Deportes

Adrián Rousseau declaró por el crimen de un hincha de Independiente

A Cristian Roussolis, un hincha de Independiente, lo mataron hace once años en Avellaneda. Hoy declaró por este crimen el ex líder de la barra brava de River, Adrián Rousseau.

El ex líder de la barra brava de River, Adrián Rousseau, declaró en un juzgado de Lomas de Zamora, por su presunta participación en el asesinato de Cristian Roussolis, un hincha de Independiente, ocurrido hace once años en Avellaneda.

"Dijo que no se acuerda lo que pasó, una vergüenza. Hay que romper el pacto de impunidad, se lo pidió la familia de (Cristian) Roussolis", confió el abogado querellante en este caso, Juan Carlos Lugones.

Asimismo, sostuvo en declaraciones a un canal de cable que "ojalá pueda hacerse el careo con (Pablo) Girón", otro antiguo integrante de la barra de brava de River.

Rousseau se presentó en el juzgado Criminal y Correccional número 11 de esa localidad del sur bonaerense, y en las próximas horas lo harán otros presuntos implicados.

Nora, la madre de Roussolis, señaló que Rousseau "estaba junto a Alan (Schlenker) y con ´Cuca´ (Pablo) Girón, cuando mataron" a su hijo.

"En aquel momento ya integraban la barra brava, aunque el líder era Luis Pereira, ahora entrenador de inferiores porque en River lo blanquearon", agregó la mujer, en declaraciones a la prensa formuladas en las puertas de los Tribunales.

Asimismo, la mujer sostuvo, en diálogo con un canal de cable, que "hace once años que estamos peleando para llegar a la verdad".

Por su parte, Juan Carlos Lugones -abogado querellante- indicó que su objetivo es lograr que "vengan a declarar todos los barrabravas" implicados en el caso.

Además, dejó entrever su preocupación porque "la causa prescribe en diciembre y los tiempos de la Justicia son muy lentos".

Roussolis fue asesinado el 12 de diciembre de 1996, tras un partido entre Independiente y River, jugado en Avellaneda por el torneo Apertura.

El joven, en aquel momento de 25 años, fue atacado por hinchas de River en la avenida Mitre, muy cerca del centro de Avellaneda, simplemente por tener un gorro con los colores de Independiente, según denunció su familia.
En Imágenes