"Oveja negra": tres años comunicando la libertad de ideas

La revista escrita por los internos del penal cumple su tercer aniversario y lo celebrará el próximo viernes en el Complejo San Felipe. Aunque al principio la edición nació como un espacio de denuncia y crítica, luego se apostó por contar experiencias positivas. La publicación es trimestral y el financiamiento proviene de diferentes organizaciones.

Cumplir tres años editando una revista no es poca cosa y, sobre todo, cuando quienes la hacen están privados de la libertad y entre los pocos derechos que les quedan, al menos, está el de la expresión. Esto es lo que el próximo viernes celebra la revista “Oveja Negra”, una edición realizada por internos del Complejo San Felipe de la Penitenciaría de Mendoza.

Con publicación trimestral, “Oveja negra” ya lleva 12 números editados y el primero salió a la calle el 20 de julio de 2005. En aquellas épocas se trató de un espacio de denuncia y crítica de “las cosas que no están bien”. Ahora, buscan contar experiencias positivas.  ¿Quiénes son los que buscan? Los alumnos del CEBA 3-122 Algarrobo Telteca, que funciona en la cárcel ubicada en Boulogne Sur Mer 1890 de Ciudad.

Con todo lo que hace pensar adrede la frase “oveja negra”, se tituló este pequeño –pero ambicioso- proyecto del responsable del taller de Comunicación del CEBA, el licenciado Mauricio Martínez. Diferentes formatos, papel de distinto gramaje, textos sencillos pasaron a convertirse en una publicación con tapa e interiores a color, un “lujo” gracias al aporte del SUTE, la Facultad de Ciencias Políticas de la UNCUyo, el Ministerio de Desarrollo, el Plan Provincial de Adicciones y la Dirección de la Penitenciaría.

Todo fue posible gracias a estas instituciones, pero también el proyecto se hizo en conjunto con otra revista –hecha por “pibes”- que da espacio a aquellos que la sociedad margina. Nos referimos a “Donde Topa”, la cual recibe financiación de la Secretaría de la Cultura de la Nación por su aporte al desarrollo comunitario.

Medio libre de los privados de la libertad

Más allá del festejo que se hará el viernes a las 11 en el módulo 12 B de la Unidad Penal y que contará con la actuación de la murga “El Remolino”, “el logro es que estamos conteniendo los chicos como no se hacía antes”, expresa agradecido Mauricio Martínez, iniciador de este atrevido emprendimiento para dar expresión a los que –por elección o porque no conocieron otro modo de actuar- perdieron la libertad.

Martínez pasó de un instituto de enseñanza de inglés a educar en la cárcel: “Lo tomé como una prioridad. Fue mi experiencia dentro de la cárcel y me lo tomé con humor”, dice desinhibido porque sabe que la única manera para establecer un vínculo con un interno es buscando, en un primer momento, “no sabiendo porque está ahí” e, inmediatamente, revela su fórmula señalando que, con el interno se acuerda: “nos conocemos de acá para adelante”.

El comunicador recuerda la fecha en que surgió la revista. Más allá de que el primer número salió en un “Día del amigo”, el contexto era otro: “Pérez Botti había asumido (como director del penal) el día anterior y los internos hicieron un motín. Mientras, yo caía con 200 revistas para repartir en mi mochila”, rememora con ironía.

Esos números habían sido publicados gracias a la actividad de 10 chicos del Complejo San Felipe, que reúne los que tienen entre 18 y 21 años. En el 2008, Martínez trabaja con 24 muchachos, divididos en tres módulos según la conducta de cada grupo.

Si bien la primera intención de la DGE con los talleres de ocio, como el de Comunicación, era incorporar a los jóvenes adultos al sistema educativo no formal, hoy toda la comunidad educativa del CEBA sabe que más que enseñar, lo que están dando es contención.

Los editores de  “Oveja negra” ya saben que han llegado a más de lo que esperaban, pero aún tienen proyectos latentes, uno de ellos es “tener la radio –explica Martínez-. Más allá de la palabra escrita, estoy convencido de que la voz llega más”. Sin embargo, hay otra aspiración relacionada con la gráfica: sumar más personas privadas de la libertad a un medio libre e independiente para expresarse.

El comunicador hace hincapié que está “mirada diferente tiene acceso gratis” y que la revista puede obtenerse próximamente en el kiosco ubicado en San Martín y Garibaldi de Ciudad. Por último, Martínez reflexiona que cuando “logremos más aceptación de las autoridades y de la sociedad, nuestra tarea estará concluida”. Objetivo difícil de lograr, pero no imposible.
Opiniones (0)
14 de diciembre de 2017 | 16:29
1
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 16:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho