Deportes

Toronto: Argentina, finalista en beach volley femenino

Ana Gallay y Georgina Klug vencieron por 2-1 a las brasileñas Carolina Horta y Liliane Maestrini. El martes irán por la gloria frente a Cuba.

  La dupla conformada por la entrerriana Ana Gallay y la santafesina Georgina Klug obtuvieron un resonante triunfo en dos sets sobre las brasileñas Carolina Horta y Liliane Maestrini para clasificar a la final del beach volley femenino en los Juegos Panamericanos de Toronto, lo que aseguró, de mínima, la medalla plateada. 

Gallay y Klug se impusieron con parciales de 21-17, 21-23 y 15-13 sobre una de las mejores duplas del ránking mundial y tras recuperarse de la caída en el segundo parcial, donde habían tenido un match point a favor. 

El encuentro en el que buscarán la medalla dorada será el próximo martes 21 de julio a las 17:00 (hora argentina) frente a las cubanas Lianma Flores y Leila Martínez, que ya vencieron a las argentinas en la etapa de grupos por 2-1. "Un bronce sería un gran logro. 

El oro, un sueño", así anticipaban Ana Gallay y Georgina Klug estos Juegos Panamericanos, que ahora vencieron a Brasil y están en la final. El logro de las argentinas es histórico: nunca en rama femenina se había alcanzado siquiera los cuartos de final. 

"Nos preparamos un montón para este torneo. Después de cinco días entrenando esperamos el debut con ansias. Y el torneo se hizo largo porque estamos acostumbradas a jugar 2 o 3 partidos por día", asumió Georgina Klug ante la agencia Noticias Argentinas. "Siempre vamos partido a partido y ahora más que nunca. El objetivo era pensar en cada partido. no pensar en el final, no olvidarse de muchas cosas el juego en sí. nuestra expectativa era el podio pero siempre jugando bien", aportó Ana Gallay. 

El camino no fue sencillo, porque luego de terminar en el segundo puesto en etapa de grupos, donde estaban dos equipos "fuertes" como México y Cuba, justamente la derrota ante las caribeñas obligó al cruce ante Estados Unidos, al que superaron por 2 sets a 0 en cuartos de final. Sin embargo, derrotar a la dupla brasileña no era una quimera. 

De hecho, el récord en la previa era de una victoria, en Fuzhou, China, y una derrota. Brasil no llegaba en su mejor forma, teniendo en cuenta que debió sufrir con Uruguay en la noche del jueves para vencerlo 15-11 en el tercero, luego de estar perdiendo por cuatro puntos en ese tie break. Más allá del crecimiento paulatino del dúo albiceleste en los últimos dos años, la incorporación de Mariano Baracetti como entrenador resulta clave. 

"Aporta un montón. Entrenamos incluso los días que jugamos. Suma mucho su experiencia. Compartimos todo el día con él, nos habla de la relación con la dupla, de su experiencia. nos habla mucho y nos suma. Está buenísimo que ahora pueda viajar con nosotros. Es bárbaro que se sume. Habiendo sido campeón del mundo. nos está dando mucho en los torneos. hay mucha diferencia a viajar solas", contó Klug. "Desde 2013 que lo pedíamos. Es el número uno de la Argentina. Siempre fuimos un equipo muy guerrero, siempre con mucha garra. Somos defensoras y con volumen de juego y él busca que mejoremos en la primera pelota, ser más efectivas. Es cierto que somos bajas pero tenemos otras cualidades. Tenemos que tener paciencia en este nuevo proceso. De a poquito mejoramos nuestro juego", agregó Gallay. Para ellas, este resultado ya tiene un gran sabor de boca luego de la decepción en el Mundial hace un par de semanas atrás, donde no pudieron superar la fase de grupos. "Buscábamos revancha del Mundial, donde nos tocó China, Italia y Holanda, todos muy duros. Fue una zona muy difícil", explicó la entrerriana Gallay. 

Esta dupla apostó bien fuerte en 2014 y hasta llegaron a pagar de su bolsillo algunos pasajes para ir a competir a Asia, hasta que llegó la ayuda de la Federación Argentina de Vóley y del Enard. "Queríamos arrancar en China pero estamos agradecidos que ahora podamos tener dos entrenadores", agregó Klug, teniendo en cuenta la ayuda de Pablo del Cotto, ahora en Argentina. Más allá de Toronto 2015, la dupla piensa en grande: estar en los Juegos Olímpicos a partir del ranking mundial: "Ya sacamos cálculos. Estamos a tres puestos de clasificar". El propio Mariano Baracetti, tres veces olímpico y campeón ecuménico en 2001 junto a Martín Conde, ya viajó con el equipo durante dos meses en Europa y relató las claves de este éxito. 

"Noté un rendimiento más regular, de 6,7 puntos para arriba, siempre. Ahora estamos en buen rendimiento y hay que aprovecharlo. La idea es estar encima de ellas siempre, aprovechando este tiempo hasta Río", analizó ante esta agencia. "Son partidos con muchos nervios y ansiedad. con la experiencia que uno tiene trata de dar claridad en algunos momentos. El vóley de ellas viene bien, hay que sumar en lo mental. Esa es mi función", completó. Y concluyó: "Puedo aportar más con el femenino porque es menos físico. En el Circuito Mundial se notan mucho los picos y yo apunto a desarrollar el nivel de juego y el equilibrio mental que es determinante. Si la cabeza no está en el partido es imposible hablar de voleibol. Hay enfocarse punto a punto y en la siguiente pelotita. En masculino, en cambio, hay muchos equipos físicos, que le pegan fuerte, sin voley elaborado".

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|15:15
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|15:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic