Ramón Subirats, un artista que espera su reconocimiento

Nació en España y falleció en Colombia, pero Mendoza fue uno de sus lugares de residencia más importantes. Aquí dejó un legado en frescos y vitrales con temas religiosos que esperan una declaratoria patrimonial.

En Martín Zapata 370 de la Ciudad de Mendoza se eleva la Capilla del Buen Pastor, en cuyo interior tiene su sitio uno de los tesoros pictóricos más importante de la provincia y que, sin embargo, permanece en una suerte de olvido más allá de la protección que de él hacen unas pocas personas.

Se trata de los vitrales y frescos con motivos religiosos que en la década de 1930 elaboró el artista Ramón Subirats, reconocido a nivel nacional y latinoamericano por lo que se transformó en su especialidad: la carbonilla, técnica con la cual realizó cientos de retratos, concentrándose especialmente en las formas y las características del aborigen y sus descendientes.

Diario y revistas de varias provincias argentinas contrataban sus servicios como ilustrador, en tanto que el mismísimo gobierno de Chile, país en el que vivió algunos años, reconoció su labor.

Subirats, de origen barcelonés, nació en 1891 y murió en 1942. En la actualidad, Claudia, una de sus nietas, es una de las personas que atesora la historia de su abuelo. Sabe que la obra de Subirats se encuentra dispersa en colecciones privadas y en algunos museos, y que en estos últimos ya casi no se exponen al público. Por eso, desde hace un tiempo intenta que los frescos y vitrales de la Capilla del Buen Pastor sean tenidos en cuenta de otra manera, que se les dé más atención, y para ello ha solicitado que desde el Ministerio de Cultura de la Provincia se lleve adelante la declaratoria patrimonial de la obra de su abuelo, pero hasta el momento no ha tenido respuesta.

Para aquellos que no conocen el trabajo de Subirats en la Capilla del Buen Pastor, a continuación presentamos algunas imágenes.

Ramón Subirats vitrales 12

Ramón Subirats vitrales 11

Ramón Subirats vitrales 8

Ramón Subirats vitrales 5

Ramón Subirats vitrales 3

Ramón Subirats murió a los 50 años en Barranquilla, Colombia, el 7 de febrero de 1942, el mismo día en el que estaba prevista la inauguración de una exposición con sus obras.

De acuerdo a la biografía que acompaña un estudio de la obra de Subirats que realizó Blanca Romera de Zumel para los Cuadernos de Historia del Arte de la UNCuyo, el artista llegó a nuestro país en 1911 y pasó un año de penurias en Buenos Aires, para recién en enero de 1912 trasladarse a Mendoza, donde se dedicó inicialmente a pintar letreros comerciales.

No fue hasta 1915 cuando por fin pudo participar en una muestra, y en la inauguración de esta conoció a la pintora Graciana María Ursomarzo, con quien luego se casaría.

Entre 1920 y 1924 residió en Buenos Aires, desde donde se trasladó a San Juan, contratado para realizar la decoración de la Casa España. Luego, en 1925, se iría a Chile, y en 1926 a Rosario.

Fue en 1927 cuando por fin se instaló en Mendoza con su familia, donde colaboró estrechamente con la comunidad catalana. Desde aquí comenzó a viajar a varias provincia argentinas, al sur chileno y luego a algunos países más de Latinoamérica buscando retratar lo que para entonces se había convertido en uno de sus temas principales: el registro gráfico a través de la carbonilla de los rasgos aborígenes.

En la década de 1930, en Mendoza decoró la Capilla del Buen Pastor, fue el responsable de elaborar los objetos de diseño del Parque Aborigen y realizó el arte religioso en el altar de San Antonio en la Basílica de San Francisco.

En 1938, luego de haber conseguido el auspicio del gobierno argentino y del diario porteño La Crítica, comenzó la gira que lo llevó al norte de nuestro país y a Brasil, Ecuador, Perú y Bolivia, entre otros países, para realizar un trabajo de investigación y registro artístico de las características de los aborígenes.

Estas son algunas fotos que muestran a Ramón Subirats en varios de los lugares en los que estuvo.

Ramón Subirats


Ramón Subirats


Ramón Subirats


Ramón Subirats


Ramón Subirats


La forma de percibir y concebir el arte de parte de Ramón Subirats puede resumirse en algunas de las ideas que dejó registradas en artículos escritos por él y en entrevistas que le hicieron. De ellos hemos extraído algunas frase que, creemos, sintetizan los conceptos del Subirats.

"Nunca he pretendido hacer alardes de ostentación en mi arte, y si por mí fuera, me haría invisible en todas las partes. Lo que interesa es la obra."

"Aún cuando el arte sea popular siempre ha de traslucirse el sentimiento que le inspira."

"Mi alma de artista vibra en todo lo que tenga una migaja de humanidad."

"Estamos tan acostumbrados a vivir de la lisonja, que cuando esta nos falta pareciera que la felicidad nos ha abandonado."

"¡Pobre el artista que no lleve en sí la llamita sagrada del arte, ningún “ismo” se la va a dar, por más sapientísimo que sea!"

Archivo Claudia Subirats Obra

Obra de Subirats que ilustró la portada de la revista alemana Teutonia.

La obra de Ramón Subirats, por su estilo, por su significado, por su impronta en la época y su audacia, merece ser reconocida y preservada, y seguramente el resguardo de su producción mediante una declaratoria patrimonial sea el comienzo para que su legado no se pierda.

Archivo Claudia Subirats Obra

Publicación peruana que destaca la obra de Subirats.

(Las fotos de la obra de Ramón Subirats en la Capilla del Buen Pastor fueron realizadas por Alfredo Ponce. El resto del material gráfico fue aportado por Claudia Subirats)

¿Qué sentís?
98%Satisfacción2%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (4)
6 de Diciembre de 2016|18:49
5
ERROR
6 de Diciembre de 2016|18:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Felicitaciones a los autores de esta excelente nota.
    4
  2. excelente nota y fotos
    3
  3. magnifica su obra y toda la enseñanza que dejo.....!!!!!un grande!!!
    2
  4. ¡¡¡BRILLANTE!!!
    1
En Imágenes