La nueva casa de Gran Hermano: detalles y secretos

El popular reality regresa hoy por la pantalla de América. En esta nota, adelantamos algunas imágenes y sorpresas de la nueva casa.

La producción de Gran Hermano 2015 trabaja contrarreloj para culminar con los toques finales del popular ciclo que vuelve a la televisión por América tras tres años sin estar en el aire. A un día del debut, un grupo de periodistas vivió el fenómeno desde adentro.

Teleshow participó de la experiencia y, en esta nota, los detalles de la nueva casa en la que los "hermanitos" comenzarán a contar sus historias. Cuáles son los sectores más interesantes, cómo es el confesionario y qué genera 12 horas de encierro.

En un edificio anexo a Estudio Mayor de Endemol Argentina en el barrio de Palermo se encuentra el acceso al hogar que recibirá a los 14 participantes (siete hombres y siete mujeres). Una vez cruzada la puerta principal decorada totalmente por espejos - ya con los micrófonos correspondientes - , todo cambia y no hay marcha atrás.

De frente a la puerta está el deck (ideal para fumadores y charlas de madrugada) y una entrada de blindex que deja al descubierto el interior de la casa ambientada por el experto Alberto Negrin. En el primer ambiente un moderno sofá multicolor y el living con un sillón en forma de "u" en color violeta equipado con un led curvo en el que aparecerá Jorge Rial.

En el lado izquierdo de ese gran primer espacio común: la cocina, con dos heladeras y todo tipo de pequeños electrodomésticos, el jacuzzi, el sauna, un árbol de grandes dimensiones, una jaula (probablemente para una mascota) y una pared completamente cubierta por plantas.

Avanzando por el pasillo que lleva a las habitaciones: a la derecha se encuentra una mesa redonda en la que los chicos compartirán sus comidas y, a la izquierda, otro sillón previo al ingreso al cuarto rojo. Es ese el es lugar más novedoso de la casa. Una luz se encenderá de manera sorpresiva y uno de los participantes tendrá que ingresar. Una vez allí puede ocurrir algo bueno, como la visita de un familiar, o algo malo, terminar directo en la placa de nominados.

Finalmente en los cuartos, la iluminación por debajo de las camas (que ayudará a la visión nocturna de las cámaras) se llevan toda la atención. Productos de higiene personal y toallas, el set para cada participante. Al salir de las habitación está el baño con una misma ducha tanto para los chicos como para las chicas.

En el último tramo, dejando atrás las habitaciones, está el box de intercambio, la puerta del SUM - en el que habrá fiestas temáticas - y, después de atravesar un extenso pasillo de espejos, el confesionario ambientado en tonos azules y con un el ojo característico del logo del programa detrás del asiento.

Como en versiones anteriores, en el jardín está la pileta. En esta edición, con una cascada artificial, dos metros de profundidad y climatizada, lo que hará que no falten escenas de "hermanitas" en bikini y mucha diversión.

¿Qué decir del encierro y el aislamiento? Está claro que es el aspecto más difícil del reality. En un mundo en el que no podemos dejar de estar conectados, la abstinencia es todo un desafío. Ante la falta de noción del tiempo, las charlas se hacen más extensas y, por ejemplo, quienes están dentro de la casa pueden permanecer cenando más dos horas sin percatarse en lo más mínimo.

En definitiva, Gran Hermano es un formato que sigue vigente y una experiencia única para los 14 elegidos. Ni más ni menos que la vida en vivo.

Fuente: Damián Blanco para Teleshow


Opiniones (0)
25 de noviembre de 2017 | 07:48
1
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 07:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia