Messi sigue sin festejar con Argentina

El mejor jugador del planeta ha sido vital para que Argentina juegue dos finales en menos de un año pero no hay caso, no se le da.

Ni en Maracaibo, ni en Río de Janeiro ni en Santiago. Lionel Messi sufrió hoy su tercera gran decepción con la selección argentina, con la que sigue sin poder repetir los éxitos que logra en Barcelona.

Argentina perdió hoy ante Chile por penales, prolonga su racha de 22 años sin grandes títulos y deja a Messi a la espera de poder gritar campeón con la camiseta albiceleste.

Messi parece incapaz de celebrar si no está acompañado de Xavi, Andrés Iniesta o Dani Alves. Ni siquiera su buena relación dentro y fuera de la cancha con Javier Pastore, Pablo Zabaleta, Sergio Agüero y Ángel Di María se concreta en trofeos.

Hoy tuvo un partido discreto, siempre maniatado por la defensa chilena, y fue el único que anotó su penal en la tanda en la que se definió el título.

"La verdad es que deseamos muchísimo poder ganar algo con la selección, porque estuvimos muy cerca varias veces y no se nos pudo dar", había dicho en la víspera de la final de hoy en Santiago.

"Comenzó la cuenta regresiva", escribió hoy por la mañana en su perfil de Facebook a horas de su tercera final con la selección mayor y tras dos derrotas anteriores.

Messi volvió a tener una actuación gris, como en la de la Copa América de Venezuela 2007 en Maracaibo, cuando aún no era líder de un equipo que con Juan Román Riquelme a la cabeza perdió por 3-0 ante Brasil .

También pasó extrañamente desapercibido en Río de Janeiro ante Alemania hace casi un año en la final del Mundial, el título que necesita para poder compararse definitivamente con Pelé y Diego Maradona.

De momento, el astro se debe conformar con el Mundial sub 20 logrado en 2005 y con el oro olímpico en Pekín 2008. Premios menores para el ganador de cuatro Balonces de Oro, posiblemente uno de los mejores futbolistas de la historia.

La fracasada Copa América prolonga además el difícil idilio de Messi, que se fue de niño a España, con una Argentina donde nunca jugó y donde algunos llegaron a discutir su compromiso porque ha tardado en igualar su rendimiento de albiceleste con el azulgrana. Pese a que ahora es el líder buscado no fue suficiente para ganar el trofeo y ya son tres las finales perdidas.

Aunque ya no se distingue como hace un tiempo entre el "Messi del Barcelona" y el "Messi de Argentina", sus números en las finales de azulgrana son otros: desde 2006 ha disputado 24 partidos, incluyendo finales de Liga de Campeones europea, Copa del rey, Supercopa de Europa, Mundial de clubes y Supercopa de España (a doble partido). De todos esos duelos, ganó 16, empató tres y perdió cinco, además de anotar 20 goles.

El jugador de 28 años, que completó una temporada perfecta con el Barcelona, deberá esperar al menos un año más, en la Copa América Centenario del año que viene en Estados Unidos, o al Mundial de Rusia 2018, quizás su última posibilidad.

Messi no hace un gol en instancias eliminatorias de un torneo desde hace ocho años, en la semifinal de la Copa América 2007 ante México. Pasó todo el Mundial de Sudáfrica 2010 y la Copa América 2011 sin marcar, y en Brasil 2014 sólo anotó en la fase de grupos.

Hoy tampoco pudo marcar y se marchó desconsolado tras su tercera final perdida, una nueva decepción de albiceleste.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó4/10
Opiniones (3)
27 de Septiembre de 2016|00:13
4
ERROR
27 de Septiembre de 2016|00:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La culpa no la tiene el chancho. Es el periodismo deportivo el responsable de este fracaso. Como siempre han ensalsado en demasía tanto a la selección como a Messi, que ahora hay que aguantar el peso de la cruz. Hay una crisis de exitismo y complejo tales de superioridad en el fútbol argentino que ahora nos pasa la factura. A todas luces, Alexis Sanchez en Chile, entre otros, demostró tener más solvencia, dominio de balón y sobre todo "amor por la camiseta" que nuestro Dios Messi. asta de trenzas y privilegios en la elección de los integrantes de la selección. Los jugadores que conformen nuestra representación deben ser individuos que estén jugando en los torneos locales. Ünicamente así, estaremos más cerca de obtener logros. La otra teoría (traer monstruos foráneos),está visto que ha fracasado y fracasará siempre. Terminemos con la pulga, opues no va más. Lejos el peor de todos.
    3
  2. EL MEJOR JUGADOR DEL MUNDO EN ESTA DECADA, LASTIMA QUE TIENE QUE IR A UN PSICOLOGO PORQUE TIENE CRISIS DE PROTAGONISMO
    2
  3. YA NO SE QUE OPINAR DE ESTO,...
    1