Deportes

El COI traicionó su promesa

Los "señores de los anillos" admitieron con impotencia la censura que se ejercerá sobre el uso de Internet. "No puedo decirles a los chinos lo que deben hacer", dijo el jefe de prensa del COI, Kevan Gosper.

El Comité Olímpico Internacional (COI) rompió su promesa de unos Juegos Olímpicos sin censura y admitió que el acceso a Internet para los 25.000 periodistas extranjeros que habrá en los Juegos Olímpicos de Pekín será restringido.

Los "señores de los anillos" admitieron hoy con impotencia la

censura que se ejercerá sobre el uso de Internet. "Estoy decepcionado de que el acceso no sea mayor. Pero no puedo decirles a los chinos lo que deben hacer", admitió el jefe de la comisión de prensa del COI, Kevan Gosper, en declaraciones al diario de Hongkong "South China Morning Post" de hoy.

Las barreras impuestas para entrar en páginas de organizaciones de derechos humanos, de tibetanos y de contenidos críticos con China causaron indignación en el centro de prensa, donde se hablaba de "incumplimiento de palabra".

El australiano Gosper se disculpó por haber creado confusión entre los medios internacionales por sus declaraciones de abril, en las que aseguró que Internet no sería censurado para los periodistas extranjeros, al menos en los centros de prensa.

Hace dos semanas, el presidente del COI, Jacques Rogge, aseguró en una entrevista con la agencia dpa que los periodistas tendrían "acceso sin censura" a Internet.

"Me han dicho que algunos representantes del COI negociaron con China sobre las barreras a algunas páginas web comprometedoras", manifestó el jefe de la comisión de prensa del COI.

Sin embargo, las declaraciones de Gosper dejaron entrever que durante las negociaciones sobre el libre acceso a Internet se trató fundamentalmente de los Juegos y no de otros asuntos de China.

"No se puede extender necesariamente al acceso libre y la cobertura de información sobre todo lo que tiene que ver con China", declaró el responsable del COI ante periodistas, como si no debieran informar sobre el floreciente y superpoblado país que desea presentarse al mundo con los Juegos Olímpicos.

Gosper tuvo que reconocer la derrota del impotente COI ante China: "Nos las tenemos que ver con un país comunista en el que existe censura. Nos dan lo que se nos concede".

El COI no piensa protestar ni una sola vez más ni tocar el tema de la censura. "Supongo que ya tomaron su decisión", admitió resignado el australiano. Por qué el COI se dio por vencido tan de repente no está aún claro. Tras la tormenta producida por el desarme de Internet para los periodistas, importantes miembros del COI y su portavoz en Pekín prefirieron apagar sus celulares.

El día anterior, el director olímpico del COI, Gilbert Felli, habló con China sobre las censuras a Internet, pero al parecer sus peticiones fueron rechazadas.

El portavoz chino Sun Weide afirmó hoy ante los periodistas que el acceso a Internet es "suficiente" y "amplio". "La cobertura de los Juegos no se verá perjudicada", dijo en una conferencia de prensa Weide, quien supo dar respuesta con fingida ignoracia a la pregunta de por qué los contenidos de Amnistía Internacional o del gobierno tibetano en el exilio fueron censurados: "Sobre (la censura a) páginas concretas no tengo noticia".

Un periodista, un poco acalorado, se quejó: "No podemos hacer nuestro trabajo, al contrario de lo que el COI y el comité organizador de los Juegos Olímpicos de Pekín (BOCOG) nos prometieron". El portavoz chino siguió repitiendo imperturbable: "Su cobertura de información no se verá de ninguna forma perjudicada".

Los periodistas recordaron con indignación las declaraciones del vicepresidente del BOCOG, Wang Wei, quien aseguró en 2001 durante la campaña publicitaria de Pekín: "Dotaremos a los medios de amplias libertades para la cobertura de los Juegos si vienen a China".

La credibilidad del COI está en juego y "tiene que cambiar su estrategia inefectiva de la dipomacia silenciosa e instar a acabar con la censura en China", según un comunicado emitido hoy por la organización defensora de los derechos humanos Olympic Watch.

Para este grupo, los 25.000 periodistas extranjeros con acreditación deberían poder acceder a toda la información disponible, incluida aquella en relación a la persecución de defensores de los derechos humanos antes de los Juegos Olímpicos. Asimismo, los deportistas tendrían que disponer de un acceso sin censura a Internet, según Olympic Watch.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|08:37
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|08:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016