Freud, Borges y el mito en el fascismo

En su nuevo libro, Federico Finchelstein profundiza en la interpretación que el austríaco y el argentino hicieron del uso del mito que hizo Mussolini.

El paso previo al Holocausto podría, sin muchos remilgos, ubicarse en el fascismo, y la puerta que una ideología abre a la otra es la que el historiador Federico Finchelstein analiza de la mano de los escritos de Sigmund Freud y Jorge Luis Borgesy la posición que estos adoptaron antes los actos y los dichos de Il Duce.

Finchelstein Tapa

En su nuevo libro, El mito del fascismo: de Freud a Borges (Capital Intelectual), Finchelstein profundiza en la interpretación que el austríaco y el argentino hicieron del uso de la estructura de lo mitológico de parte de Mussolini, insistiendo en cómo ambos vieron en esta ideología un regreso a la barbarie.

“Mientras que para Mussolini el fascismo era un signo del futuro, para Freud era un símbolo del pasado”, sostiene Finchelstein, en tanto que sobre la posición de Borges ante esta ideología señala que “la puesta en acto fascista de la mitología se fundaba en el anhelo de ese ‘pasado remoto’ y, como tal, ese pasado ‘es infinitamente plástico y agradable”.

La construcción de esa mitología es la que hace fuerte al fascismo, y Finchelstein pone de manifiesto los ladrillos simbólicos que le dieron cabida en la primera mitad del siglo XX, a través de Freud, en cuyo pensamiento “hay una dimensión emancipadora, casi utópica, que incluye su contexto nacional austríaco, pero también lo supera”, y Borges, quien, “como forma de cuestionar los fundamentos de la mitología que provoca el fascismo, tomó como foco las trayectorias recorridas por las víctimas”.

El mito del fascismo: de Freud a Borges no sólo contribuye a entender las bases mitológicas del fascismo, sino que también puede ser una herramienta para la comprensión de cualquier dictadura.

Alejandro Frias

¿Qué sentís?
80%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre20%Indiferencia
Opiniones (2)
7 de Diciembre de 2016|11:46
3
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El fascismo fue un movimiento ideológico importantísimo que se ubicó entre medio y fue el tercero molesto, no deseado por el Comunismo y el Capitalismo. Pocas veces se lo examina sin el sesgo negativo y contaminador que le han impreso con toda la intencionalidad los que escribieron la historia, es decir los ganadores de la 2°Guerra (Comunismo y Capitalismo) para ambos fue el enemigo común. Sin embargo los pueblos donde hubo fascismo experimentaron en pocos años un crecimiento económico, social y militar exponencial que los convirtieron en potencia en pocos años, cuando antes estaban dominados por el caos, la anarquía y los hilos de los titiriteros colonialistas
    2
  2. Federico, escribite algo más argento como "Menem, CFK y el mito en el Kirchnerismo"
    1
En Imágenes