Deportes

Nadal se despidió de Wimbledon en manos de Brown

El tenista alemán venció al español por 7-5, 3-6, 6-4 y 6-4 y lo dejó afuera del torneo para meterse en la tercera ronda.

El español Rafael Nadal se marchó hoy sorpresivamente del torneo de tenis de Wimbledon al caer en la segunda ronda ante el alemán de origen jaimacano Dustin Brown por 7-5, 3-6, 6-4 y 6-4.

La eliminación de Nadal en la catedral del tenis significa la sorpresa más grande en lo que va de la 129a edición de Wimbledon y su primera derrota ante un jugador proveniente de la clasificación en 21 caídas en partidos de Grand Slam.

En las 2 horas y 34 minutos de partido, Nadal nunca supo encontrar el antídoto para contrarrestar el juego agresivo y cambiante de Brown, número 102 del mundo, surgido de la etapa clasificatoria, quien ya había batido al doble campeón de Wimbledon el año pasado en la segunda ronda del torneo de Halle.  


El español, décimo favorito, vuelve a recibir un golpe duro en una ronda preliminar del All England por tercera vez en cuatro años, luego de caer en segunda ronda en 2012 (ante Lukas Rosol) y en el debut en 2013 (ante Steve Darcis).

El ambiente era perfecto en la cancha central: ya habían jugado Roger Federer y Andy Murray y toda la atención era para el duelo de estilo entre el juego de fondo del español y el "show" del alemán de origen jamaicano en la red.

En la pista, el espectáculo fue para Brown y el público, porque Nadal padeció toda la tarde los movimientos eléctricos del jugador de rastas, que nunca le dio ritmo al subir a la red constantemente y desconcertar con su repertorio de voleas planas y con efecto.

Cada vez que Nadal y Brown disputaban un punto vistoso con definición en la red, era el jamaicano quien disfrutaba intentado algún toque sutil o un globo, mientras el español terminaba corriendo siempre tras la bola.

Tras un quiebre por lado, Nadal tuvo la primera amenaza sirviendo 5-6. Salvó un break -point con un ace, pero una devolución rasante de Brown lo puso delante en el partido un set a cero.

En el segundo parcial, el jamaicano comenzó a fallar más de la cuenta y Nadal supo capitalizar: dos quiebres para igualar el partido, aunque el ritmo lo seguía dictando su rival.

En el tercer set, a Brown le alcanzó con un quiebre en el quinto juego ya que no sufrió sustos con su servicio. Y su confianza se disparó automáticamente.

Encendido salió al cuarto y, en el primer game, se quedó con el servicio del dos veces campeón en Wimbledon. Brown respetó su libreto hasta el final y, en el tercer match-point, rubricó la victoria más importante de su carrera.

"No tenía nada que perder; si perdía 6-1, 6-2, 6-3 todos iban a decir 'bravo Rafa', pero mi juego no le hace bien a él y no le di ritmo", dijo Brown inmediatamente después del triunfo en la cancha central, que no había pisado jamás en su vida antes de esta tarde.



En Imágenes