Argentina sufrió pero lo ganó en los penales

La selección de Martino eliminó a Colombia desde los doce pasos y se mete entre los cuatro mejores del continente. Tevez definió la serie. El arquero cafetero, Ospina, fue la figura en los noventa minutos que terminaron 0-0.

Primero hay que saber sufrir…y después que venga el desahogo y todo lo demás. Argentina se clasificó a las semifinales de la Copa América de Chile 2015 tras superar a Colombia en la tanda con tiros desde el punto del penal tras un angustioso desenlace y la igualdad sin goles en el tiempo reglamentario. 

La Copa empieza en cuartos, dicen. No se equivocaron. Argentina protagonizó los mejores 45 minutos del torneo en la primera mitad. La intención fue clara en el comienzo, con una presión importante en tres cuartos de cancha, obligando a Colombia a jugar rápido y al error. Arrancó con el "once" ideal de Martino, el mismo que supo derrotar a Uruguay en la primera fase. 

A los 5 minutos Javier Pastore avisaba y Marcos Rojo no llegaba en el rebote. A esa altura, la actuación del juez Roberto García Orozco ya era pésima. Sin presencia, avaló el juego duro y en pocos minutos el partido ya se le había ido de las manos. Todos protestaban. Ángel Di María mostró su faceta más creativa y desequilibrante. Messi salía de la marca con la finta. Pastore jugaba de primera. Argentina se floreaba. Claro, pero con el mismo déficit de juegos anteriores, sin poder llegar al gol. 

En el meridiano de la primera mitad, José Pekerman avizoró que la historia, de seguir así, terminaría con las aspiraciones de una Colombia que con Jackson Martínez y Teo Gutiérrez (sin Radamel Falcao) no había podido inquietar en absoluto el arco de Sergio Romero y defensivamente los riesgos eran demasiados. 

Edwin Cardona ingresó por Teo y la mitad de la cancha Cafetera resistía. La más clara llegó a los 25’ y en esta se queda la atajada del campeonato. Pastore encaró por izquierda, tiró el centro para Agüero y el Kun cabeceó para que Ospina se luciera. Pero la jugada no concluiría con la chance del delantero del City. En el rebote, Messi cabeceó con impulso y en el borde del área chica y, otra vez, el uno cafetero protagonizó una atajada extraordinaria. 

Argentina era mucho más. Luego llegaría otra apilada de Messi, de buen partido, y el posterior remate de Lucas Biglia desviado sobre el palo izquierdo de Ospina. 

El complemento no mostró variantes en cuanto a estructura. La primera de riesgo para Colombia tuvo lugar recién a los 20 minutos, con un cabezazo de Murillo que alcanzó las manos de un bien colocado Romero. 


Parecía que la merma física otra vez se hacía sentir en el equipo de Martino, pero hubo reacción en el epílogo. Tévez por Agüero, puesto por puesto; y Banega por Pastore. Recién ingresado el jugador del Sevilla, estrelló un tiro en el ángulo superior derecho de Ospina. Córner para Argentina y Otamendi roza para que, otra vez, la bola toque el palo y salga. Parecía una película de terror. En el final, el Apache se escapó, superó al arquero y el central colombiano interceptó y despejó en la línea para ahogar el grito argentino. Fin del tiempo y se venía la definición desde los doce pasos.

Los penales trajeron angustia. Biglia tuvo para liquidarlo y fue a las nubes; luego Rojo, con la misma suerte; pero fue Carlos Tevez quien terminó sellando la clasificación a las semifinales de la Copa y esperar por el próximo rival que saldrá del duelo que protagonizarán mañana Paraguay y Brasil.

Argentina se metió entre los cuatro mejores: es hora de ir a Concepción en busca de la final. 

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|11:47
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|11:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"