Deportes

Los grandes bochornos de los Juegos Olímpicos

Eric Moussambani en Sidney 2000, no será olvidado en los 100 metros libres, al igual que el equipo de bobsleigh jamaicano, que en los Juegos de Invierno en Caglary "ganaron" una película.

Opiniones variadas son las que causan las invitaciones del Comité Olímpico Internacional a deportistas que en muchas oportunidades están muy lejos de conseguir las marcas mínimas para participar en unos Juegos. Ahora, cuando restan menos de dos semanas para el inicio de Beijing 2008, muchos se preguntan si habrá un nuevo "exponente" de esta particular categoría.

Uno de los más recientes y, a la vez más recordados, "bochornos" de los Juegos es el del nadador de Guinea Ecuatorial Eric Moussambani, quien dejó su nombre inscrito en Sidney 2000, no por las medallas que ganó, sino por la "larga" carrera que disputó en solitario en los 100 metros libres.

Moussambani disputó como pudo su "especialidad", con un tiempo de 1:52.72, un minuto más lento que la marca mundial en la prueba. De todos modos, al poco tiempo después reveló que había aprendido a nadar sólo meses antes de los Juegos y que nunca antes había estado en una piscina de 50 metros.

Pese a todo lo que pasó en Sidney, el nadador fue perseverante, firmó un contrato con una marca deportiva (el cual nunca se materializó), y siguió entrenando, tanto así que para Atenas 2004 había conseguido rebajar su marca a 57 segundos, pero errores internos de su Federación no lo dejaron participar. Lamentablemente, no estará en Beijing.

Situación similar se dio en los Juegos de Invierno de Calgary, donde el carismático equipo de bobsleigh de Jamaica, país para nada afín a los juegos en nieve, no logró terminar la competencia, actuación que posteriormente "ganó" la realización de una película hollywoodense en su honor.

Actuaciones como las anteriores descritas hay por montones. Paula Barila Bolopa, compatriota de Moussambani, registró el peor tiempo de la historia en los 50 metros con 1:03.97.

El maratonista de Afganistán Abdul Baser Wasiqi, llegó último en Atlanta 1996 con un registro de 4 horas, 24 minutos y 17 segundos, situación similar protagonizó el fondista haitiano Charles Olemus, anotando el peor tiempo en los 10.000 metros en los Juegos de Montreal 1976, con más de 42 minutos.

A favor y en contra

Dicha actuaciones, tienen sus adherentes y detractores. Existen representantes del deporte mundial que aseguran este tipo de deportista reflejan el espíritu olímpico de superación como el francés Pierre de Coubertin, uno de los precursores del slogan: "Lo importante no es ganar, sino competir".

En la trinchera de los enemigos de estos "exponentes", el propio presidente del COI, Jacques Rogge, quien hace algunos años aseguró querer "

Entre los enemigos de este tipo de espectáculo aparece en primera línea el presidente del COI, Jacques Rogge, quien señaló en 2003 que le gustaría "evitar lo que ocurrió en la natación en Sidney", agregando que aunque "al público le encantó, a mí no. Los Juegos Olímpicos son una mezcla de pura calidad -los mejores atletas del mundo- y, al mismo tiempo, atletas de menor calidad que logran la universalidad".

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|01:50
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|01:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic