Deportes

Los "JJ.OO. verdes" marcarán el camino

Los autoproclamados "Juegos Olímpicos Verdes" no resolverán los problemas medioambientales de China pero podrían señalar el camino hacia un futuro más sostenible en ese inmenso país.

Como parte de sus esfuerzos para hacer ecológicos los Juegos Olímpicos del próximo mes de agosto (8-24), más de una cuarta parte de la energía utilizada en las instalaciones olímpicas
vendrá de fuentes renovables.
  
Esto significa que el agua caliente de las duchas de los deportistas procederá de placas solares, se utilizará agua de lluvia en los sistemas de alimentación y la iluminación urbana procederá de paneles fotovoltaicos instalados en techos y paredes de estadios.
  
Fuera de la ciudad se instalaron turbinas para producir energía eólica destinada a las instalaciones olímpicas, por lo que en algunas de ellas se logrará un ahorro energético superior al 50%.
  
Los escépticos aseguran que la aportación de las energías renovables es como una gota de agua en el mar del consumo total de energía en Pekín, que a su vez representa como máximo un 3% del total de China, teniendo en cuenta que el consumo de carbón sigue aumentando en todo el país.
  
En cualquier caso, el número de coches que circulan por las calles de la ciudad aumenta en 1.000 por día. "Pero ése no es el asunto", dice Rory McGowan, director operativo de Pekín, que
participó en el diseño del Estadio Olímpico principal, conocido como el Nido de Pájaro, y del Cubo de agua de natación.
 
"China camina hacia el futuro con el coste energético en aumento y las fuentes de energía en disminución. Así que está buscando un futuro sostenible y utiliza los Juegos Olímpicos como
guía", explica.
  
Durante décadas, el imparable crecimiento del país a toda costa se ha cobrado un gran daño medioambiental. El año pasado, el primer ministro, Wen Jiabao, aseguró que reducir el consumo energético y la contaminación eran "tareas críticamente importantes".
  
Pero desde entonces poco ha cambiado y China es, junto con Estados Unidos, el mayor emisor del mundo de gases de efecto invernadero.
  
El objetivo de hacer unos Juegos verdes puede ayudar a cambiar la actitud de la gente y a revertir la tendencia, asegura Ding Jianming, ingeniero jefe adjunto de la oficina gubernamental a cargo de la construcción olímpica.
  
"Los Juegos verdes nos muestran un camino hacia adelante", afirma Ding. "Pondrán las bases para la futura construcción de proyectos en Pekín y en otros lugares. Y será uno de los legados
principales de estos Juegos".
  
Liu Yingling, director del programa chino del Worldwatch Institute de Washington encargado del seguimiento de la situación medioambiental, asegura que la conversión de China a las energías sostenibles puede ser tardía pero es genuina.
  
"No se trata de palabras vacías sino de logros concretos", dice. "El gobierno chino tiene una voluntad política sincera y lo considera una de las máximas prioridades del país para sostener la economía".
  
La energía ecológica tiene además un sentido económico para China, a pesar de sus pobres resultados medioambientales, puesto que es líder mundial en varias tecnologías de energías renovables que dieron lugar a un ramillete de millonarios chinos.
  
Liu explica que China es líder en manufactura y consumo de calentadores de agua solares, así como de placas fotovoltaicas y bombillas de ahorro energético. También está a punto de ser líder planetario en desarrollo e instalación de turbinas eólicas.
  
Pero hasta ahora la mayoría de las tecnologías que respetan el medio ambiente se dedican únicamente a la exportación, al ser demasiado caras para el consumo interno.
  
"Si el coste sigue bajando gracias a la capacidad de fabricación china, el mercado interno para estas energías renovables se expandirá mucho, permitiendo al país disfrutar de sus beneficios medioambientales", explicó Liu.
En Imágenes