Una democracia de plastilina y la "votofobia" inducida

La reflexión en las horas previas a la elección general en Mendoza, con situaciones que amenazan con empañar la alegría de votar.

 La democracia es un sistema que funciona mediante un engranaje de acuerdos básicos entre los que participan. Para que las reglas del juego resulten "parejas", debe existir un conjunto de normas estables que la regulen. ¿Deben ser rígidas y eternas? Seguramente no, y para ello deben establecerse los mecanismos de actualización más apropiados. Pero ese núcleo de normas no puede quedar al arbitrio de una plaza llena que reclame su reemplazo, del copamiento de los medios de comunicación con consignas reformistas de acuerdo a los intereses de quien los lanza o disponibles para ser cambiadas por simple mayoría de votos en el Congreso.

Si eso pasara, no sería una democracia en el sentido clásico que hemos conocido sino otra cosa, pongámosle nuevos nombres y definiciones o pintémoslo de colores para que parezca tentador, participativo o inclusivo, pero no habrá "fair play" para todos, sino para algunos.

Es jugar con la democracia como en el jardín de infantes manipulábamos la plastilina, aunque sin aquella inocencia infantil: le damos la forma que queremos, aunque al final, como resultado de ese ensayo y error, terminemos celebrando cualquier deformidad conseguida.

Eso pasa cuando, por ejemplo, desde el poder o desde algún sector de la política se ensucia la "cancha" en la que se desarrolla el juego de la democracia. ¿A quién le interesaría meterse en el barro si no está acostumbrado a revolcarse en él? Las campañas negativas logran que cada vez menos gente participe y que el círculo se vaya restringiendo a los que gozan al enlodarse. 

La plastilina cobra nuevas formas en Mendoza. Con esto último y con bastante más, llegamos a un nuevo proceso electoral en el que las sospechas le ganan a la fiesta que debería representar el acto de poder participar, elegir y votar.

Hoy el miedo es a que se impriman y distribuyan para su uso, una vez más, boletas falsas para que la elección vuelva a ser sospechada sino anulada, como ya lo consiguió una facción en Guaymallén durante las PASO.

Así, con menos gente concurriendo a las urnas, asqueados o temerosos, también hay menos ciudadanos dispuestos a ejercer su deber cívico no sólo de votar, sino de controlar la elección. Frente a la latente amenaza de que se complejice el comicio y el escrutinio, las recomendaciones de la justicia para autoridades de mesa son tan complejas y de tanta responsabilidad que se necesitaría que cada partido ponga un abogado en cada una de las 3.965 mesas. Es cierto que se dice que "hay muchos abogados". Pero no tantos disponibles para ello. Y por cierto, si así fuera, estaríamos judicializando, liando, el acto soberano, sencillo y magnífico de concurrir a votar.

Se mete miedo y los argentinos ya vivimos inmersos en el terror durante demasiado tiempo. 

Las nuevas generaciones no lo han vivido y probablemente, sin esa experiencia trágica y tan solo con las versiones que poseen de ello, sean fáciles de conducir hacia miedos tan bobos como "a que gane otro", a que la alternancia se produzca o a que, masivamente y sin restricciones ni condicinamientos la sociedad se exprese.

Hay quienes creen -al enturbiar deliberadamente el proceso electoral- que debe haber un "voto calificado". No se trata de una elite económica que pide, en este caso, excluir a los analfabetos ni a los menos exitosos, sino de una dirigencia que considera "no aptos" para el ejercicio del sufragio a los que no pueden dominar.

Pero el poder no tiene un solo dueño. 

Está allí para ser ejercido en función de diálogos y acuerdos plurales: a eso se le llama política. Cuando no hay ni una cosa ni la otra, cuando triunfa el monólogo y el sectarismo, no hay política, sino fascismo. La plastilina pisoteada.

Opiniones (14)
19 de agosto de 2017 | 00:22
15
ERROR
19 de agosto de 2017 | 00:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. jcglsl:Me has puesto en un dilema,ya que se me mezclan los olores,no sé si estoy oliendo tu asado o el mío.Pero debe ser el mío ya que en casa no somos tantos,una mujer,tres hijos y dos nietos,por lo que hay menos narices que trabajen.Si votás,podés reducir el número de lacras que se postulan.Que pases un buen día con tu familia.
    14
  2. Tu lo has escrito adecuadamente y como verás no transgredo la ley, mientras está previsto si mi bolsillo me permite visitar a mi hermano en el día del padre a 680 km que está Córdoba de allí donde estás vos. Yo no hice la ley y aprovecho lo que de ella emana. Ya estuve en la comisaria barrial y me dieron el comprobante de nuestra estadía, mientras en seguida saboreo un suculento asado con mi hermano y sus siete hijos y los seis míos, y esposas respectivas, que por cierto tampoco fueron a votar.- Saludos, y perdona si se siente el olor a humo de asado en mi comentario!!! Yo mientras haya lacra en las listas, NO VOTO.-
    13
  3. jcglsl:Votar es una obligación del ciudadano,la interpretación de los 500 Kms,valga la redundancia,es una interpretación maniquea que hacés,ya que no te autoriza a "no votar" sino que te permite no ser sancionado ya que debés justificar el hecho por no haber cumplido con la obligación,que como elector, te corresponde.Te transcribo lo que dicta la Ley 26.774 al respecto en el art.12,que espero ayude a acrecentar tu pobre instrucción "Artículo 12: Deber de votar. Todo elector tiene el deber de votar en la elección nacional que se realice en su distrito. Quedan exentos de esa obligación: b) Los que el día de la elección se encuentren a más de quinientos (500) kilómetros del lugar donde deban votar y justifiquen que el alejamiento obedece a motivos razonables." Como podrás ver,es un deber hacerlo y la Ley no te habilita a estar a más de 500 Kms para eludir tu deber de ciudadano,que de tus comentarios surge claramente,por no estar de acuerdo,tanto con los partidos políticos,como con los candidatos,sino que deberás probar fehacientemente el motivo de tu incumplimiento.
    12
  4. Tenemos Democracia de plastilina desde que permitimos que existan "fueros" para los funcionarios públicos elegidos por el pueblo. Si somos todos "iguales ante la ley", ¿por qué seguir manteniendo un sistema que le otorga IMPUNIDAD a quienes hemos elegido para administrar y gestionar en NOMBRE nuestro?? Debemos entender y hacer entender a quienes se postulan para un cargo público que NO son distintos a cualquier ciudadano, que sus acciones, aunque sean en pos de otros tienen consecuencias y que han de rendir cuentas ante la ley como cualquier persona sujeta a DERECHOS y DEBERES en una sociedad. Los fueros de los que actualmente gozan nuestros REPRESENTANTES les hace creer que son una casta privilegiada que solo será juzgada por sus pares y ESO es injusto y, aún cuando lo avale el Art. 68 de la Cosntituciòn, contradice lo expuesto por el Art. 16 de la misma. Como ciudadanos DEBEMOS EXIGIR la derogación de todo tipo de fueros y privilegios. Y debemos hacerlo YA.
    11
  5. Lo único que pruebas es que cada uno, (y obviamente no eres la excepción), interpreta las cosas que se dicen como se le da la gana, no como lo que significan. Siempre insistí en que no debe ser obligatorio votar, porque es antidemocrático; tampoco que se debe votar cuando las opciones son las mismas pero con un disfraz para que no lo parezcan (como en este caso). Ya que el FIT le "pertenece" al kkismo y Cornejo es un demagogo de centro izquierda, lo que hace que todos sean iguales para mi, (¿porqué crees que en Godoy Cruz Centro está todo como lo que dejó de la Rosa o Biffi y Cornejo se ha dedicado a las afueras del corredor del oeste?. Yo vivo en una calle que hormigonó rRenato de la Santa, hace cincuenta años y ni siquiera tiene acequia, ni cordón, ni banquina y estoy a seis calles de la Plaza departamental. Entonces a qué prueba te remites, si lo de estar a más de 500 km está permitido por ley y se puede no votar. Además, ¿para qué votar por alguien que no deseas hacer y encima sentirte cómplice, luego cuando no hace lo que prometió? Y sobre el aborto, siempre insistí porque es así, que es un asesinato de alguien inocente, no de un rata. A decir verdad, justamente tu eres de los que lee y no entiende lo que lee. Te recomiendo te instruyas un poco.- Y sobre los enfermos mentales... bueno... ¿qué quieres que te diga que ya no haya dicho?
    10
  6. No estamos en democracia, estamos en manos de unos locos con carne a los que lo único que les importa es llegar al poder para enriquecer sus patrimonios personales y el ejemplo más notorio es el de la familia kirchner. Nos obligan a votar 6 veces en un año para hacernos creer que tomamos alguna decisión o que algo depense de nosotros, la clase política es una CORPORACION, sino cuado cambia un partido de gobierno deberían haber auditorías y que los que robaron vayan en cana... pregunto, ustedes han visto a algún político preso?
    9
  7. jcgls :Te copio comentario que hicieras a propósito de los destinos gay friendly,el cual expresa lo que pensás de la Democracia........jcglsl18 de Junio de 2015|06:59 "Muy buenos todos, pero quedan a menos de quinientos kilómetros."-,en obvia referencia a no votar debido a la distancia.A confesión de partes,relevo de pruebas.
    8
  8. Hay otra, veoimpunidad, y tendríamos que haberla usado durante todos estos años en que nos saquearon los bolsillos a los pocos imbéciles que seguimos trabajando y produciendo fuera del estado y su círculo áulico: DESOBEDIENCIA FISCAL. Que se paguen ellos de sus bolsillos las fiestas. La quiero ver a la presidenta donando sus hoteles para alimentar a los pobres que generó. Parece mentira que alguna vez haya existido un Illia en este país (una vez me lo encontré a Alfredo Bravo en el subte... todavía me dura la emoción). Saludos
    7
  9. Graciela Cousinet!
    6
  10. Cuando no votás, o votás en blanco, cedés y entregás la parte de Poder que como ciudadano te corresponde en Democracia. Democracia que debe respetar ese voto y esa voluntad.
    5
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial