Cristina diseñó su croquis de convivencia

No deja de ser llamativo cómo un jefe de Estado se garantiza a través de los suyos un rol protagónico para el próximo lustro.

La primera conclusión del cierre del plazo para presentación de candidaturas es que la Presidenta colonizó con incondicionales las listas del Frente para la Victoria, en un claro intento por sustentar su supervivencia política en el Congreso nacional. 

No por conocido y esperado deja de ser llamativo cómo un jefe de Estado con el calendario corriendo en su contra se garantiza a través de los suyos un rol protagónico para el próximo lustro, sea quien sea el ganador de las próximas elecciones. 

El movimiento había comenzado con la anunciada incorporación del mentor de las medidas troncales del kirchnerismo, Carlos Zannini, como compañero de fórmula de Daniel Scioli y con el temido destierro de Florencio Randazzo luego de negarse a ser degradado como candidato a gobernador bonaerense. 

Esa disputa clave en el FPV se ceñía a los tándems compuestos por Aníbal Fernández-Martín Sabbatella y Julián Domínguez- Fernando Espinoza, aunque la mayoría de los intendentes del conurbano jugarán sus cartas a esta última pareja por antipatía al presidente del AFSCA, un dirigente sin ADN PJ. 

El mayor poder de la mandataria saliente estará concentrado en la Cámara de Diputados, donde el ultrakirchnerismo juntará a sus principales exponentes, empezando por Máximo Kirchner, Axel Kicillof, las figura de la Cámpora y los "ultra". 

No será igual en el Senado, hemiciclo en el que tallan los gobernadores del PJ, quienes sintonizan más con el pensamiento de Scioli, al igual que los alcaldes del estratégico conurbano. Habrá que ver cómo se adecuan las distintas tribus que conviven en el FPV, siendo nuevamente oficialismo, ante un panorama que requerirá de ajustes para ordenar los desequilibrios de la macroeconomía y fomentar la inversión. 

En ese aspecto, la mudanza de Kicillof al Congreso abre un acertijo sobre si Scioli tendría plena autonomía para imponer sus ideas en un ámbito clave. Como se sabe, el gobernador bonaerense cuenta entre sus asesores a Miguel Bein, cuyos postulados difieren de los del actual jefe del Palacio de Hacienda. No obstante, las medidas medulares deberían pasar por el parlamento. 

Así las cosas, el esquema cerrado por Cristina proyecta a la gobernabilidad como un desafío para el próximo presidente así surja de la oposición -como se preveía- como del propio oficialismo, con el Congreso como un actor central. Además, acentúa la alternativa "continuidad o cambio" como eje discursivo de las elecciones. 

Una de las mayores fortalezas de Scioli era su capacidad para recolectar adhesiones de sectores no kirchneristas, pero evidentemente prefirió encolumnar en una primera instancia a todo el oficialismo detrás de su figura y trabajar para que el electorado se incline por la continuidad.

El reparto opositor 

Tal como se esperaba, el abanico antikirchnerista presentó al menos tres alternativas que repartirán sus votos, la de los Frentes Cambiemos, UNA y Progresistas, sin contar a las expresiones de la izquierda que volvieron a subdividirse. De ese combo, la alianza conformada por el PRO de Mauricio Macri, la UCR y la Coalición Cívica emerge como la más competitiva aunque el cierre de listas fue un parto, como ocurre casi siempre cuando no hay un líder con el dedo legitimado. Se descuenta que el jefe de Gobierno será el sobreviviente de las PASO de ese conglomerado llamado Cambiemos. 

Después de cerrarle la puerta a Sergio Massa, Macri pareció modificar el rumbo de sus decisiones drásticas y otorgó un perdón a Gabriela Michetti. El indulto no es casual: las elecciones en Santa Fe, donde Miguel del Sel no pudo consumar un festejo esperado, las alarmas se encendieron. Además, la ex vicejefa y actual senadora calza justo como contrafigura de Zannini. 

Para Macri el primer objetivo será sacarle una buena ventaja en las primarias a la sumatoria del frente que armaron José Manuel de la Sota y Sergio Massa; y a Margarita Stolbizer, quien en una primera instancia podría recibir votos de radicales descontentos. 

La apuesta macrista es que las PASO ordenen. De ese modo podrá aspirar a que en la primera vuelta la mayor parte del voto dirigido al "cambio" se aglutine detrás de su figura. En los últimos días el exintendente de Tigre buscó cambiar el clima de polarización con encuestas que indican que está a solo dos puntos de Macri y logró repatriar a un intendente que lo había dejado por el PRO: Jesús Cariglino de Malvinas Argentinas. 

Pero su cierre fue caótico. 

Trascendió que varios candidatos se negaron a aceptar ser su compañero de fórmula y su candidato a gobernador bonaerense por lo que optó por Felipe Solá, a quien anteriormente había desdeñado, y por el intendente de Salta Capital, Gustavo Sáenz.

Fuente: Gabriel Profiti en Noticias Argentinas

Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 07:27
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. QUE ASCOOOOOOOOOOOOOOOOOO ME DAAAAAAAAAAAAAAAA
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'