Deportes

La pelea Messi-Riquelme sigue "alimentando" a la prensa

“Con Riquelme no hay ningún problema, es un invento de la prensa”, dijo Messi, quien busca esconder una realidad, que los propios protagonistas y los medios se encargan de hacer crecer.

Todos los que están cerca del seleccionado argentino saben que Riquelme estuvo muy incómodo los días previos a la legada de Messi a Shangai debido a que Batista durante todos los entrenamientos hizo trabajos pensando en la presencia de alguien que no se sabía que estaría en China.

“No sabés como está Román”, le contó a Télam un allegado al seleccionado argentino, en los días previos a la llegada de Messi.

Riquelme, quien tiene una personalidad muy especial, le hizo un vacío a Messi en la Copa América de Venezuela, y nadie sabe bien las causas de esta situación, porque Lionel no es un chico conflictivo ni nada por el estilo.

Ahora los protagonistas, hoy lo hizo Messi y mañana lo hará Riquelme, culpan a la prensa y algunos remarcarán la nueva gran relación entre estos dos jugadores, aunque eso no sea cierto.

De todos modos, si dentro de la cancha esas diferencias no se notan, a nadie le interesará si desayunan, almuerzan o cenan en mesas separadas o juntas.

La cuestión es que si Messi y Riquelme están en su nivel futbolístico las chances del seleccionado argentino se acrecentarán y a nadie le importará si se saludan o no.

Pero la realidad es que Messi y Riquelme serán tema de conversación hasta que termine el certamen olímpico, que comenzará el próximo siete de agosto con el partido entre el seleccionado argentino y Costa de Marfil.

“Nosotros venimos acá a ganar la medalla de oro”, dice Messi y con el equipo que presentará Batista en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 a otra cosa no puede aspirar.

Seguramente por tratarse de un gran jugador, como lo es Messi, no se sentirá tanto su ausencia durante toda la previa al comienzo de los Juegos Olímpicos.

La demora del Barcelona en ceder al futbolista la realidad indica que complicó a Batista, porque no pudo hacer antes del debut ante los marfileños una práctica de fútbol seria, once contra once.

Ahora los argentinos podrán hacer entrenamientos y prácticas de fútbol formales, porque les autorizaron a utilizar cinco chicos chinos para completar el plantel, pero no es lo mismo.

Si el equipo llega a funcionar mal y Riquelme y Messi se pasan la pelota, el delantero del Barcelona será cuestionado por haberse sumado tarde al equipo.

Sabiendo eso, Messi también distrae su atención hablando de la situación con el Barcelona, aclarando que quería estar en Shangai y desde que llegó a China no hizo mención alguna del juego, quizás porque tampoco se lo preguntaron, salvo por la frase de compromiso que quiere ganar la medalla de oro, algo con lo que también sueñan los australianos aunque parezca imposible.

La cuestión es que en un equipo que tiene fútbol de sobra, con los peleados Riquelme y Messi, más Sergio Agüero, Ezequiel Lavezzi, José Sosa, Lautaro Acosta y Angel Di María, entre otros, el juego y la pelota en la previa quedaron a un segundo plano, en una situación burda e insólita, en la que todos los protagonistas, jugadores, técnicos, dirigentes y periodistas, son cómplices.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|05:55
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|05:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic