Deportes

Las estrellas del tenis juegan al pool y hacen shopping en la Villa

El alojamiento para los atletas de todo el mundo que participan de los XXIX Juegos Olímpicos ofrece una y mil anécdotas, como ver jugar al pool al español Rafael Nadal o cruzarse durante un paseo de compras con el suizo Roger Federer.

La Villa Olímpica de Beijing, el alojamiento para los atletas de todo el mundo que participan de los XXIX Juegos Olímpicos, ofrece una y mil anécdotas, como ver jugar al pool al español Rafael Nadal o cruzarse durante un paseo de compras con el suizo Roger Federer.

Así es la vida en la residencia deportiva de los Juegos: los más profesionales del mundo se mezclan con los deportistas de las discplinas más amateurs y las desigualdades se acortan hasta límites sólo posibles en un evento de esta naturaleza.

Este mediodía, el suizo Roger Federer provocó un gran revuelo cuando visitó los negocios de la “zona internacional” –donde además tiene acceso la prensa- junto a su esposa, que realizó varias compras en la tienda de souvenires y artículos oficiales de los Juegos.

Federer concurrió a la Villa para almorzar con los integrantes de la delegación de su país, ya que no se aloja junto a ellos, sino que lo hace en un hotel internacional de Beijing. Su paseo por la “zona internacional” duró apenas unos diez minutos, ya que luego de soportar el asedio de deportistas, periodistas y curiosos, entre flashes y pedidos de autógrafos, emprendió la retirada.

En tanto, su rival del circuito profesional, el español Rafael Nadal, sí está alojado en la Villa Olímpica y ayer fue visto jugando al pool, casi entrada la noche.
En Imágenes