Paso crucial de la creación de inteligencia artificial

Se basa en el cerebro humano, que sigue siendo un modelo de potencia computacional y de eficiencia para muchos ingenieros.

En lo que constituye un paso importante en el progreso de la inteligencia artificial inspirada en la arquitectura del cerebro humano, unos investigadores han demostrado la funcionalidad de un circuito neural artificial sencillo. Por primera vez, se ha probado un circuito de unas 100 sinapsis artificiales para llevar a cabo una versión simple de una tarea humana típica: la clasificación de imágenes.

El paso dado por el equipo de Dmitri Strukov, de la Universidad de California en Santa Bárbara, Estados Unidos, es pequeño pero trascendental. Con tiempo y progresos adicionales, el circuito podría acabar siendo expandido y ampliado para aproximarse a algo parecido al cerebro humano, que posee mil billones de conexiones sinápticas.

A pesar de sus errores y sus potenciales defectos, el cerebro humano sigue siendo un modelo de potencia computacional y de eficiencia para ingenieros como Strukov y sus colegas, Mirko Prezioso, Farnood Merrikh-Bayat, Brian Hoskins y Gina Adam. Eso es así porque el cerebro puede llevar a cabo ciertas funciones en una fracción de segundo, en comparación con los ordenadores, que necesitarían mucho más tiempo y energía.

¿Cuáles son estas funciones? Bueno, usted está realizando algunas de ellas ahora mismo. A medida que lee esto, su cerebro está efectuando incontables operaciones de procesamiento que desembocan en decisiones que usted toma sin darse cuenta, y en meras fracciones de segundo, sobre las letras y los símbolos que ve, clasificando sus formas y posiciones relativas entre sí y extrayendo niveles diferentes de significado a través de muchos canales de contexto, en tan poco tiempo como le lleva leer este texto. Cambie la fuente, o incluso la orientación de las letras (cursiva o redonda), y es probable que aún pueda leerlo y entender sin problemas qué dice.

En la demostración de los investigadores, el circuito que constituye esta rudimentaria red neural artificial fue capaz de clasificar con éxito tres letras (“z”, “v” y “n”) por sus imágenes, a pesar de que cada una estaba estilizada de forma diferente o saturada con “ruido”. En un proceso similar a cómo los humanos identificamos a nuestros amigos dentro de una multitud de gente, o encontramos la llave adecuada en un llavero con llaves parecidas, el circuito neural sencillo pudo clasificar correctamente las imágenes simples.

Si bien el circuito es demasiado pequeño en comparación con un dispositivo del que se espere un uso práctico relevante, es lo bastante grande para demostrar la viabilidad técnica del concepto en que se basa, y para despertar muchas expectativas sobre lo que puede lograrse con su ampliación futura.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|14:54
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|14:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes