Quincho MDZ

Un quincho político para cortar la semana

Tres perlitas y un chisme malicioso que dejan tela para cortar a mitad de semana, a poco de las elecciones nacionales del domingo.

El mudo testigo de una jugada fallida

Cartel Carlos Aguinaga en nudo vial


El peronismo mendocino no termina de aceptar que perdió por sí mismo las últimas elecciones. El discurso que impera, aun entre diversas vertientes que quedaron muy enfrentadas entre sí en la repartija de culpas por la derrota, es que "no ganaron". Y no lo hicieron, argumentan, porque no consiguieron que un tercer partido, por ejemplo el PD, jugara fuerte en contra de la UCR y les permitiera a ellos pasar por el medio.

El análisis es insólito, pero está en distintas versiones según quien lo ejecute. El primero en hacerlo fue el gobernador Francisco Pérez, tratando de desembarazarse de las culpas de la derrota. Y se sustenta en reconocer que no buscan el mérito propio, sino ganar a cómo dé lugar.

Luis Rosales   03

Luis Rosales.

Así lo consiguieron cuando, con la ayuda del multioperador Juan Carlos Mazzón, lograron "montar" a candidatos morruchos a la gobernación que les abrieron las puertas al triunfo. Fue el caso de Roberto Iglesias, escindido de la UCR, que impidió que César Biffi accediera a la gobernación y entronizó a Celso Jaque. Y volvió a pasar con el inusitado retorno a la provincia del periodista Luis Rosales, que le abrió paso a Paco Pérez.

En la última elección provincial la jugada les salió mal. Apareció otro demócrata predispuesto a la jugada, Alberto Aguinaga, pero no lo votó ni la familia. El Partido Demócrata no lo acompañó y se aferró a Macri y Cornejo y, por lo tanto, el veterano dirigente no cumplió con la función que, según dijo Matías Roby a MDZ, le encomendó Mazzón: impedir que Cornejo ganara quitándole votos. No superó las PASO y la historia fue otra.

Como prueba de ello queda un inmenso cartel en el Nudo Costanera: "Aguinaga Gobernador"...

El macrista al que miran de reojo

Gustavo Cairo   INTERIOR

Tras el chasco de los legisladores, que exageraron cuando se les cuestionó que aceptaran el 35% de aumento en lugar de ofrecer un gesto y disminuirlo de acuerdo al índice inflacionario, todos corrieron a diferenciarse. Radicales y peronistas se llevaron la peor parte. Los radicales fueron compelidos por el hombre de Cornejo en la Legislatura, Martín Kerchner, a recular rápidamente para no dejar mal parado al futuro gobierno, el que denunció la falta de criterio de la Administración Pérez en la negociación paritaria. Crujierona pleno las estructuras legislativas de los radicales, justo cuando ya habían embolsado dos meses de aumento y una cuota del retroactivo.

En un peronismo que todavía no salda las cuentas de la última derrota- todo fue peor: se mataron en discusiones. Y mientras la jefa del bloque de Diputados salía en MDZ Radio proponiendo una nueva Ley de Sueldos, desde adentro la desautorizaban e, inclusive, con ella en el aire de la radio con MArcelo Arce, llegó un comunicado del presidente de la Cámara, Jorge Tanús, levantando la conferencia de prensa que la legisladora estaba anunciando. Un papelón.

Pero el que originó miradas de reojo y no mucho más, porque están todos trabajando en la campaña, fue el macrista Gustavo Cairo. Es que rápidamente salió a proponer que "la gente pida a qué entidad le dono mi aumento de dieta", en una actitud que muchos de sus copartidarios murmuraron como "desprolija" o al menos "figurona", cuando no "un manotazo de ahogado". Lo que pasa es que justamente Cairo es el presidente del PRO en Mendoza.

La bronca con Armagnague

Presentacion lista Armagnague 02

Los radicales de Guaymallén, victoriosos, no lo quieren dejar pasar. Sostienen que Fernando Armagnague, que se presenta a las elecciones del domingo con una lista como precandidato a diputado nacional apoyado, también, por Julio Cobos, respaldó a "La Cooperativa" de concejales de la UCR que se escudó en el peronista Luis Lobos y en contra de Marcelino Iglesias.

A tal punto llega la calentura que se cruzan las llamadas para "verificar" que nadie se distraiga y lo vote. La gente de Enrique Vaquié y Luis Borsani (segundo y tercero de la lista que encabeza Susana Balbo) está a full con la campaña, preocupados porque, en definitiva, Armagnague es un histórico que arrastra a muchos radicales tradicionales con su sola presencia, aunque nunca gana.

"Ya le ganamos a Lobos y a esos radicales, juntos. Ahora, hay que dar la cara con seriedad para terminar con la hipocresía", dijo uno de los militantes por teléfono, tratando de consolidar el triunfo municipal de junio.

El concejal Campari

Wginbassa

Se dice el pecado, pero no el pecador. Se dice el cargo, pero no de qué lugar. Es concejal desde hace bastante tiempo y hace poco tuvo un incidente automovilístico después de beber en una fiesta. Salió ileso.

Eso sí: quienes lo conocen saben de su fanatismo por una bebida dulzona que resulta engañosa, ya que tiene alcohol. Muchos sostienen que "es una bebida para mujeres", pero parece que tiene celebrantes en el sexo masculino también.

Tanto parece ser así que el edil guarda al menos dos cajas de la bebida debajo de su escritorio. "Pero convida, ojo", aclaró un allegado, el que cometió la infidencia de contarlo hasta que la versión se extendió más de lo sospechado.

Opiniones (2)
22 de agosto de 2017 | 07:27
3
ERROR
22 de agosto de 2017 | 07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. YO SE , YO SE...ES UN EDIL DE CAPITAL QUE HA DESAPARECIDO ÚLTIMAMENTE...JAJAJA
    2
  2. Así es como llora la biblia junto al calefón: por este cambalache transversal de impresentables, que hace de la política una timba y de la provincia su garito. Sepa el pueblo votar...
    1
En Imágenes