Escritoras y escritores se expresan contra la violencia de género

La convocatoria para el 3 de junio reúne a gente de todos los ámbitos comprometida con la no violencia, y las letras no podían estar ausentes.

"En 2014 hubo 277 mujeres asesinadas, la mayorí­a por sus ex parejas y muchas de ellas habían denunciado violencia", tras conocerse el femicidio de Chiara Páez este dato escalofriante recorrió las redes y se convocó a una marcha, "con pancartas con las caras y los nombres de las ví­ctimas de la violencia de género", anunciaron desde el colectivo organizador que incluye periodistas, artistas, escritores y activistas. 

Una de ellas es Hinde Pomeraniec, que el 26 de marzo también estuvo en la organización junto a otras colegas de la Maratón de lectura contra el femicidio, donde se originó la consigna "Ni una menos", en el Museo del Libro y la Lengua, en la que participaron familiares de mujeres asesinadas como Jorge Taddei, padre de Wanda y Adriana Belmonte, madre de Lola Chomnalez.

En diálogo con Télam, Pomeraniec sostuvo que "lo que viene pasando es tremendo y no cesa, no paramos de verlo, las tiran a la basura, las encuentran en el patio y comen un asado, es demencial. No sabemos si hay más o si se visibiliza más, pero es escandalosa la ola de femicidios".

"Lo que queremos -dijo- es más formación en las escuelas, que las leyes que están se cumplan y las que no están se hagan, que los presupuestos dedicados al tema no se ajusten, que haya campañas integrales para que los hombres aprendan a no atacar".

Otra de las escritoras que también participó en las acciones colectivas contra la violencia de género es Gabriela Cabezón Cámara, autora de, entre otros libros, la novela gráfica "Beya" que aborda la trata de personas.

"Una mujer cada día y medio es asesina por el mero hecho de ser mujer. O de ser nena, como en el caso de Chiara. Creemos que esta masacre es un problema social y cultural. Hay que moverse, hay que estar, hay que sentir la propia fuerza, hay que hacerla crecer y hay que usarla para presionar a los dirigentes hasta que se hagan cargo de lo que les toca. Exigimos que se aplique la Ley 26.485, sobre la violencia contra la mujer, entre otras cosas", enfatizó.

Por su parte, Almada, que en 2014 publicó "Chicas muertas" sobre tres femicidios en la Argentina durante los 80, agregó: "El femicidio de Chiara en Rufino actualiza el horror de cada dí­a. No hay que olvidar que cada 30 horas una mujer es asesinada por el simple hecho de ser mujer, a manos de un varón que conoce, en el que alguna vez depositó su confianza: pareja, ex pareja, vecino, jefe o amigo".

"Es hora de decir basta y de dejar de ver estos casos sólo por televisión, espantándonos como si le pasara a otros cuando es algo que nos pasa a todos. Los femicidas no son seres de otro planeta, son hombres y muchachos emergentes de una sociedad misógina y patriarcal como la nuestra. La familia que, como nos enseñan en la escuela 'es el núcleo de la sociedad, es la reproductora de estos patrones y nunca más claro que en el caso de Chiara", aseveró.

"Debemos exigir al Estado que declare una emergencia nacional: en nuestro paí­s están matando y desapareciendo mujeres", instó Almada.
Julián López, autor del celebrado libro "Una muchacha muy bella", coincidió con que se "decrete el estado de emergencia y se destinen recursos extraordinarios para parar la horripilante ola de asesinatos de mujeres. Urge marchar, urge exigir, urge detener la escalada de crí­menes aberrantes del machismo".

Para la narradora Alejandra Laurencich, más allá de los motivos personales para asistir a la marcha, "el gran resultado es visibilizar un problema frente a conciencias dormidas sobre una situación gravísima y sobre todo, dar conocimiento de que hay una ley sancionada hace cinco años que establece un Plan nacional de acción para la prevención, asistencia y erradicación de la violencia contra las mujeres".

Laurencich sostuvo que es necesario la aplicación y cumplimiento de esta ley, "mal que les pese a unos cuantos que siguen generando negocios, por ejemplo, testeando nalgas femeninas por televisión".

La autora de "Fuera de la jaula" y "Vagabundas", Fernanda García Lao, señaló que "hay quien prefiere no ver" esta situación y apuntó: "Qué pasa con estos hombres que se han quedado sin capacidad de palabra, de razón, insensibilizados, embrutecidos. Hombres medievales educados en familias í­dem. Que sólo pueden reaccionar al fracaso sentimental haciendo uso de la violencia más carnicera. No son casos aislados. Contemplar pasivamente es igual a ser cómplices".

Mercedes Araujo, escritora, poeta y abogada, explicó que cuando lo que está en discusión "tiene ver con matar a alguien o someterlo o violar sus derechos o por el contrario evitar el daño, prevenir y proteger estamos frente a una discusión limitada por la ley y el Estado de Derecho. Salir a la calle para decir '#NiUnaMenos' es una manera de exigir al Estado -del cual somos parte- que cumpla con sus obligaciones y de profundizar un debate que por momentos aparece repleto de confusión".

"Los códigos penales tardaron mucho tiempo en darle un tratamiento adecuado a los delitos de femicidio. Son crímenes diferenciados, en los que el género de la víctima es la causa: misoginia, odio y un conjunto de formas de violencia", explicó Araujo y agregó: "Se trata de reclamar de manera positiva y concreta, presupuesto, prevención y penalización, pero también de abandonar la omisión y la falta de atención que favorecen la impunidad".

Grimson, escritor y antropólogo, también alzó su voz: "La situación de los femicidios se ha agravado y los varones no podemos permanecer indiferentes. Hasta ahora las mujeres, diversas mujeres, han denunciado, realizado actividades y campañas. Pero por el amor de dios, esto en absoluto podrí­a ser 'una cosa de mujeres'. Si los varones no nos involucramos más activamente existe el riesgo de algo monstruoso".

Otras de las que sumó a la convocatoria para la movilización es Piñeiro, quien dijo que "la situación es de emergencia nacional y amerita que la sociedad se haga cargo del asunto. Es un llamado a todos, no solo mujeres. Lo arreglamos entre todos o no se arregla".

La autora de "Las viudas de los jueves" y "Betibú" instó a modificar "la forma de hablar, el humor, no decir en las noticias que 'mató por amor', se trata de hacernos cargo de lo que pasa, concientizar para que esta situación no sea natural. No es natural que maten a alguien y coman un asado encima. No puede haber una más. Y en esto nos tenemos que poner todos de acuerdo, no puede haber dudas".

En las redes sociales, muchas veces panóptico social, la campaña para asistir a la movilización del 3 de junio en Congreso y en todo el país se va robusteciendo. Del campo cultural Florencia Abbate, Enzo Maqueira, Lisandro Artismuño y los dibujantes Liniers y Angel Mosquito ya se expresaron, pero la lista se amplía a cada hora, con adhesiones, imágenes y palabras para que dejen de matar mujeres. 


Fuente: Télam

Opiniones (2)
8 de Diciembre de 2016|12:34
3
ERROR
8 de Diciembre de 2016|12:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. MI REPUDIO AL FEMICIDIO La mujer niña, la mujer adolescente, la mujer adulta, la mujer madura, la mujer abuela, todas y cada una ellas es el mejor regalo que podríamos haber recibido, pueden tener defectos, pero el más grande de ellos es el menor de los nuestros. Lo mínimo que debemos brindarles es el respeto, y lo máximo nuestro amor, nuestra comprensión, nuestra protección, nuestra provisión, nuestro apoyo. Cuando veo a la mujer-madre (son todas) me doy cuenta que el mundo probablemente podría existir sin hombres, pero jamás sin mujeres. Gracias por existir y por darnos tanto.
    2
  2. A veces pienso que alguien hace muchisima plata con el tema de la violencia de genero y derechos homosexuales: gente blanca, heterosexual y multimillonaria. Lobbistas de primera, escritores y pensadores que, en realidad, no les importa una mierda.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic