Deportes

Todo lo que tenés que saber de la "pelea del siglo"

El sábado, Mayweather y Pacquiao protagonizarán una pelea épica e histórica en Las Vegas. Acá todas las estadísticas y lo mejor del choque que se viene en esta nota sin desperdicios.

Floyd Mayweather presume de muchas cosas, pero ahora que se acerca el final de su carrera está especialmente orgulloso de una: a diferencia de muchos ex boxeadores, asegura que su cerebro está intacto.

El estadounidense apenas ha sangrado. Su cara, la que le valió el apelativo de "Pretty Boy" (chico guapo), y su cabeza no han sido castigados en exceso gracias, sobre todo, a su estilo defensivo.

El sábado, ante el filipino Manny Pacquiao, un rival mucho más pegador, se espera que de nuevo lo ponga en práctica.

Será quizás la penúltima pelea de "Money" Mayweather, que con 38 años afirma que "probablemente" se retirará en septiembre, fecha de la sexta y última pelea del contrato que tiene con la cadena Showtime.

Mayweather maidana 5

Acá superando al Chino Maidana.

"Tras estar en el deporte durante 19 años lo principal es que voy a poder dejarlo y tener todavía una mente ágil. No he tenido grandes batallas, que es algo que afecta a tu cuerpo", afirmó orgulloso esta semana en Las Vegas.

Si vence el sábado y en septiembre, se retiraría invicto con un 49-0 y emularía así Rocky Marciano, que nunca conoció la derrota.

La fórmula del éxito de Mayweather es el trabajo duro y el personaje creado fuera del ring que interesa incluso al público poco cercano al boxeo.

"Me ames o me odies pagas por verme", aseguraba ya cuando empezaba a polarizar a los aficionados.

Siempre fue imán para la cámara: sonrisa arrogante, talento indiscutible, una infancia difícil y una lengua tan rápida como sus puños.

"Soy un animador. La mayoría de la gente quiere entretenimiento y yo le doy lo que quiere", afirma Mayweather, que en 2006 se separó de Bob Arum (el sábado estará en la esquina de Pacquiao), se convirtió en su propio promotor y creó ese personaje al que lo único que le importa es el dinero.

"The Money Team" es el nombre de su equipo. La revista "Forbes" lo sitúa como el deportista con más ingresos del mundo con 105 millones al año. Y esta semana se jactó de haber ganado 11 millones en 48 horas gracias a "inversiones inteligentes". Ante Pacquiao podría llegar a los 200.

También el personaje tiene sombras: Mayweather cumplió en junio de 2012 dos meses en la cárcel por violencia doméstica contra la madre de tres de sus cuatro hijos. El tema vuelve siempre, sobre todo ahora que Estados Unidos parece definitivamente concienciado tras los últimos escándalos en el fútbol americano.

También pasó por prisión por tráfico de drogas su padre, Floyd Mayweather Sr., ex boxeador y actual entrenador.

El joven Floyd, nacido en Grand Rapids, Michigan, se quedó a la difícil edad de 16 años y de repente sin padre y sin entrenador. El tío Roger no podía con el adolescente, así que Don Hale, su "papá blanco", lo acogió en casa durante dos años y le hizo un hueco en su familia.

En los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, un Mayweather de 19 años sufrió una polémica derrota ante el búlgaro Serafim Todorov en semifinales. Lejos de hundirse, le sirvió de incentivo para empezar inmediatamente una carrera profesional de la mano de Arum antes de tomar las riendas de su propio destino y construir un imperio gracias más a su pericia para esquivar golpes que para propinarlos.

Los dos meses de prisión calmaron un poco a Mayweather, al que un diario definió hace años como "el mayor imbécil del deporte". Sin embargo, nunca le importó el odio. "La gente paga por ver al chico malo", dice, aceptando el papel.

"Realmente creo que soy más inteligente", afirmó estos días al compararse a Pacquiao. También cree serlo fuera del cuadrilátero. "¿Lo mejor de mi carrera? Fui un hombre de negocios listo. Diecinueve años sin castigo en el cuerpo y con cientos de millones (en el banco)".

El dinero volvió a irrumpir cuando se le preguntó sobre su legado ante una posible primera derrota: "Cuando el sábado me vaya a casa y durante al menos los próximos diez años voy a seguir recibiendo todos los meses un cheque de siete cifras". 


Cuando comenzó a boxear a mediados de los años ochenta en una pequeña villa portuaria filipina, Manny Pacquiao sólo quería ganar dinero para alimentar a su familia.

Hoy en día no es sólo uno de los boxeadores mejor pagados del mundo, sino que es uno de los mayores y más reconocidos atletas del globo. Y su fama va más allá de las fronteras del deporte. La estrella de 36 años es también político, cantante, actor, hombre de negocios, profesional de baloncesto y predicador cristiano.

En Filipinas, el deportista con el sobrenombre "Pacman" es tan querido y popular que un día podría llegar a ser incluso presidente, como dicen algunos de sus compatriotas. Sus fans lo veneran.

Pacquiao porta


Durante las peleas de Pacquiao, los índices de criminalidad en su país se reducen a cero, ya que todo el mundo sigue con expectación las incidencias del combate ante el televisor. Da igual donde aparezca, el púgil se ve rodeado de inmediato por una multitud que desea obtener una foto o un autógrafo de su ídolo.

En Estados Unidos también es más que un boxeador. Pacquiao causó gran revuelo en su primera visita a la Casa Blanca en 2011: cuando atravesaba una calle, varios conductores intentaron hacerle una foto con sus celulares. El resultado, choques múltiples y un tráfico caótico. La reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la calificó el gran púgil filipino como un "momento inolvidable" en su vida.

Entre los numerosos fans de Pacquiao figura también el legendario Mohamed Ali, que confía y desea que el filipino, padre de cinco hijos, derrote el sábado en Las Vegas al aún imbatido Floyd Mayweather Junior, una pelea bautizada como "el combate del siglo".

"Mi padre es un seguidor incondicional de Pacquiao", dijo Rasheeda, hija de Ali, al portal TMZ. "Él sabe que Pacquiao es un fabuloso luchador, pero es más importante aún lo que hace fuera del ring. Es una persona muy caritativa".

Pacquiao comenzó en 2007 su carrera política como diputado en la provincia filipina de Cotabato. Con su presencia en esas esferas, quiere ser un ejemplo para las masas, que lo veneran gane o pierda.

"Sin su respaldo no habría ningún Manny Pacquiao", dice el boxeador. En su calidad de servidor del Estado, quiere hacer más por los pobres. "Yo sé lo que es la pobreza", asegura Pacquiao, que en 2010 y 2013 fue elegido diputado de la provincia Sarangani.

Pacquiao es el único púgil que ha llegado a ser campeón del mundo en ocho categorías distintas. Sus ganancias en 2014 se estiman en 38,4 millones de euros.


Por su primera pelea, sin embargo, habría cobrado apenas un par de dólares, según la película "Kid Kulafu". El film sobre la vida del filipino fue estrenada antes de la pelea contra Mayweather.



El título de la cinta alude al primer sobrenombre del boxeador. El apodo procede de un vino barato cuyas botellas habría recogido y vendido Pacquiao de niño para ganar dinero.



Su primer combate profesional lo disputó en 1995 a la edad de 16 años. Desde entonces, ganó 56 peleas, perdió cinco y empató dos.



Pacquiao no piensa ni mucho menos en colgar los guantes aun cuando sea blanco de críticas en el Congreso de su país por ser el diputado con más ausencias. "Es muy probable que presente mi candidatura como senador en 2016", responde Pacquiao.



En 2014 fue preguntado sobre su planes cuando se jubile. ¿Se presentará para el cargo de presidente? "En los actuales momentos no pienso en ello, dijo Pacquiao. "Mi futuro lo dejo en manos de dios". 


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (1)
4 de Diciembre de 2016|23:25
2
ERROR
4 de Diciembre de 2016|23:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esta todo dicho, el negro corriendo todo el tiempo por el ring para que no lo agarren y queda campeón.Siempre así y los tarados pagando.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016