Más de 25 testigos declararán en el juicio contra Antonio Bussi y Benjamín Menéndez

A partir del martes, veintisiete personas brindarán su testimonio en el histórico proceso oral por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar, que se le seguirá a los dos represores en Tucumán.

Los testigos comenzarán a declarar a partir del próximo miércoles, porque el martes, durante la audiencia inaugural, leerán la acusación que pesa sobre los militares retirados por la desaparición del ex senador provincial justicialista Guillermo Vargas Aignasse, ocurrida en 1976.

En la primera audiencia, que comenzará el martes a las 9.30, las partes (las defensas y el fiscal federal Alfredo Terraf) plantearán las cuestiones preliminares que consideren pertinentes y luego les preguntarán a los imputados si quieren decir algo.

Las rondas de declaraciones testimoniales empezarán el miércoles y se prolongarán hasta el jueves 14 del corriente, ya que serán en doble turno (no habrá audiencias los lunes ni los viernes), a razón de seis por días.

Entre los testigos ofrecidos figuran la ex esposa del senador secuestrado, Marta Cárdenas; uno de los hijos del dirigente desaparecido, Guillermo Vargas Aignasse, y uno de sus hermanos, Rodolfo Vargas Aignasse, además de Manlio Martínez, quien fue juez federal de Tucumán entre 1974 y 1984.

Luego, el 21 de agosto, el fiscal y los defensores (Amalina Assaf, por Bussi, y Horacio Guerineau, por Menéndez) efectuarán sus alegatos sobre la prueba producida y sobre sus respectivas posiciones frente a la imputación.

La sentencia será leída una semana después, el 28 de agosto, luego de que se les pregunte a los imputados si quieren decir algo, tal como sucedió con Menéndez en el reciente juicio en Córdoba, en el que fue condenado a reclusión perpetua.

Si bien nunca estuvo en discusión el inicio del juicio respecto de Menéndez, el miércoles a la noche el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán despejó la incertidumbre que existía respecto de la aptitud mental de Bussi para afrontar esta instancia decisiva.

Los vocales Carlos Jiménez Montilla y Gabriel Casas concluyeron que el ex gobernador (1995-1999), aunque con las limitaciones propias de su edad (tiene 82 años), tiene capacidad para comprender y, por ende, "para responder penalmente y ser juzgado".

Durante el desarrollo del juicio oral, Bussi permanecerá bajo detención domiciliaria en la residencia de un familiar, mientras que Menéndez será trasladado desde Córdoba y será alojado en los ex Arsenales Miguel de Azcuénaga, ubicados en las afueras de la capital tucumana.

Bussi y Menéndez están imputados en unas 600 causas, a raíz de que el primero, entre 1976 y 1977, estuvo al frente de la Quinta Brigada de Infantería, que dependía del III Cuerpo de Ejército, con asiento en Córdoba, que encabezaba el segundo.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 19:49
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 19:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes