Los rayos X descubren un 'Van Gogh' oculto en un cuadro

Un equipo de científicos reconstruye mediante los rayos X de un acelerador de partículas un retrato del artista tapado bajo otra pintura en 1887.

Un equipo de científicos belgas y holandeses redescubrieron una pintura del maestro holandés Vincent van Gogh (1853-1890) oculta bajo otro cuadro durante 121 años. Mediante un haz de rayos X generado por un acelerador de partículas, los investigadores reconstruyeron el retrato de una campesina, pintado hacia 1885 por el autor de Los girasoles y tapado bajo la pintura Parche de hierba. La imagen muestra un sorprendente parecido con una serie de sombríos retratos que realizó el artista en la ciudad holandesa de Nuenen, donde compuso Los comedores de patatas, terminada en 1885 y considerada como su primera gran obra.

Los rayos x convencionales habían revelado las líneas más gruesas de un retrato, que Van Gogh cubrió dos años y medio después bajo un vibrante paisaje de un prado florido, tras trasladarse a París y recibir la influencia del impresionismo. Esos rayos, sin embargo, no eran lo suficientemente precisos como para distinguir las diferentes capas de pintura sobre el lienzo, y además los pigmentos de metales pesados oscurecieron los colores procedentes de otros materiales.

Bajo la 'luz' del acelerador de partículas

"Hemos obtenido una imagen muy parcial, fragmentaria y sin color", ha señalado Joris Dik, especialista en materiales e historiador de arte de la Universidad Técnica de Delft (Países Bajos), en el comunicado on line con el que han hecho divulgado su hallazgo. El equipo científico tomó el cuadro Parche de hierba, realizado en 1887, y lo examinó en el acelerador de partículas de Hamburgo (Alemania). El intenso haz de rayos X agitó los átomos del lienzo y provocó que emitieran rayos X propios que fueron captados por un detector fluorescente. Llevó dos días escanear la porción de 17 x17 centímetros del paisaje del prado que ocultraba el retrato.

Como cada elemento de la pintura tiene su propia firma de rayos X, los científicos han sido capaces de identificar la distribución de metales in las diferentes capas de pintura y han podido construir un modelo de la obra en tres dimensiones. Luego pelaron las capas una a una. Las capas superiores estaban compuestas de zinc, bario, sulfuro y otros elementos. Tras ellos se halló una distribución uniforme de plomo, que se usó como capa primaria para ocultar el retrato y preparar el lienzo para la nueva pintura. Una vez retirada ésta, se combinaron otros dos elementos (mercurio y antimonio) para mostrar los perfiles del retrato oculto. Luego emplearon un software para recomponer la imagen.

"Hemos coloreado esas dos distribuciones según el color que ese pigmento habría tenido", señala Dik. El análisis químico ha revelado que el mercurio era un componente del bermellón, el pigmento rojo empleado para colorear los labios, las mejillas y la frente de la mujer. El antinomio era un componente del amarillo de Nápoles, que se mezclaba con pintura blanca de zinc para resaltar ciertas áreas de la cara de la mujer.

Van Gogh reciclaba sus lienzos a menudo. Los especialistas en arte sostienen que una tercera parte de sus primeras pinturas ocultan otras que podrían ser sometidas a nuevos análisis.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:09
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes