El recomendado de la semana: “El libro de los divanes", de Tamara Kamenszain

“Me escondo detrás de la primera persona”, nos dice en un camino en el que los discursos épicos quedaron de lado y los sobrevivientes le ponen un yo a la tercera persona.

En busca de la realidad que promete el punto final de la novela de cada una de las vidas, el tiempo se pierde, o mejor, se conjuga, se detiene en un presente perpetuo, en el presente al que lo puede llevar un diván de psicoanalista, en ese cúmulo de un aquí y ahora al que hay que hacer retornar el pasado para que conviva con el futuro.

Libro de los divanes Tamara Kamenszain Tapa

Asumiendo el riesgo de que cada palabra la delate (tan claro se puede ver que detrás de cada palabra está aquella novela de su vida, que cada palabra es la novela de su vida, la parte y el todo), Tamara Kamenszain nos entrega El libro de los divanes (Adriana Hidalgo), en el que una y otra vez nos recuerda que las líneas de lecturas pueden siempre otras.

“Me escondo detrás de la primera persona”, dice Kamenszain, en un camino en el que los discursos épicos quedaron de lado y los sobrevivientes le ponen un yo a la tercera persona.

Hay una entrega total de parte de Kamenszain en estos poemas, una expiación de los dolores históricos (personales, sociales) que emergen de los divanes.

El libro de los divanes es el intento de hallar el punto que ponga final a la novela de la vida para que se abra paso la realidad.

Alejandro Frias


Opiniones (0)
23 de Abril de 2017|07:13
1
ERROR
23 de Abril de 2017|07:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes