Deportes

Efemérides deportivas de un 2 de agosto de…

Estos son momentos inolvidables para el deporte provincial, nacional e internacional, refrescados en estas líneas que intentan recuperar la magia de los lindos momentos vividos un día como el de hoy.

1908: Boxeo

En la Sociedad Sportiva Argentina, en Palermo, Willie Gould le ganó por nocaut en cuatro rounds a Alfredo Culpín y fue reconocido como campeón argentino absoluto de peso pluma a peso pesado. Fue árbitro del combate Jorge Newbery. Gould tenía 25 años y pesaba 57 kilos. Fue el primer boxeador reconocido como campeón argentino. Gould había nacido en Londres el 1 de enero de 1883 y residía en el país.



1981: Atletismo

Fallece Delfo Cabrera. A la edad de 62 años, encontró el final de sus días en un accidente de tránsito cuando regresaba de ser homenajeado en una localidad vecina a su pueblo.

Cabrera, cuarto hijo, de entre seis, del matrimonio de Claro Cabrera y Juana Gómez, fue el  deportista argentino que protagonzió una de las mayores hazañas de la historia del atletismo de nuestro país, la obtención de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 1948.

Comenzó su carrera deportiva en su adolescencia, cuando de regreso de su trabajo hacia su casa, realizaba el trayecto junto a su hermano corriendo. El trayecto que emprendían era cada día mayor, así fue como se fue forjando el espíritu de corredor, hasta que en 1932 gracias al logro argentino en el Maratón de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles inspiró a Delfo a emprender una carrera como corredor profesional.

Mientras trabajaba de bombero en la Policía Federal  se preocupaba por mejorar sus tiempos y  a los 29 años afrontó el día más importante de su vida deportiva. Nunca antes había corrido un maratón (42,195 kilómetros), pero su entrenador, Francisco Mura, le tenía fe.

Ya en la carrera, el que de entrada buscó la medalla fue Eusebio Guíñez, que al final terminó quinto. Pero en los últimos kilómetros, Delfo fue recuperando posiciones y entró al estadio de Wembley en el segundo lugar, a unos metros del belga Etienne Gailly, quien extenuado por el esfuerzo no pudo sostener su liderazgo. Cabrera cruzó la meta tras 2h34m51s4 ante los 70.000 espectadores que descubrían su nombre en el cartel indicador (decía Cabroro).

2003: Juegos Panamericanos

La Argentina vivió aquel día su primera jornada de gloria al lograr sus dos primeras medallas en los XIV Juegos Panamericanos Santo Domingo 2003, las cuales fueron conseguidas por un deporte que no suele aparecer en la tapas de los diarios o en las pantallas de televisión: el tiro.

Los encargados de colocar el nombre de la Argentina en el medallero en esta primera jornada fueron la rosarina Amelia Fournel, quien se adjudicó el bronce en la prueba de 10 metros Rifle de aire, y el cordobés Máximo Tomás Modesti, quien se llevó la presea de plata en la modalidad de pistola de aire comprimido.

El seleccionado argentino masculino consiguió el triunfo mas abultado de su historia al vencer a la República Dominicana por 30 a, 0 en partido correspondiente a los Juegos Panamericanos de Santo Domingo.


2004: Fútbol

El Nápoli de Italia, que una semana antes había sido bajado a la Serie C por la Federación Italiana de Fútbol, fue declarado judicialmente en quiebra por una deuda de 70 millones de euros, en un nuevo golpe que lo hundió al peor momento de su historia.

La bancarrota, una medida que se esperaba, fue declarada por la séptima sección del Tribunal de quiebras de Nápoles, presidido por Vito Frallicciardi e integrado también por los jueces Enrico Caria y Eugenio Forgillo.

La quiebra de la sociedad había sido pedida por el fiscal Vincenzo Piscitelli, de asuntos civiles de la Procuración de Nápoles, y también por Italstage, la firma que auspició la presentación del plantel de la temporada 2003, así como por la agencia de viajes Airon Jet.

2004: Fútbol

Fallece José Omar Pastoriza. A los 61 años, el corazón del técnico de Independiente  de Avellaneda, que se cansó de hacer asados y dar vueltas olímpicas dijo basta. Y al fútbol -ese juego desdramatizado que lo tuvo como abanderado- se le escapó una lágrima grande.

Había nacido en una casa grande de Pasaje Silvetti 575, cuando se llamaba Barrio Refinería (hoy Las Malvinas), allá en Rosario, donde empezó con el fútbol en la plaza Culacciatti o en el campito de la esquina que ya no existen.

A los 12 tuvo su primer trabajo en el taller de su tío metiéndole al torno para los bobinajes. Y a los 15 el siguiente, en el taller 21 del ferrocarril, donde ganaba 600 pesos por mes.

El Gallego fue el boliche donde probó la primera copa y  el primer cigarrillo. Y fue Rosario Central el club que lo cobijó hasta la Reserva.

Su pase a Colón acabó con el bobinaje y el ferrocarril. Le pagaron una fortuna: 80 mil pesos en la mano y 20 mil por mes. Ya era hombre de fútbol, aunque ese chiquilín aún bebía el primer sorbo de fama.

Un accidente casi cortó su carrera para siempre. En 1962, cuando jugaba en Colón, que estaba en la C, Pipo Rossi -uno de sus maestros, junto con Rubén Bravo, Oswaldo Brandao y Adolfo Pedernera- le había echado el ojo para llevarlo a River. Pero andando en moto por Rosario sufrió un choque brutal: un golpe en la nuca, todo el costado izquierdo lastimado, seis costillas y un brazo fracturados. Y seis meses sin jugar.

Ese accidente lo alejó de River pero no de Rossi, quien al año siguiente -cuando Pipo había ido a Racing- insistió y logró llevarlo. En 1966 el destino lo vinculó con el club de sus mayores satisfacciones: Independiente. Y a partir de 1967 comenzó a ganar campeonatos y copas. Primero, como jugador (cuatro títulos; tres locales). Más tarde, como técnico (seis títulos; tres internacionales).

En un romance de casi 40 años que se interrumpió de la manera más abrupta. Fueron 211 partidos y 41 goles defendiendo esa camiseta dentro de la cancha y 460 en cinco etapas sentado en el banco como técnico.

Es que Pastoriza e Independiente parecían hechos el uno para el otro. Pastoriza fue el líder de la huelga que Agremiados declaró en la primavera de 1971, con la que consiguió la aprobación del convenio colectivo de trabajo y... el pasaporte para irse del país (al Mónaco, donde cerró su carrera en 1975).

Tuvo buenas y malas como entrenador: pasó por Talleres de Córdoba, Racing, Boca, Argentinos, Chacarita, Millonarios, Gremio, Fluminense, Atlético de Madrid, Bolívar y las selecciones de El Salvador y Venezuela.

La cruz más pesada que debió cargar en su vida fue cuando lo detuvieron en diciembre de 1981 acusado de pertenecer a una banda que vendía nafta adulterada. "Me comí un garronazo por culpa de (Juan) De Stéfano. Investigué 6 meses y supe que fue así. Aunque en este país, los únicos que vamos presos somos los giles", declaró.

Sufrió mucho; decía que había una herencia familiar (su madre murió cuando tenía 12 años y a su hermano le hicieron cinco by-pass). Pero las tres crisis cardíacas fueron el aviso que no pudo eludir.

El último golpe al corazón  había ocurrido un año antes: Emilia, su nietita de 20 meses (hija de Karina; su otro hijo se llama Javier) se ahogó en la pileta de su casa de Rosario... "Lo principal siguen siendo los asados", dijo a principios de año ese hombre de códigos inalterables reivindicando su clásico modo de motivar un plantel. "Sigo fumando y no debería. Nadie debería fumar. Eso es un plazo fijo que nadie te renueva", confesó también. Y tenía razón. Pero, "ya es tarde para mariconeadas". El Pato no las aceptaba.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|07:53
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016