y los resultados de las pruebas a otros animales no dieron resultados concluyentes, informó un funcionario del Ministerio de Agricultura que se negó a proporcionar su nombre respetando la política del Ministerio.

El brote de Río se registró tras el diagnóstico de otro caso este año en el vecino estado de Espíritu Santo. Se creía que ese caballo, que fue sacrificado, había participado en una competencia en el complejo Deodoro, de acuerdo con el funcionario, que no pudo ofrecer más detalles.

Los caballos enfermos han sido puestos en cuarentena en el estado de Sao Paulo, y centenares de otros animales que llegaron a estar en establos de Deodoro han sido trasladados a otros sitios, dijo Mario Andrada, un vocero del comité organizador local.

Los otros animales han dado negativo por muermo, si bien se les sigue sometiendo a pruebas mensualmente, y los resultados son enviados a un laboratorio en Alemania para ser analizados, agregó.

Ningún caballo ha sido enviado del extranjero para participar en los eventos de prueba, que culminarán el domingo en Deodoro.

El muermo ha sido detectado desde la antigüedad, y fue usado como arma biológica durante la Primera Guerra Mundial para atacar a los caballos de guerra y, en menor grado, a sus jinetes. El contagio entre humanos es extremadamente inusual.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|03:38
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|03:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic