Asesinaron de un balazo a un taxista en la localidad de Quilmes

Se investiga si lo mataron delincuentes que viajaban como pasajeros o que iban por la calle y lo asaltaron cuando estaba solo en el vehículo.

Un taxista fue encontrado hoy asesinado de un balazo en la cabeza dentro de su automóvil de alquiler, en el partido bonaerense de Quilmes y se investiga si lo mataron delincuentes que viajaban como pasajeros o que iban por la calle y lo asaltaron cuando estaba solo en el vehículo.


Fuentes policiales informaron a Télam que, por el momento, no se descarta ninguna hipótesis sobre el móvil del crimen, a raíz del cuál los compañeros de trabajo de la víctima suspendieron hasta nuevo aviso el servicio de taxis en la zona.


El hecho se inició esta mañana minutos después de las 7, cuando un llamado al 911 alertó a la policía que un taxi Renault 9 color gris había chocado contra una camioneta estacionada sobre la calle Los Andes, entre Maipú y Ayacucho, en la localidad de Don Bosco, de Quilmes, en la zona sur del conurbano.


Fuentes policiales informaron a Télam que los efectivos de la seccional 2da. de Bernal se dirigieron hasta el lugar denunciado donde comprobaron que a bordo del taxi colisionado yacía una persona muerta y con rastros de sangre en la cabeza.


Los policías convocaron entonces a los médicos del servicio de emergencias de la zona que luego determinaron que la víctima se trataba de un hombre que había sido asesinado poco antes de un balazo en el cráneo, a la altura del parietal izquierdo.


La policía identificó al hombre asesinado como Rolando Salinas (48), chofer del taxi de una empresa que tiene parada en la estación de trenes de Quilmes, en pleno centro comercial de esa localidad cabecera de partido.


Según las fuentes, dentro del taxi, los peritos de la Policía Científica hallaron dos vainas servidas, aparentemente disparadas por una pistola 9 milímetros.

En la escena del crimen estuvo presente la fiscal a cargo de la causa, Bárbara Velasco, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial Quilmes, quien ordenó a los peritos levantar rastros dentro del taxi de la víctima en busca de elementos que permitan la identificación y posterior localización del o los asesinos.


Los investigadores policiales y judiciales procuraban esta tarde hallar testigos directos de lo ocurrido para determinar las circunstancias precisas en las que se cometió el crimen.


Es que, hasta el momento, los pesquisas no saben si Salinas fue asaltado por delincuentes que viajaban como pasajeros o que iban por la calle y aprovecharon el momento en que la víctima se quedó sola o detuvo la marcha para abordarla.

En ese sentido, compañeros de Salinas que trabajan en la misma parada de taxis dijeron que la víctima había salido de allí con pasajeros cerca de las 6.30.

"No se descarta ninguna hipótesis", explicó a Télam un jefe policial que aclaró que la investigación recién comienza.


El pesquisa consultado señaló que aún no se determinó si a Salinas le robaron dinero u otros objetos de valor y que en ese sentido se entrevistan con familiares y compañeros de trabajo para saber si ellos pueden detectar algún faltante.


En las diligencias trabajan los efectivos de la comisaría de Bernal y de la jefatura Distrital y de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes.


En tanto, los compañeros de Salinas, al enterarse del crimen, se reunieron durante la tarde en la parada de taxis donde anunciaron que el servicio está suspendido hasta nuevo aviso.


Los taxistas recordaron que la víctima trabaja allí desde hacía 10 años, habitualmente en el turno noche, tenía tres hijos, estaba separado y residía en la vecina localidad de Ezpeleta.


"No sabemos si fueron los pasajeros o si después de dejarlos lo interceptaron delincuentes. Tampoco sabemos si eran una o dos personas, porque se pueden llevar hasta cuatro personas", dijo esta tarde a la prensa Daniel, uno de los taxistas.

El compañero de Salinas dijo que "de noche ya no se puede trabajar más" por los riesgos que implica y dijo una medida de seguridad a tomar podría ser colocar un patrullero las 24 horas para custodiar la parada y controlar los pasajeros que abordan los taxis, aunque admitió que más allá de eso es "difícil porque una vez que se sube una persona no se sabe a donde va".


Por su parte, otro chofer dijo que los delitos contra los taxistas de esa parada "lamentablemente son moneda corriente". "La semana pasada tuvimos un hecho desgraciado en el que otro compañero fue robado y lo cortaron el cuello", indicó el taxista que agregó que "no sólo es el tema de los pasajeros sino el de ciertas zonas, villas de emergencia, que son bastante peligrosas".
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 08:31
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 08:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes