Messi y el récord histórico que no le interesa

Las marcas personales ya no son un propósito para la Pulga. Solo está enfocado en su gran anhelo.

Lionel Andrés Messi "está feliz y no creo que le interese o tenga como prioridad ser goleador", comentaba ayer Gerardo Martino cuando le preguntaban si le preocupaba que el 10 no llega al gol, y más aun con la goleada 6 a 1 ante Paraguay. “Mientras siga asistiendo como lo viene haciendo no le hace falta hacer goles”, comentó.

Messi argentina paraguay copa america 2015

Solamente cuatro veces en la historia, un futbolista de la Selección argentina dio tres asistencias en un partido, como lo hizo Messi hace unas horas en Concepción en la semifinal de la Copa América. El primero fue Diego Maradona, en el Mundial ’86 y frente a Corea en el triunfo 3 a 1. Luego Leo Rodríguez en la Copa América de 1991 en la victoria 3 a 2 sobre Brasil y, el tercero, Ángel Di María en el triunfo 4 a 2 de la Selección en un amistoso el pasado año ante Alemania.

Día a día Lionel Messi rompe récords. Hoy, el crack se encuentra a solo ocho goles de alcanzar a Gabriel Batistuta como máximo artillero histórico de la Selección argentina. La Pulga lleva 46 gritos por debajo de los 54 del ex delantero de Boca y Fiorentina, entre otros clubes.

Muchas veces los futbolistas hablan de la trascendencia de los logros colectivos por sobre los individuales, aunque, a estos últimos, les suelen dar verdadera importancia. Lo cierto es que el rosarino está muy lejos de ese pensamiento. No existe mayor anhelo, hoy por hoy, que el de obtener un título con la Selección argentina.

Demichelis Messi


Demasiados torneos han pasado sin alegrías y al 10 se le viene la tercera final con la Selección mayor. Nunca pudo gritar campeón, ni en la final de la Copa América de Venezuela 2007 con derrota ante Brasil, ni en la más reciente y dolorosa caída, frente a Alemania en el partido decisivo de Brasil 2014.

Messi lleva una sola conquista en lo que va del torneo que se disputa en Chile, en el debut, frente a Paraguay y de tiro penal. Además, suma, aislando el gol reciente desde los doce pasos, 918 minutos sin poder marcar. A esta altura, poco le importan al genio las estadísticas, aunque sueña con romperlas en el estadio Nacional ante el anfitrión. Pero, más lo cobija, poder levantar la Copa y posicionar a la Argentina, nuevamente, en lo más alto del continente. El sábado a las cinco de la tarde ya no interesarán los números, los cálculos, ni siquiera el historial o la localía. Solo habrán noventa minutos de fútbol por delante para él. 

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|04:48
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|04:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"