Una serie de siniestros incentiva las sospechas en la Escuela Normal

En dos años, se han producido seis incendios en el viejo edificio policial que colinda con la escuela secundaria. A esto, se suma el robo de una copia de la escritura de esos terrenos, lo que despierta las intrigas. En tanto, ya se cursó una denuncia por el abandono del casco histórico por parte del Estado.

Tres incendios presuntamente intencionales y un robo en las oficinas del Nivel Terciario, vuelven a poner a la Escuela Normal el ojo crítico y las sospechas. A esto, se suma la presentación en Fiscalía de Estado por parte de directivos y alumnos del nivel medio del centenario establecimiento educativo, por el progresivo abandono y deterioro en el antiguo edificio policial, aunque esté declarado por el mismo Estado que lo descuida como patrimonio de la provincia.

Fuego, fuego
El casco viejo que ha quedado como testimonio de la Mendoza del siglo XIX se está cayendo por obra y gracia del tiempo, pero también de los incendios presuntamente provocados a lo largo de este año. La directora del Nivel Medio, Amalia Vergara, explicó que “han sido tres, el primero fue el 27 de diciembre de 2007 y los otros dos han sido en julio, uno el 11 y el último el 22, y todos en el mismo lugar”, indicó la autoridad.

Evidentemente preocupada por la situación del patrimonio, pero también por el riesgo que traería aparejado un incendio, Vergara “el edificio está abandonado y se ha ido deteriorando, se han ido cayendo los techos y hasta los árboles están descuidados en lo que fue un hermoso patio del siglo XIX”.

Así, la directora manifestó de manera enérgica que “o se van a cuidar las cosas como testimonio de la historia o se van a tirar para construir cosas nuevas, ese es el planteo”. En ese sentido, en la nota que le presentaron al Fiscal de Estado  Pedro Sin, Vergara y el centro de estudiantes responsabilizaron por el abandono a la Dirección General de Escuelas y a la Dirección de Patrimonio de la Secretaría de Cultura. “¿El gobierno está descuidando este edificio o vamos a trabajar para recuperarlo?”, interrogó la docente, quien se asume precisamente como una defensora del patrimonio.

Tras los incendios, varios son los que sospechan cierta intención en el asunto. Ante esto, MDZ consultó al Jefe de Bomberos, Marcelo Dapaz, quien aseguró que “el edificio está abierto para cualquier avezado que conozca el lugar, y no es descabellado pensar que el fuego haya sido intencional”.

Sin embargo, el funcionario no pudo explicar acerca de las pericias, pues se encuentran bajo secreto de sumario. Sí afirmó que “una casona vieja, con techos y pisos de madera, caña, es una construcción que tiene mucho para prender, aunque no arda enseguida”.

Extraño robo
Desde el Nivel Terciario, aseguraron que en los dos últimos años se han producido seis incendios y, aunque no lo pueden asegurar, los trascendidos indican la intencionalidad, “ya que ahí no se producen cortocircuito porque no hay electricidad y el incendio comenzó en un aula que ahora se utiliza como depósito”. En este último siniestro, “además de quemarse archivos, también se rompieron cerraduras y puertas, por lo que pudo haber favorecido el extraño robo”, explicó la directora del Nivel Terciario, Dina García.

Por extraño, García se refiere a la sustracción de la copia de la escritura de los terrenos de la Jefatura policial que el Gobierno nacional cedió al establecimiento educativo para levantar allí una escuela. “Entraron directamente a la Rectoría y se robaron 250 pesos, pero era más difícil localizar dónde guardamos la copia de la escritura que la plata”, explicó la directora y destacó bajo cierta intriga que “incluso, no se llevaron toda el dinero y hasta dejaron equipo tecnológico”.

Este robo se habría perpetrado entre el domingo y la madrugada del lunes y nadie vio nada, ya que “teníamos guardia policial cuando se produjeron los incendios, pero después la sacaron porque nos confirmaron que mandarían a un sereno”, explicó García. No obstante, el sereno sigue sin aparecer y al viejo terreno sobre calle Patricias Mendocinas puede ingresar hasta un linyera, como suponen las autoridades que ocurre frecuentemente.   

No hubo gestión oficial
En tanto, desde la Dirección de Patrimonio, aseguraron que sólo pueden interceder si el responsable directo del edificio realiza el pedido. “No se han presentado pedidos de la Dirección General de Escuelas durante este gobierno, ni en anteriores y tampoco hubo una gestión oficial después de los incendios”, respondió Diego Bosquert, titular del área.

No obstante, el responsable de velar por el patrimonio de la provincia, aseguró estar preocupado por esta situación y afirmó que se han hecho reuniones con la DGE, “ya que hay interés en preservar el edificio y tenemos que llegar a un acuerdo tanto con la escuela como con la policía”.

Al mismo tiempo, Bosquert señaló que hay dos posturas en torno al edificio colindante a la escuela Normal. “Hasta el año pasado, hubo reuniones para consensuar, ya que por un lado la gente del Terciario quiere demolerlo para construir un edificio nuevo, pero también hay un proyecto para hacer un museo educativo, que fue presentado por las autoridades del colegio secundario, para reflejar cómo era Mendoza en el siglo XIX”, explicó el patrimonialista.

Bosquert aseguró, en tanto, que desde Cultura nunca avalarán que lo que queda del edificio policial se tire abajo. Y aseguró que la responsabilidad por el cuidado del mismo, según la ley 6034, es del dueño del inmueble. “El mantenimiento está a cargo de la DGE, pero el uso lo determinaría la policía”, señaló, dando así un índice de lo complicado que ha resultado durante tantos años poder llevar a cabo el rescate de la antigua Jefatura.

Litigios de antigua data
El edificio fue levantado alrededor de 1863, tras el terremoto que sacudió a la vieja Mendoza y despertó a una nueva. El casco histórico es lo único que queda en pie de lo que alguna vez fue llamada “la manzana cívica”, pues a su alrededor también estaba la Casa de Gobierno, que estaba ubicada donde ahora se encuentra el edificio de la Escuela Normal, que primero estaba donde hoy encontramos a la Galería Piazza pero fue trasladada hace 70 años a su sitio actual, en calle Rivadavia al 400.

Estos terrenos han sido largamente disputados tanto por la escuela como por el Arzobispado y la policía, pero como explicaba Diego Bosquert, de la Dirección de Patrimonio, el edificio no puede tirarse abajo. Por ello, la construcción del nuevo establecimiento de tres pisos que requiere el Nivel Terciario de la Escuela Normal se llevará a cabo en los terrenos de la playa de estacionamiento, situada en Montevideo y Mitre. 

El casco viejo de la Jefatura ya no alberga más presos que el tiempo corrosivo y pupitres desvencijados que se han ido amontonando poco a poco.    
Opiniones (1)
22 de septiembre de 2017 | 14:41
2
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 14:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. eh estamos todos apretados en un mini patio entonces en vez de estar dandole el gustro a los mafiosos hagamos lo q haya q hacer HORA SI NO SE VA INCENDIAR ASTA LA LUSTROSISIMA ESCUELA NORMAL
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'