La educación y “lo público”, en debate

El encuentro organizado por MDZ se caracterizó por el alto nivel de participación de los dirigentes presentes. Se tocaron diversos puntos que tienen que ver con un presente considerado por la mayoría como "estancado" de Mendoza y se habló mucho de la situación nacional.

Sin embargo quisimos reflejar dos asuntos que fueron los que encendieron el debate: qué se entiende por "lo público" y cuál es la respuesta que en consecuencia dan diversos sectores a su tratamiento y "la educación", como apuesta para salir adelante.

Qué es lo público

Los dirigentes políticos y empresarios que participaron del segundo encuentro del ciclo organizado por MDZ “Pensando Mendoza” coincidieron en un punto neurálgico de la problemática de la provincia: lo público y qué entienden que es esto tanto el Estado como la sociedad.

José Octavio Bordón, César Biffi, Mario Groisman, Jorge Tanús y Rodolfo Vargas Arizu participaron de un fuerte intercambio de opiniones en torno a las cosas simples que generan problemas complejos. Uno de ellos: la basura. Y a partir de allí, surgió una prolífica discusión en torno a la “cultura pública” de los mendocinos y las mendocinas.

Fue el ex gobernador Bordón quien puso el dedo en la llaga, al referirse a la persistencia de

generar basurales por doquier (foto), sugerida en su exposición inicial por el empresario Vargas Arizu.

Mario Groisman, empresario de la construcción, había dado cuenta de la notable defensa que hace el mendocino común de, por ejemplo, la permanencia en pie de un árbol, por decrépito que sea su estado biológico. “Eso habla de un fuerte arraigo cultural de la necesidad de los árboles para Mendoza –dijo Groisman- que no es igual para otros temas, como la necesidad de que no se llene de basura cualquier predio”.

César Biffi, con su experiencia municipal como intendente de Godoy Cruz sobre los hombros asintió de inmediato. Pero fue Bordón quien analizó el asunto.

“Acá –indicó- hay un problema de conductas, que es cultural. Hay que instalar lo público no como tema exclusivo del Estado, sino como una síntesis de la responsabilidad individual, del Estado o de los empresarios hacia lo común”, dijo.

Inmediatamente llegó el turno de las comparaciones: fue allí cuando explicó que  en Estado Unidos se recoge menos la basura que acá y la gente sabe qué días y a qué horas tiene que sacar la basura, y lo hace”.

Bordón ejemplificó con Irrigación la existencia de un área del Estado que tiene un “concepto de lo público no estatista, un valor cultural que Mendoza tiene y del que se está olvidando”, expresó el ex gobernador.

Groisman, a su turno, abundó en el buen ejemplo que había encontrado para parangonar la situación: la gente no cuida tanto la limpieza como a los árboles. Y junto con Vargas Arizu, sostuvieron la idea de que si bien hay factores de fondo en el pensamiento de la gente, “tampoco la gente ve que el Estado vaya a actuar de la misma forma que cuando arranca un árbol sin permiso, cuando alguien crea un basural a cielo abierto en cualquier parte”.

César Biffi se sumó al debate: “La gente no le da autoridad al Estado, que es el lugar de todos. No interpreta que lo público le pertenece”.

Y dejó plantada una pregunta, a la que acompañó de su respuesta: “¿Por qué el Estado esta como está? Yo creo que durante 20 años la gente no recibió de las políticas públicas todas las respuestas que ésta le prometía y hoy se desquita con un Estado al que más que vincularlo con lo de todos, lo relaciona con esa política que lo defraudó”.

Más allá del grave problema de la basura, que captó la atención de todos, Biffi se animó con ejemplos más polémicos: “para con la minería, en donde el problema es que la gente no cree en los controles del Estado y por eso prefiere oponerse; con el tránsito, porque no reconoce la autoridad del policía que lo controla. También el policía –dijo Biffi con vehemencia- encuentra dificultad para trabajar porque está deslegitimado”.

Pero, ¿quién debe liderar los cambios culturales?, se preguntó al azar.

“La dirigencia”, se respondió masivamente, para puntualizar luego que “todo tipo de dirigencia”. Bordón agregó que eso no serviría, hoy en día, si, además, no se suman “los medios de comunicación”.

Ya sobre el cierre del debate, alguien más se animó a llevar el asunto hacia el terreno de la polémica y fue Bordón, cuando afirmó que cuando él era gobernador, Víctor Fayad, sin consultarle, avanzó en la reubicación de los vendedores ambulantes. “Yo apoye esa política en mi época –recordó- y aunque el municipio no me lo pidió, era obvio que había que respetar al frentista que pagaba los impuestos y por eso el gobierno provincial, que sostenía diferencias con el de la Capital, apoyo la iniciativa. Trabajamos con la gente y había que tener coraje de hacer lo que se hizo”.

El eje en la educación y los temas pendientes

Otro de los puntos álgidos del encuentro surgió luego de que César Biffi propusiera como factor central de una política de estado, a la educación.

José Bordón, en su larga carrera que lo llevó a la gobernación y la embajada argentina en Washington sumó también dos experiencias de alto nivel en el tema educativo: fue director general de Escuelas de la provincia de Buenos Aires y presidente de la Comisión Internacional de Educación. Sumó su desacuerdo parcial con el godoycruceño, basándose en la experiencia

acumulada y en sus convicciones.

Por su parte, Mario Groisman elogió que toda su educación primaria, secundaria y universitaria transcurrió en establecimientos del Estado. Y dijo que “tal vez no tendría que haber sido así, porque mis padres tenían con qué pagar mis estudios”. Reflexionando en la adultez, sugirió que, por lo menos a nivel universitario, “el que pueda pagar, tiene que pagar, a manera de préstamo. Y con esos recursos le pagaríamos mucho mejor a los profesores, como corresponde”.

Vargas Arizu, seguidamente, consideró que “muchos no se dan cuenta de lo fácil que es estudiar en la Argentina, porque no conocen los casos de Chile, en donde si no se acredita determinado promedio en la secundaria el Estado decide qué vas a estudiar, o el de los Estados Unidos”.

Biffi, antes había planteado que “debemos animarnos a un cambio total en educación” que implicara no sólo a la calidad de lo que se enseña, sino también a sus docentes y que sumara a los niños “aun antes de la salita de cuatro años”.

En este sentido, ahora elogió lo hecho por España, con una “formidable inversión, además, en la promoción de los deportes” como acompañamiento a los cambios en la enseñanza.

Al referirse a la situación mendocina, Biffi dijo que es la escuela la que debe enseñar conductas y no solo volverse el recipiente contenedor de los que fracasaron en lo social. Eso, dijo, “lleva a que también fracase la escuela y todos terminemos frustrados al final de la etapa”.

Todos asintieron.

Sin embargo, aparecieron los matices. Jorge Tanús, que ya había puesto de manifiesto “grandes coincidencias” con Biffi dijo que la educación “requiere inversión privada”. Aclaró luego que el es “optimista” con respecto a las chances de mejorar que tiene el sistema educativo. Señaló como fundamental “avanzar también en este sector en gestión asociada entre lo estatal y lo privado”.

“Si hay cambios en la calidad de educación –expresó- que también esos cambios alcancen a la enseñanza privada y juntos, ambos sectores lideren los cambios culturales que le hacen falta a Mendoza”.

A su turno, José Bordón se permitió disentir en algunos aspectos. “Yo siempre he sostenido que la educación de un chico empieza en el vientre de la madre y los tres niveles son clave para la formación ciudadana”, arrancó su participación en el tema.

Sin embargo, aclaró que “no sirve en este tema acudir al  pensamiento mágico como respuesta”. Y apuntó directamente a quienes piensan en imitar a España. “Allí –indicó- tienen lo que tienen, porque en el marco europeo, los bancos españoles son los líderes de Europa, hay dinero para hacerlo y la situación es muy distinta”.

“Ahora –continuó- lo que nos pasa no sólo en Mendoza sino en toda la Argentina los problemas sociales los resuelven metiendo a los chicos en la escuela, pero lo educativo tarda 15 años en dar sus frutos, por lo que la respuesta es cómoda y equivocada”.

Finalmente agregó que “la educación no es sólo escuela: también depende de que los padres tengan trabajo. Y hay que tener un buen sistema de salud, porque los chicos ya traen problemas desde el embarazo de sus madres”.

Opiniones (3)
21 de septiembre de 2017 | 23:52
4
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 23:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La nota estupenda, el debate también, pero...el péro siempre va a estar, en este caso no como crítica a alguna parte del artículo o a uno de los 5 que se sentaron a debatir, de los cuales conozco personalmente a los Sres Bordón y Biffi, personas que merecen mi respeto. No, mi 'pero' se refiere a lo planteado, porque lo que sugiere cada uno de los debatantes es real, pero como siempre las ideas quedan en eso: bellas y utópicas ideas que nadie plasma en realidades. De todos modos, celebro que por lo menos existan estos debates y celebraría aún más, que la gente que recibió los votos ciudadanos en octubre pasado se 'prendiera' de algunos de las sugerencias y se pusiera a ver de qué modo pueden algunas de las ideas propuestas convertirse en realidad.
    3
  2. La pregunta de si hay educación púbica en Mza, obviamente tiene respuesta, SI hay, desde el desconocimiento, desde la mentira de la nota, desde al premio a lo vulgar, desde el reconociemto al vago...esa es la educación que propomen las autoridades. Pueblo bruto se gobierna mejor. Que pena que perdiste Biffi, seguramente, tu politica de educación publica sería otra.
    2
  3. alguna vez deberemos el pueblo pedir que se juzgen por crimenes de lesa humanidad a todos aquellos ciudadanos que tienen en sus manos los destinos de nuestras vidas. empezaremos por Jaque
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'