Reapareció Cassia con la idea de que aquí también la policía use balas de alto poder letal

El legislador justicialista había abandonado la Bicameral de Seguridad ofuscado con el gobernador Jaque, pero volvió al ruedo, haciendo propia una idea aplicada a nivel nacional que despertó una fuerte polémica.

El diputado provincial Daniel Cassia volvió al ruedo con los temas de seguridad que han caracterizado su trayectoria política. Luego de que el gobernador Jaque ninguneara sus propuestas para el área, salió a respaldar la idea del gobierno nacional de otorgarle a los cuerpos especiales de la policía la posibilidad de que usen balas de punta hueca, de altísimo poder letal.

El legislador tomó como principal argumento a la Resolución 1779 del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación y presentó un proyecto en la legislatura, este miércoles. La medida de Aníbal fernández autorizó a los cuerpos de elite de la Policía Federal a utilizar este tipo de munición conocida técnicamente como “expansivas” y que tienen un mayor poder letal que las balas de plomo estándares.

La decisión del gobierno nacional mereció una réplica de parte de organizaciones especializadas en control de armas y MDZ consiguió la opinión de los más destacados expertos internacionales en la materia.

Las opiniones están divididas en por lo menos tres grupos:

1- quienes se oponen totalmente a su utilización por la irreversibilidad del daño que provocan;

2- quienes dicen que son mejores porque evitan efectos colaterales, ya que no atraviesan a la víctima y así, no corre riesgo un tercero, como ocurría eventualmente con una bala de plomo; y,

3- quienes aceptan que son mejores para “frenar” a una persona que puede causar mucho daño a otras, pero desconfían de su uso por la falta de capacitación de los policías, por la existencia de una cultura en los uniformados que impulsa a disparar ante cualquier eventualidad o por la carencia de controles efectivos.

El proyecto mendocino

El proyecto del diputado Daniel Cassia tiene un solo artículo: “autorizase a los Cuerpos Especiales de seguridad de la Policía de la Provincia de Mendoza  la utilización de Proyectiles Expansivos en operativos  que sean convocada su participación por la Autoridad Competente”.

En la fundamentación de la iniciativa, señala que “no es posible limitar el poder de fuego del Estado en la lucha contra el delito, este tipo de munición son las que utilizan en general las bandas organizadas del mundo del hampa”.

Consideró a la hora de imitar la iniciativa nacional que “la munición del proyectil expansivo tiene la capacidad de inhibir eficazmente, con la menor reacción, el poder ofensivo de un eventual agresor, disminuye, asimismo, la velocidad y los eventuales rebotes en superficies duras, lo que contribuye a salvaguardar la integridad física de los ciudadanos que se hallaren en los recintos o áreas circundantes al lugar del enfrentamiento armado”.

Es por esto que Cassia entendió que es “necesario y conveniente” que los cuerpos especiales de la Policía de Mendoza se encuentren legalmente habilitados para el uso de este tipo de Proyectil en su lucha contra el crimen organizado”.

Sin embargo, dejó en claro que el permiso deberá circunscribirse a la utilización de este tipo de polémicas municiones a operativos de los cuerpos especiales de seguridad, “ya que –dijo en los fundamentos- su utilización requiere de un entrenamiento diferencial con el que cuentan los especialistas aludidos”.

Opiniones (1)
14 de diciembre de 2017 | 18:58
2
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 18:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si quieren saber porque en Mendoza se habla tan negativamente de las "Armas", de las "Balas" y favorablemente del "Desarme". Les recomiendo visitar www.mienten.com.ar Si desean ver la realidad, consulten a Verdaderos Especialistas del FBI, por ejemplo o a perítos balísticos del primer mundo. No consulten con Doña Rosa, ni con los de la RED DEL DESARME. Para estos últimos todo lo que haga PUM es malo y mata.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho