El legado de Bielsa en la selección de Sampaoli

El DT de la Roja es admirador del Loco, a quien reemplazó para dar continuidad a un proceso que hoy es finalista de la Copa América.

El éxito de Jorge Sampaoli, que tiene a Chile a las puertas de conseguir ante Argentina el sábado la esquiva Copa América de fútbol, lleva también el nombre y el sello distintivo de otro hombre: Marcelo Bielsa, su ídolo e inspirador.

"Soy admirador de Marcelo desde los 90. Me gusta mucho como fundamenta y defiende su idea y como la traspasa a los jugadores", dijo Sampaoli en una entrevista con dpa a finales de 2013, cuando su equipo aún no había brillado en el Mundial de Brasil eliminando a España en la fase de grupos.

"Lo que más me ha llegado de Bielsa es la determinación con la que defiende una idea de protagonizar constantemente", agregó el entrenador argentino.

Bielsa, que dirigió a la selección chilena entre 2007 y 2011, ha sido uno de los grandes artífices de la transformación que comenzó el fútbol chileno, en un cambio que llegó a encantar a la exigente hinchada local.

A tanto llegó el fervor por el argentino que en el último partido que dirigió en canchas chilenas en un recordado triunfo de la "Roja" de 2-0 sobre Uruguay, los seguidores se manifestaron quizás como nunca antes lo habían hecho a favor de un técnico de la selección nacional.

"Perdónalos, no saben lo que hacen", decía un cartel de gran tamaño extendido por los fanáticos en las gradas del estadio, en alusión a la partida del "Loco" tras los desacuerdos que tuvo con la nueva dirigencia del balompié encabezada por Sergio Jadue, el actual presidente de la Asociación Nacional del Futbol Profesional chileno (ANFP).

"Nunca me fue posible saber quién tenía la autoridad en la ANFP. En algún momento la tenía el presidente, los clubes grandes, la directiva o los 32 equipos", dijo decepcionado tras anunciar entonces su despedida de la selección en febrero de 2011.

Los hinchas -conocidos ahora como "Las Viudas de Bielsa"- tenían sobradas razones para no dejar ir al hombre oriundo de la provincia argentina de Rosario que llegó para revolucionar con su estilo el fútbol chileno.

De hecho, el único triunfo que registra Chile frente a Argentina por los puntos llegó en octubre de 2008 durante las clasificatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010, donde el equipo de Bielsa tras una muy buena campaña terminó segundo detrás de Brasil.

Ya instalado en Sudáfrica, la selección del "Loco", que fue elogiada por su vocación ofensiva, terminó una racha de 48 años sin celebrar triunfos en los Mundiales al derrotar a Honduras. La última victoria la había anotado ante Yugoslavia en el Mundial del que fue anfitrión en 1962, y que le dio el tercer lugar, uno de los máximos logros de la "Roja" que todavía celebran en Chile.

En poco más de tres años al frente del combinado, Bielsa le imprimió el vértigo al juego de los chilenos, el protagonismo constante que deben adquirir sus futbolistas. Les inculcó eso de que ninguno debe sentirse inferior a otro.

Ese es el legado que, tras un breve interregno de Claudio Borghi, recogió en 2012 Jorge Sampaoli, que tomó el equipo en momentos delicados para Chile en la fase eliminatoria con vistas al Mundial de Brasil 2014, y les enviaba videos a los futbolistas que juegan en Europa para mostrarles cómo se movían los siguientes rivales en los partidos de clasificación.

"Marcelo (Bielsa) le ha imprimido a un grupo de futbolistas la posibilidad de protagonizar y no sentirse menos que nadie, nosotros hemos tenido la suerte de continuar con eso que él legó", declaró Sebastián Beccacece, ayudante técnico de Sampaoli, tras el partido que Chile ganó a Uruguay por cuartos de final. "Estamos tratando de incorporar el juego posicional, un ataque más continuo, combinar la verticalidad con la horizontalidad, cada entrenador le da un sello".

Sampaoli heredó además a nueve de los futbolistas que conforman ahora la columna vertebral del plantel que Bielsa llevó a Sudáfrica 2010 como el portero y capitán Claudio Bravo, los defensas Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara y Jean Beausejour, los volantes Arturo Vidal, Jorge Valdivia y Matías Fernández, y el delantero Alexis Sánchez.

"El sentimiento no sólo mío sino también de mis compañeros es de mucha felicidad", dijo hoy Bravo sobre la final del sábado. "Felicidad de ver que el trabajo que estamos realizando va por buen camino, de que hay una continuación de las clasificatorias de Bielsa, de lo que hicimos con Sampaoli, de lo que hicimos en el Mundial, de ver esa continuidad", agregó.

Chile se juega el sábado ante Argentina la posibilidad de quedarse por primera vez con la Copa América con un equipo que lleva la marca de Bielsa y la de Sampaoli, quien considera su trabajo una continuación de lo que su ídolo inició en 2007. 


Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|23:50
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|23:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"