Cavani, un goleador al que no le preocupa golear

Con Suárez suspendido, Cavani es la máxima figura de la selección uruguaya, pero lo toma con tranquilidad y piensa en el equipo.

Es, con diferencia, el futbolista más esperado y vitoreado de la selección uruguaya. Por él había grandes y chicos con camisetas del París Saint Germain el día de la llegada del equipo a Antofagasta. Por él se agolpan para pedir autógrafos y fotos hombres y mujeres. Sobre él, y teniendo en cuenta que Luis Suárez no está, descansan buena parte de las ilusiones de la "Celeste" por volver a gritar campeones. Pero él, Edinson Cavani, hasta ahora ha hecho mutis por el foro, o mejor dicho, mutis por el gol, que debería ser su principal misión.

Dos partidos lleva jugados Uruguay en la Copa, y cuesta encontrar una acción en la que el delantero nacido en Salto haya quedado de cara al arco rival. Si acaso, una media vuelta el día del debut ante Jamaica. Demasiado poco para tanta expectativa.

"Un atacante siempre sueña con ser el goleador", había manifestado Cavani antes de viajar hacia Chile, pero el espejo de la realidad le está devolviendo hasta aquí otra cara muy diferente.

Es cierto que la disposición táctica que Óscar Tabárez ha planteado hasta el momento no ayuda demasiado al goleador del PSG. Uruguay jugó ante Jamaica y Argentina con un 4-1-4-1 que aisló a Cavani en la punta del ataque, a quien además se le pide que haga un gran esfuerzo defensivo: en el clásico ante la "Albiceleste" fue el encargado de tapar la salida rival a través de Javier Mascherano.

Pero también es verdad que el propio Cavani no supo hasta la fecha fabricarse las opciones de gol que se le reclaman. "Una cosa es cuando está Suárez, que le arrastra los marcadores y otra muy diferente cuando está solo", analiza Alfredo Goñi, periodista de Radio Oriental de Montevideo.

Esta Copa América, sin la compañía del crack del Barcelona, se presentó como la gran reválida para el ex del Napoli, habituado en anteriores competiciones a moverse a la sombra de Diego Forlán o el propio Suárez; y en el París Saint Germain, del sueco Zlatan Ibrahimovic. Y hasta el momento no está aprobando el examen.

Alejado del contacto con los medios desde que comenzó el torneo, es imposible conocer el sentimiento de Cavani en primera persona, y hay que valerse de lo que expresan sus compañeros. En ese sentido, Diego Rolan dijo con seguridad: "Puedo asegurar que no está preocupado". Una impresión en la que coinciden quienes se mueven en el entorno del combinado charrúa.

Dueño de una personalidad muy tranquila, y convencido de que lo grupal está por encima de lo individual, el goleador uruguayo nunca expresará en público queja alguna por el escaso abastecimiento de buenos pases de gol que recibe de sus mediocampistas, o por el desgaste al que le obliga Tabárez.

"Nunca busqué el lucimiento propio. Me interesa el conjunto", dijo más de una vez Cavani. Esa es la línea que viene demostrando desde que arrancó la Copa América, muy lejos del papel de estrella que se le pretendió dar antes del arranque, muy cerca de un equipo que siempre hizo del trabajo en común y el esfuerzo la clave de sus éxitos. ¿Los goles? Tal vez lleguen o tal vez no. Tampoco parece que a Cavani le preocupe más de la cuenta.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|12:08
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|12:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"