La violencia machista se ensaña con las mujeres más pobres

El 45% de los feminicidios se producen en la zona de Santiago en Chile.La falta de oportunidades laborales y la discriminación machista y socioeconómica son las principales causas por las cuáles las mujeres soportan la violencia intrafamiliar y renuncian a emanciparse, según los sociólogos y las autoridades.

La violencia machista ha generado una gran alarma social en Chile, donde en lo que va de año han sido asesinadas 42 mujeres, la mayoría pobres.

Este balance provisional pone de manifiesto un aumento del 20 por ciento en relación con el mismo periodo del año anterior, según cifras del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam). Un 45 por ciento de los feminicidios se concentra en la región metropolitana de Santiago y en nueve de cada diez casos se trató de mujeres que vivían en los barrios más pobres de la capital.

La falta de oportunidades laborales y la discriminación machista y socioeconómica son las principales causas por las cuáles las mujeres soportan la violencia intrafamiliar y renuncian a emanciparse, según los sociólogos y las autoridades. "Las mujeres con menos recursos tienen menos redes de protección y participación, por lo que son propensas a ser víctimas de feminicidio", explicó a Efe la ministra directora del Sernam, Laura Albornoz.

Según datos de este organismo, cada semana al menos una mujer muere a manos de su cónyuge, novio o ex pareja, una tendencia que se mantiene desde el año 1997. "Mujer de 26 años, nueva víctima de femicidio. Su esposo, un peruano de nacionalidad chilena, estaba distanciado por reiterada violencia intrafamiliar. No pudo tolerar que ella rehiciera su vida. Le disparó en la cabeza provocándole la muerte inmediata", señala la ficha del Sernam sobre la última mujer asesinada.

Este caso extremo es el vértice de la pirámide de violencia intrafamiliar, ya que la mitad de los siete millones de mujeres chilenas son maltratadas en sus hogares, según cifras oficiales.

Según declaró a Efe la ministra del Sernam, Laura Albornoz, "el acento está puesto en la violencia machista, porque el hombre cree que la mujer es de su propiedad, ya que la mayoría de las que sufren este tipo de violencia dependen económicamente de sus parejas". De acuerdo a la última encuesta de caracterización socio económica nacional, el 15 por ciento de la población chilena son mujeres pobres, de las cuales sólo un 22 por ciento trabaja.

"Este panorama viene a acrecentar la dependencia de la mujer de los hombres jefes de hogar. Es por esta razón que gran parte de las mujeres violentadas no pueden romper esta tormentosa realidad: la violencia intrafamiliar", añadió la titular del Sernam. Actualmente en Chile existen 59 centros de atención y protección a mujeres maltratadas y 25 casas de acogidas, que hasta ahora han atendido a más de 600 mujeres, una cifra baja considerando que casi tres millones sufren algún tipo de agresión.

Además, el Parlamento tramita un proyecto de ley para que el feminicidio sea considerado como un caso específico de parricidio. La participación de las mujeres en los asuntos públicos se produjo de manera tardía en Chile, ya que fueron reconocidas como sujetos con plenos derechos civiles en 1935, cuando por primera vez pudieron votar en unas elecciones municipales, y 14 años más tarde, consiguieron el sufragio para los comicios presidenciales.

En el ámbito político la situación ha cambiado. Chile se convirtió en 2005 en el primer país sudamericano en elegir a una mujer para la presidencia de la república, y el gobierno además cuenta con un ministerio de la mujer, de los cinco que hay en América Latina.

A pesar de ello, las chilenas tienen un 20 por ciento menos de posibilidades de trabajar que los hombres, y reciben un salario un 17 por ciento más bajo a pesar de realizar las mismas labores, según el último estudio sobre el empleo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Por otra parte, un reciente informe elaborado por el Sernam y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indica que la eliminación de la brecha de ingresos por razón de sexo en Chile podría implicar una reducción del 8 por ciento de la extrema pobreza y un aumento del 2 por ciento en el ingreso per cápita promedio.
Opiniones (1)
22 de noviembre de 2017 | 01:49
2
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 01:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. está bueno el análisis de las causas de los feminicidios pero hata que las leyes no se hagan fuertes tanto en Chile como en Argentina no veo como va a cambiar la situación. La figura de la mujer está siendo "cosificada", basta ver cualquier publicidad donde sólo se la valora en su rol de madre y amante. Lo curioso es que desde hace tiempo se observa que la mujer se desempeña mejor en la escuela y universidad, la mayoría de los desaprobados son niños y jóvenes.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia