Un "enemigo" para compartir entre amigos

Alejandro Vigil, uno de los tres mejores enólogos del mundo según sus pares, recibió a periodistas y amigos en su casa de Chachingo, Maipú, en donde presentó el nuevo espacio que se suma a la oferta turística y gastronómica de la provincia.

Alejandro Vigil, enólogo de Catena Zapata y de su proyecto propio, El Enemigo, hace pocos días fue elegido junto a los mendocinos Jorge Riccitelli (Norton), y Mariano Di Paola (La Rural) como uno de los mejores 30 winemakers del mundo por una encuesta realizada entre sus pares por la prestigiosa revista británica Decanter

Este "mago del vino" invitó a un grupo de periodistas a conocer y recorrer, justamente, "Casa el Enemigo", un proyecto personal que hace mucho soñaba Vigil.

Alejandro Vigil y esposa


Casa El Enemigo es un predio abierto en la casa que es también el lugar de vida de Vigil y familia, en Chachingo, Maipú. Allí está establecida la pequeña bodega Aleanna, y el lugar está rodeado de diferentes variedades de viñedos. 

El restó del lugar se encuentra abierto al público, y se pueden disfrutar almuerzos, cenas y degustaciones especiales. Para eventos especiales, recurren a la mano experta del chef Matías Podestá. La carta incluye picadas, asados y ensaladas junto a las siete etiquetas de El Enemigo -sus vinos Premium que llevan tres años en el mercado-. Los horarios de visitas son de lunes a sábados, de 9.30 a 17. Hay tres turnos: 9:30,11:30 y 15:30. Sin embargo, es importante el llamado previo y la reserva.

 “Buscamos recuperar la idea de lo que se hacía antes, que era tener la bodega en la casa, vender el vino en un sábado que iban tus amigos o conocidos a visitarte a tu casa y se comían empanadas o choripanes. Yo tuve la oportunidad de vivirlo, ese es el concepto que siento se perdió y hace muchos años que estamos tratando de recuperarlo y queremos que existan muchos lugares así”, explicó Alejandro Vigil en diálogo con el periodista Federico Manrique. 

nuevos vinos Alejandro Vigil


En la cena también los comensales se enteraron de novedades muy interesantes. Vigil está preparando nuevas líneas de vinos con nombres inspirados en la Divina Comedia; como “El Maldito”, “Los Hipócritas” o “El Condenado” para vender en el mercado interno y externo, con el diseño de etiquetas del estudio de José Bahamonde y Natalia Arena. A su vez su esposa, María Sance, desarrolla una línea de dulces y conservas orgánicos con la marca Gardenia, al tiempo que los productos que venden en el restaurante provienen en su mayoría de proveedores ubicados en Chachingo, Maipú: los quesos son elaborados en una fábrica ubicada a escasos metros y hasta las empanadas son una vecina de la zona. 

"Esta apertura de mi casa tiene que ver con lo que viví de chico en la casa de mi abuelo, que tenía su pequeña bodega e invitaba a probar. Venían y se llevaban dos botellas o una cajita. Lo viví desde siempre y me pareció fantástico. Y esto mismo pasa en diferentes partes del mundo. Hace poco fui a a la región de Yura, y te hacen pasar por el comedor donde los chicos están desayunando. Es bellísimo ir a conocer un vino y que estén los niños de la casa jugando, es más ameno y más cercano. Esa relación que tiene más que ver con lo personal y menos con lo institucional, es lo que me mueve a hacerlo acá", le comentó Alejandro a la periodistas Tania Abraham y Cinthia Cónsoli. 

En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México