A propósito de Fayt, habló Mario Bunge, de 95 años

El filósofo, físico y epistemólogo, aunque evita hablar del caso Fayt, también cree que no deberían existir nombramientos definitivos en los cargos públicos.

 A los 95 años, el filósofo, físico y epistemólogo argentino Mario Bunge sigue tan activo como siempre, y ofreció a Perfil una entrevista en la que, en medio de la polémica desatada por el Gobierno sobre la supuesta incapacidad del longevo ministro de la Corte Suprema, Carlos Fayt, aseguró: “El año pasado publiqué mis memorias y ahora estoy terminando un artículo sobre filosofía de las ciencias. Además, acabo de inventar una teoría matemática de la solidaridad. El día que deje de trabajar me aburriré y escribiré cuentos”.

Para Bunge, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 1982, quien ofreció esta entrevista desde Canadá, en donde reside, no todo el mundo envejece de la misma manera. “El gran químico Linus Pauling siguió trabajando hasta los 95 años y publicó uno de sus trabajos más importantes a esa edad”, ejemplifica, sin querer opinar sobre el caso del magistrado.

"¿Hay un límite de edad para que una persona pueda ejercer su profesión?", le preguntan a Bunge, y este respondió que "depende muchísimo de la persona. Hay gente que tendría que jubilarse a los 20 años y otros que pueden seguir trabajando hasta una edad avanzada como la mía. Habría que someter a todos los profesores, jueces y funcionarios a exámenes periódicos. Propuse eso en la asamblea universitaria de la UBA hace muchos años y me silbaron. Pienso que no debería haber nombramientos definitivos porque hay mucha gente que una vez que alcanza la estabilidad en su trabajo deja de pensar. Eso ocurre no sólo en la Argentina sino en todo el mundo".

El filósofo también se refirió a la edad en la que una persona debería jubilarse, sobre lo que relativizó: "La edad jubilatoria no debería tener un límite. En algunos lugares, como la provincia de Quebec, donde vivo, se puede seguir enseñando hasta cualquier edad. De hecho, yo me jubilé a los 90 y porque ya no escuchaba del todo bien. Lo que pasa es que a la mayor parte de los profesores no les interesa seguir enseñando, no les interesa el intercambio con los jóvenes. La persona debería proponer y un tribunal de sus pares debería verificar si esa persona sigue siendo capaz de producir ideas o acciones originales. La cuestión es si uno sigue siendo útil a la sociedad.

Para finalizar, Bunge aseruró que para mantenerse lúcido a esa edad "lo único es seguir estudiando, leyendo, discutiendo con gente joven". 

Opiniones (3)
23 de septiembre de 2017 | 01:46
4
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 01:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Excelente opinión. Mario Bunge, lúcido y claro a los 95. La clave es seguir desafiando a nuestro cerebro con actividad intelectual y ser siempre sociables. Lo de discutir con gente más joven es una propuesta genial también.
    3
  2. MMM .... HECHOS Y NO PALABRAS: CON TANTA HUMILDE MANIFESTACION DE SU PROPIA CAPACIDAD AUN CON LOS AÑOS QUE LLEVA A CUESTAS, ESTA DEMOSTRANDO QUE SE PUEDE ESTAR LUCIDO A MUY AVANZADA EDAD.-
    2
  3. Que me perdone el señor filósofo... pero en su filosofía... ¡me parece que se está contradiciendo!, su opinión es política.-
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'